18 de Agosto de 2017
Máx. Min.
Economía 30 de Setiembre de 2016

Uruguay debe avanzar en acuerdos con terceros países, pero sin romper con el Mercosur, dijo Oddone

Decisiones como dejar de participar en las negociaciones que conducen a la creación del TISA, son las que coartan la capacidad del país para conocer, entender y aprender cómo se maneja la nueva agenda de negocios internacionales.

Economía 30 de Setiembre de 2016

Uruguay debe avanzar en acuerdos con terceros países, pero sin romper con el Mercosur, dijo Oddone

Decisiones como dejar de participar en las negociaciones que conducen a la creación del TISA, son las que coartan la capacidad del país para conocer, entender y aprender cómo se maneja la nueva agenda de negocios internacionales.

Montevideo / TodoElCampo- La participación de Uruguay dentro del Mercosur, la relación con Brasil, la inacción del país ante los grandes acuerdos internacionales y el tratado con Chile; son los temas sobre los que dialogó con TodoElCampo el economista y socio de CPA Ferrere, Gabriel Oddone.

Para Oddone el Mercosur es una herramienta muy importante de la cual Uruguay no puede prescindir. No obstante, tampoco se puede esperar por parte del mismo innovaciones que permitan crecer al país como fue hasta hace unos años. Agregó que las negociaciones con Argentina y Brasil desde la década del 70 colaboraron para la insertar la economía nacional en la internacional, pero en la actualidad “por diversas razones de las agendas de los países grandes (Argentina y Brasil), ya no hay chances que nos beneficien en la estrategia de inserción internacional”, explicó.

Por ello, Oddone sostiene que Uruguay debe intentar moverse todo lo posible en el mundo sin romper relaciones con el resto de los países del Mercosur.

BRASIL

Desde CPA Ferrere se cree que la relación con Brasil “debe ser lo más cordial posible”, ya que se trata “de un país muy relevante para Uruguay”. Además, y más allá de ser el principal socio del país, se trata de un referente geopolítico internacional.

Asimismo, Oddone insistió que ello no puede limitar la libertad de Uruguay, porque los intereses de Brasil distan de los de Uruguay. El país norteño cuenta con serios problemas económicos que debe resolver y con una agenda interna de desarrollo que pone por encima de todo a su propia población. Por ende, “no hay razones para pensar que va a tener tratamientos preferenciales para una economía como la uruguaya”, reflexionó. Y agregó que “sería un error de nuestra parte pensar que Brasil nos debe algo, Brasil hace su estrategia lo mejor posible para sus intereses”.

EL RECUERDO DEL TISA

El economista se quedó con un sabor amargo por el tratamiento que se llevó adelante el gobierno con el Acuerdo en Comercio de Servicios (Trade in Services Agreement, TISA, en inglés). Subrayó que el mundo tiende a generar acuerdos comerciales de última generación, como el transatlántico, transpacífico o el propio TISA, que incluyen variables que van más allá de aranceles o fitosanitarios. “Todo lo que sea decidir unilateralmente dejar de participar en un proceso de negociación, es dejar de conocer, entender y aprender cómo se maneja la nueva agenda en materia de negociaciones internacionales”, indicó.

Recordó que el país desestimó la posibilidad de tener injerencia en el TISA y en el futuro, de querer participar, sólo podrá ingresar sin posibilidad de incidir. “En una materia que es relevante para el país, los servicios, la decisión de dejar de participar nunca la entendí”, y más “porque el Poder Ejecutivo decidió discutir el asunto en un ámbito tan pequeño para los intereses del país como el Frente Amplio (…) en un tema tan importante como la inserción en el exterior, la discusión tiene que ser más amplia”, resaltó.  

TLC CON CHILE

El Tratado de Libre Acuerdo (TLC) con Chile es bien visto por el economista, por sus características de última generación. “Nos ha permitido adquirir conocimiento en temas de negociaciones con un país que tiene una larga tradición en los mismos”, sostuvo, además de acercar a Uruguay al Pacífico, donde los niveles de integración y son mayores que en el Atlántico. No obstante, aclaró que con ello solamente no se logra nada.

NO SE PUEDE HABLAR DE CRISIS

Según explicó, la tasa de crecimiento baja del país se encuentra dentro de lo esperable y lo adjudicó al escenario internacional desfavorable que se instaló desde finales del 2014.

Igualmente, Oddone manifestó que hasta el momento la economía nacional resiste adecuadamente las complejidades de la economía. Por ello, a fin de año se dirá que Uruguay crece a tasas cercanas al cero, pero en un contexto regional, latinoamericano y de países emergentes que se encuentran en contracción. “Brasil va a hacer su segundo año de contracción de actividad superior al 3 %, mientras que Argentina será superior al 1 %”, aclaró.

En ese contexto de países exportadores de commodities, Uruguay va a saldar con un bajo crecimiento pero sin entrar en una crisis. Claro está, se destruyeron puestos de trabajo y por ello se está a la espera de una recuperación de la situación. Para luchar contra ello, el gobierno trata de aprobar ciertas iniciativas en términos fiscales y así prepararse en el hipotético caso que el marco internacional no varíe, finalizó el economista.  

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa 

Compartir en: