28 de abril de 2017
Máx. Min.
Lechería 18 de junio de 2016

Tres factores que hacen ineficiente el pastoreo

Los tambos no aprovechan el cien por ciento de sus pasturas debido a su estructura pastoril de base y a la ineficiencia en el manejo de los predios, señaló el investigador de Universidad de la República (Udelar), Pablo Chilobroste.

Paysandú / TodoElCampo- Este jueves se efectuó la Jornada Anual de Lechería en la Estación Experimental “Dr. Mario A. Cassinoni” (EEMAC), la cual tuvo actividades en aula y de campo a cargo de los ingenieros agrónomos Pablo Chilibroste, Diego Mattiauda y Lourdes Adrien.

En diálogo con la periodista de Radio Paysandú, Patricia Santos, el investigador del Departamento Producción Animal y Pasturas de la EEMAC, Facultad de Agronomía, UdelaR; Pablo Chilibroste, habló sobre las pasturas en tambos, de la actualidad y del futuro de la actividad.

El investigador subrayó la importancia de las pasturas en los sistemas productivos lácteos, donde no sólo se debe tener en cuenta la variable económica, sino también la estabilidad de los mismos, la resiliencia en los períodos de crisis, qué tan rápido salen y la sensibilidad a los cambios de relaciones en precios.

TRES PROBLEMAS QUE HACEN INEFICIENTE EL PASTOREO

Sin ánimo de generalizar, Chiliborste cree que uno de los principales motivos por los cuales el pastoreo en los tambos es ineficiente se debe a la estructura de base. Explicó que ello tiene que ver con el diseño de las rotaciones, las cuales son anuales y contienen mucho sorgo forrajero. “Realmente van a contramano”, indicó el investigador y argumentó que es muy difícil que se de un año donde todo salga bien, mientras que por el contrario es fácil que todo salga mal. 

Entonces, cuando se vislumbran problemas en las rotaciones, es debido a que se alargan los períodos de barbechos y se atrasan las siembras, lo que compromete la productividad: “comienza todo un ciclo que es negativo en lo que hace a la producción”, aseguró. De cada 10 hectáreas, el 30 % o 40 % de la superficie se encuentra todo el año sin producir y, por lo tanto, no importa cuán productiva sea el área sembrada, se vuelve difícil diluir la ineficiencia.

Un segundo punto que hace a la ineficiencia es el manejo. “Nosotros ponemos mucho énfasis en el control de la foliación. La entrada y salida”, comentó.

Explicó que los sistemas que logran tener un patrón de manejo logran cierta estabilidad en el pastoreo. “Cuando las vacas llegan a la parcela hay pasto disponible, y cuando se van queda forraje residual. Son sistemas con mucha estabilidad, con gran producción individual”, agregó.

Indicó que un tercer ítem en importancia, donde hay un campo interesante para avanzar, es el tema agronómico. “Ya no de siembra temprana o tardía, sino cómo se siembra: distancia, si se cruza o no, control de malezas, nutrientes”, subrayó.

Más allá de esos tres puntos, Chilibroste recordó que después está todo el balance entre la oferta y la demanda. Eso –manifestó- ya tiene que ver con la carga, el tipo de animal que se maneja diariamente y de la infraestructura con la que se cuenta.

Respecto a ello, sostuvo que hay sistemas desbalanceados y que ello inevitablemente lleva a los problemas de desajuste. Par el investigador, estas situaciones llevan al productor a tomar decisiones tardías que elevan el costo. En cambio, los sistemas equilibrados hacen ajustes pero correctivos pequeños, sin perder niveles de producción y eficiencia.

LA LECHERÍA EN EL PAÍS

Respecto al sector, en su globalidad, el investigador indicó que no hay sistema productivo en el mundo que no tenga fuertes restricciones y pérdidas. Informó que recientemente tuvo la oportunidad de compartir instancias con productores neozelandeses y norteamericanos, y ellos también se encuentran con dificultades.

De todas formas, enfatizó que la situación se va a revertir y, cuando ello suceda, se imagina un sector dinámico y con fuerte influencia en la producción nacional. “Es por lejos la actividad que afinca más gente en el campo y que permite el desarrollo de las personas”, dijo.

Al igual que en Europa, Estados Unidos y los países de Oceanía, en Uruguay el relevo generación preocupa. En ese sentido, apuntó que se puede revertir con altos niveles de crecimiento de la automatización y tecnologías de la información. “Ya aquí sabemos que los sistemas hasta determinado tamaño funcionan con un sistema de eficiencia muy alto, y eso es porque hay un muy buen nivel de control en la medida que uno llega”, dijo.

Se tratan de predios familiares entre 80 y 150 vacas en producción, a los cuales se les puede automatizar el trabajo tanto como sea posible, y así permitir que las familias logren un desarrollo social paralelo al tambo. “No pensamos en ninguna locura, sino en cosas simples y cotidianas donde la gente se encuentra y se reconoce”, finalizó.

Producción: Patricia Santos

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: