17 de Agosto de 2017
Máx. Min.
Actualidad 18 de Marzo de 2013

Tenemos un nuevo Papa

El ninguneo de nuestro presidente ("no conozco a este señor importante pero le deseo suerte"), la interpretación chavista, o de Cristina sobre que los argentinos son el eje del mundo, demuestra la pequeñez de mediocres que se creen personajes

Actualidad 18 de Marzo de 2013

Tenemos un nuevo Papa

El ninguneo de nuestro presidente ("no conozco a este señor importante pero le deseo suerte"), la interpretación chavista, o de Cristina sobre que los argentinos son el eje del mundo, demuestra la pequeñez de mediocres que se creen personajes

Sergio Abreu/Todoelcampo – Tenemos un nuevo Papa, Francisco I, cabeza de la Iglesia Católica y, también, un nuevo jefe de Estado en el Vaticano. 

La humanidad lo recibe con expectativa, no solo los católicos y los cristianos sino los que profesan otras religiones y, aun, los que no creen en nada más allá de la razón.

Es una buena noticia su aproximación a los más pobres; su humildad y su firmeza en los esbozos de conducción que ha mostrado; sus antecedentes en una Iglesia sudamericana que tantas luchas ha tenido en la sociedad para interpretar el mensaje de Cristo sin ser parte o instrumento de la política y de la violencia de cualquier procedencia.

Un Papa diferente y que abre grandes incógnitas, que viene del continente que tiene más católicos, y con mayores dificultades para mantener una presencia y una conducta equilibrada entre lo humano y la fe que se profesa como promesa en la otra vida....

La fe se ejerce desde el respeto por los demás, sin confundirla con el fetichismo, y menos aun con el fanatismo; desde el primer mandamiento: ama a tu prójimo como a ti mismo. Desde nuestra debilidad humana, pero siempre con la autoexigencia de ser testimonio de lo que pensamos y en lo que creemos.

Pero sobre todo con el compromiso con los que más sufren y con los más necesitados, sin alharacas, sin demostraciones públicas o interpretaciones políticas de conveniencia.

El ninguneo de nuestro presidente (“no conozco a este señor tan importante pero le deseo suerte”) o la interpretación de que Chávez ejerció su influencia para su designación ante Dios, o que Cristina es la primera que se anota para demostrar que los argentinos son el eje del mundo, no hace otra cosa que demostrar la pequeñez humana de tantos mediocres que se creen personajes.

Ojalá que se enfrenten a un Papa que desde el respeto y su ejemplo lidere una Iglesia comprometida con la paz, la humildad y la solidaridad humana.

Compartir en: