23 de Mayo de 2017
Máx. Min.
Economía 03 de Octubre de 2015

Uruguay se desalinea de Brasil y se encarece respecto a su principal socio comercial de la región

Montevideo. "Estamos atravesando un año de ajustes en la economía uruguaya ante un contexto internacional que se ha tornado claramente adverso y una región nos está castigando fuertemente".

Economía 03 de Octubre de 2015

Uruguay se desalinea de Brasil y se encarece respecto a su principal socio comercial de la región

Montevideo. "Estamos atravesando un año de ajustes en la economía uruguaya ante un contexto internacional que se ha tornado claramente adverso y una región nos está castigando fuertemente".

Montevideo- Cr. Lic. Gonzalo Gatti/Finanzas Uruguay/TodoElCampo – Como veníamos advirtiendo en nuestros informes anteriores, estamos atravesando un año de ajustes en la economía uruguaya ante un contexto internacional que se ha tornado claramente adverso. La región nos está castigando fuertemente; primero lo hizo Argentina con sus trabas comerciales y ahora lo hace Brasil con una devaluación de su moneda del orden del 50% en lo que va del año. Recordemos que el país norteño es uno de los principales destinos de nuestras exportaciones. Brasil ha subido el dólar en los últimos 9 meses lo que Uruguay lo hizo en casi dos años y medio. Si quisiéramos mantener la relación cambiaria que teníamos al principio de este año, nuestro dólar ya no tendría que valer $ 34 como comentábamos a principios de setiembre, sino que el tipo de cambio local ahora tendría que alcanzar los $ 36. Obviamente no estamos diciendo que esa cotización del dólar sea la correcta para Uruguay pero sirve para ilustrar la magnitud del problema.

LA INFLACIÓN, ESE PRINCIPAL ENEMIGO DECLARADO POR EL NUEVO GOBIERNO PERO DIFÍCIL DE COMBATIR

Ni los sucesivos acuerdos de precios con los comercios, ni la desaceleración de la economía, ni la política monetaria contractiva… Ni siquiera aquel mensaje desde el Ministerio de Economía de llevarla al 5% en los primeros 18 meses de gobierno. Parecería que a la inflación en nuestro país “no hay con que darle”. Aparentemente según algún dato que maneja el gobierno tendríamos la primera caída de la inflación anual en setiembre, información que será publicada a la brevedad por el INE. Veremos la magnitud de la misma en caso de que se confirme, pero de todas formas no podemos esperar un gran cambio en la situación actual. Esto enlentece la devaluación del peso uruguayo y ha generado un debate entre algunos economistas locales y el gobierno. Los primeros entienden que se debería aceptar mayor inflación para poder subir más el dólar. Nosotros en particular pensamos que es bueno evitar la volatilidad del dólar como dice el gobierno pero nos gustaría mayor énfasis en el combate a la inflación a través de una mayor contención del gasto público y un freno inmediato de los ajustes reales de salarios. Esto pensamos que bajaría la inflación y por ende facilitaría la necesaria devaluación del peso uruguayo.

¿LO PEOR ESTÁ POR VENIR?

Aunque todo aparenta complicado a nivel internacional, lo cierto es que la FED finalmente no comenzó a subir su tasa de referencia en setiembre como muchos esperaban estirando un poco más en el tiempo esa política monetaria blanda tan beneficiosa para los intereses de nuestro país. Asimismo, mientras que se aguardaba un fuerte ajuste en la economía Argentina, aparentemente “todo sigue igual” por esos lares más allá de algún incremento en el tipo de cambio paralelo “blue” que ya alcanzó los $A 16.

Contrariamente a lo que parecería más lógico, Argentina se ha encarecido en la región en el presente año y eso podría beneficiar a Uruguay a través de una aceptable temporada turística para el próximo verano. Entonces, ¿lo peor está por venir? Pensamos que la FED comenzará a aumentar su tasa de interés en los próximos meses y por otro lado no somos muy optimistas con lo que pueda pasar en Argentina luego de sus elecciones nacionales. En definitiva se trata de impactos negativos para nuestra economía que podrían sentirse en los próximos años. Por lo pronto, tanto el gobierno como los principales economistas del país esperan que Uruguay siga creciendo aunque a menor ritmo que en los años anteriores. No estamos en crisis, es importante destacarlo. De hecho en el mercado laboral por ejemplo aún estamos bastante bien con salarios promedio relativamente buenos en términos históricos y un nivel de desempleo aceptable de un dígito.

De todas formas, la reciente pérdida del grado de inversor de Brasil según la calificadora S&P ha abaratado los bonos de la región afectando la deuda uruguaya. De hecho, nuestros bonos de largo plazo han caído su valor un 10% en lo que va del año. Esto se traduce en un aumento del costo del crédito para Uruguay que tendrá sus impactos negativos en el futuro. Ya hemos hablado también de la indexación salarial como un grave problema en situaciones económicas difíciles, pensamos que todo aumento desmedido de salario podría pagarse con pérdidas de fuentes de trabajo. En síntesis pensamos que se vienen tiempos un poco más duros para nuestra economía en los próximos años y será necesario apelar a la unión como país, a la negociación inteligente en lugar de “la lucha”. En definitiva, estamos todos en el mismo barco…

(*) El autor, Cr. Lic. Gonzalo Gatti Irastorza, es el responsable de Finanzas Uruguay.

Compartir en: