23 de Octubre de 2017
Máx. Min.
Actualidad 27 de Agosto de 2013

Un mejor Uruguay

Pedro Pordaberry: Hay cosas que no dependen del color del partido. Los uruguayos están esperando propuestas que se traduzcan en cosas concretas. De diez temas todos debemos coincidir en siete. Pero peleamos por las tres en que discrepamos.

Actualidad 27 de Agosto de 2013

Un mejor Uruguay

Pedro Pordaberry: Hay cosas que no dependen del color del partido. Los uruguayos están esperando propuestas que se traduzcan en cosas concretas. De diez temas todos debemos coincidir en siete. Pero peleamos por las tres en que discrepamos.

Pedro Bordaberry/TodoElCampo – Con dinero somos todos lindos, dicen en Durazno. Con plata es todo más fácil repiten en Montevideo. Billetera mata galán afirman los porteños.

Poderoso caballero Don Dinero, hace todo lo que quiero, dicen en España.

El dinero, los recursos, son siempre necesarios. Pero sólo con ellos no alcanza. Es necesario aplicarlos correctamente, gestionarlos, medir los resultados, comprobar que aquello que se quiso hacer, se logró.

Esto es algo que parece estar faltando en nuestro país. No es que las cosas estén mal, es que deberían estar mejor, se pueden hacer mejor.

Hoy en el Uruguay se reconocen dos cosas: que estamos mejor desde el punto de vista de la economía pero que la mejora no llega a todos los uruguayos.

Los desafíos pasan por lograr que la mejora y el progreso lleguen a todos y que duren los tiempos de crecimiento, evitando afectar la economía con decisiones equívocas.

Con nuestro equipo estamos convencidos que el país puede estar mejor, mucho mejor. Creemos que si trabajamos todos juntos se puede construir un mejor Uruguay.

Un Uruguay donde todas las personas tengan acceso a salud de calidad en tiempo y forma, a una educación que brinde a todos las mismas oportunidades y a que nuestras familias puedan vivir seguros, en paz y con tranquilidad.

La mayoría de los uruguayos busca hoy un nuevo liderazgo, con propuestas que nos incluyan a todos, que vayan más allá de los sectores políticos y de los propios partidos políticos. 

Estamos convencidos que eso puede lograrse. Por eso seguiremos, machaconamente, insistiendo en buscar coincidencias con todos. Aún y en especial con aquellos con los que mantuvimos ayer diferencias.

Es que a partir de las diferencias del ayer, se puede construir las coincidencias del hoy y las concreciones del mañana.

Hay fronteras en la economía y otros sectores de la vida del país que no le prestan atención a las barreras partidarias, saltando por encima de ellas.

Nadie discute que el déficit fiscal es malo, que las reglas de la macroeconomía deben seguirse o que la inflación causa daño a todos y en especial a los que menos tienen.

Todos entendemos que el Uruguay debe abrirse al mundo más allá de la región y las diferencias parecen ser más de tiempos que de objetivos.

Nosotros los Partidos corremos el riesgo de perder la confianza de los uruguayos cuando no logramos trabajar para resolver los problemas del país.

Los uruguayos están esperando propuestas más allá de esas fronteras partidarias. Propuestas que luego se traduzcan en cosas concretas. 

De diez temas en el Uruguay todos debemos coincidir en siete. Pero nos peleamos por las tres en que discrepamos. 

Solo si logramos concretar esas coincidencias podremos progresar, tener un Uruguay mejor.

Si sabemos que es importante llegar con mejores servicios a los uruguayos, y hay recursos para ello, no podemos fallar. 

No debemos fallar.

Si estamos de acuerdo en que debemos asegurar a todos los niños las mismas oportunidades a través de la educación de calidad, tenemos que asegurarnos que así sea.

Ningún niño puede quedar atrás.

Si estamos destinando el triple de dinero que el que destinábamos hace 9 años a la seguridad, debemos dar paz y tranquilidad a todos los uruguayos. 

Es vital hoy asegurar el empleo de los uruguayos y mantener el crecimiento del país.

Pero eso no se logrará quitándole a la clase media y trabajadora recursos a través de impuestos para dárselo a quienes no trabajan.

Se logrará destinando el dinero de esos impuestos a ayudar a quienes no trabajan a iniciar y concretar la transición de la situación de asistencia al mundo del trabajo.

Solo de esa forma podremos construir una mejor sociedad. Hay que ayudar pero hay que hacerlo de forma tal que no se castigue al que trabaja y premia al que no lo hace.

A quien hoy se encuentra en una situación que requiere asistencia hay que darle la misma. Pero no inmovilizarlo en esa situación sino ayudarle a salir de ella.

Eso no depende del color del partido. 

Depende de la valentía y coraje que se tiene al momento de hacer las propuestas.

De poder hacerlas más allá de las fronteras de cada Partido para construir juntos un mejor país. En definitiva, hacer un Uruguay mejor.

Compartir en: