22 de Julio de 2017
Máx. Min.
Agricultura 13 de Julio de 2016

Técnico uruguayo afirma que los transgénicos son seguros

Dalla Rizza dijo que los OGM, también llamados transgénicos, "son una forma de hacer mejoramiento genético, que es lo que desde siempre los institutos de investigación o las universidades han tratado de realizar".

Agricultura 13 de Julio de 2016

Técnico uruguayo afirma que los transgénicos son seguros

Dalla Rizza dijo que los OGM, también llamados transgénicos, "son una forma de hacer mejoramiento genético, que es lo que desde siempre los institutos de investigación o las universidades han tratado de realizar".

Montevideo/TodoElCampo – La semana pasada, 110 premios Nobel firmaron una carta crítica con Greenpeace y la posición que esta asume frente a los organismos genéticamente modificados (OGM). Los científicos conminan a esa organización ecologista a abandonar su campaña contra los transgénicos y hacen hincapié en el arroz dorado, que tiene el potencial de disminuir o eliminar gran parte de las muertes y las enfermedades causadas por la deficiencia de la vitamina A, que afecta a miles de personas en estado de vulnerabilidad en África y el sureste asiático. Los Nobel también piden a los gobiernos del mundo a rechazar las campañas de Greenpeace.

Greenpeace respondió que el arroz dorado no ha demostrado ser eficaz para solucionar la deficiencia de vitamina A e insistieron en que los transgénicos pueden provocar daños irreversibles en la biodiversidad y en los ecosistemas.

Sobre ese tema el Ing. Agr. Marco Dalla Rizza fue entrevistado en Radio Oriental. Dalla Rizza también es doctor en Biología Aplicada y coordinador de la Unidad de Biotecnología del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

Dalla Rizza dijo que los OGM, también llamados transgénicos, “son una forma de hacer mejoramiento genético, que es lo que desde siempre los institutos de investigación o las universidades han tratado de realizar a través de distintos instrumentos. La base de hacer mejoramiento es contar con variabilidad y poder seleccionar. Los OGM facilitan la forma en que uno hace transferencia de genes, y por eso hablamos de organismos genéticamente modificados”.

Explicó que “hay universidades americanas que dicen que todos los vegetales que hoy consumimos son OGM, porque cuando uno hace mejoramiento genético y domestica una especie, la especie original difiere mucho de la especie cultivada, y hay ejemplos variados en los cultivos donde uno, cuando compara la especie silvestre de donde se partió y llega a la domesticada, a veces no es capaz de reconocerla [a la especie silvestre]. Por lo tanto, el mejoramiento genético convencional produce cambios, y la transferencia genética, a través de la ingeniería genética, contribuye a hacer mejoramientos genéticos. Es una herramienta más que tenemos los investigadores para hacer mejoras”, subrayó.

La siguiente es la transcripción de la entrevista que le el periodista Emiliano Cotelo  (Radio Oriental) realizara al Ing Agr Marco Dalla Rizza:

Emiliano Cotelo (EC) —Pero un OGM es un caso particular de eso. ¿Dónde está el detalle, para terminar de entenderlo?

Marco Dalla Rizza (MDR) —El detalle está en el conocimiento biológico, el descubrimiento de que eso existe en la naturaleza: formas de transferencia genética especializada que están en la naturaleza y fueron descubiertas por un grupo belga hace bastante tiempo, que emuló in vitro la forma en que se da en la naturaleza. Y entonces hoy es posible, a través del conocimiento, poder armar vectores de transferencia genética donde uno puede regular qué es lo que transfiere; transfiero, exclusivamente, una característica que quiero mejorar, por ejemplo, una característica cualitativa, de sabor… Depende un poco de lo que estemos hablando. Resistencia a herbicidas, a insectos o a hongos, etcétera.

EC —Veía acá, en una definición que ustedes mismos han manejado: la transferencia de genes por ingeniería genética, de un organismo a otro, produce organismos genéticamente modificados. En el caso de que el gen que se transfiere pertenezca a otra especie, el resultado es una planta transgénica.

MDR —Ahí, entrando un poco más en detalle… Sí, los transgénicos se pueden calificar en función de si uno está transfiriendo genes desde un reino a otro, desde uno animal al vegetal, o de microorganismos a vegetales —y entonces hablamos de transgenia, porque estamos atravesando los reinos—… Pero uno puede hacer modificaciones genéticas, también, para mejorar características que están en la propia especie, entonces hablamos de cisgénicos, si transferimos el gen tal cual lo encontramos para introducirlo en la especie afín, o transgénicos, si uno quiere modificar el momento, la cantidad en la cual se expresa el gen, y podemos, entonces, lograr diferentes… Como es el caso del arroz dorado: los genes están en la planta, se expresan en hoja, pero en este caso lo que quisieron los mejoradores fue expresar genes que están involucrados en la generación de provitamina A o betacaroteno en la semilla, como forma de vehiculizar características de interés para lo que menciona la nota, de solucionar un problema de la humanidad, relacionado con la ceguera de los niños.

EC —¿Cuáles son los usos más frecuentes de los transgénicos?

MDR —Lo que conocemos más comúnmente son los eventos de primera generación, que han sido beneficios para el manejo de los productores agrícolas, como es la resistencia a herbicidas, el uso para el control de malezas, o el control de insectos mediante la expresión de proteínas que son biocidas, que son específicas para el control de determinados lepidópteros, que son plagas en cultivos de maíz, de soja, de algodón, de papa, etcétera.

EC —¿O sea, se produce una soja o un maíz que es resistente a los herbicidas, por ejemplo?

MDR —Es tolerante a los herbicidas porque se modifica el blanco de acción del herbicida en la planta, y entonces las plantas que son modificadas genéticamente para [resaltar] esta característica eluden la acción del herbicida, y de esa forma son resistentes a la aplicación. ¿Qué ventajas tiene eso desde el punto de vista productivo? Cuando uno hace intensificación de la producción, en general tiene que controlar, cada vez más, los factores que compiten con la planta que uno desea cultivar, eso son las malezas, y una forma de control son los herbicidas. Puede haber también otras que favorecen, como las rotaciones [de cultivos], que también son formas de mantener una chacra libre de enfermedades o de malezas, o roturar el suelo para el control de malezas, también… Entonces, los herbicidas hoy significan una forma de favorecer la implantación de los cultivos que queremos cultivar.

EC —Entonces, se pueden utilizar esos herbicidas, se liquida la maleza, y no se afecta al cultivo.

MDR —Exactamente.

EC —Hace apenas un mes, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos publicó un informe en el que revisó todas las investigaciones sobre el impacto de los transgénicos desde que comenzaron a utilizarse, hace 30 años, y concluyó: “Los alimentos procedentes de organismos modificados son tan seguros como los que se producen a partir de cultivos convencionales”. Esto está textual. Ahora tenemos lo que ocurrió la semana pasada. Más de 100 premios Nobel (de Medicina, Física, Química) retomaron esos argumentos y salieron a reclamarle a Greenpeace que abandone sus campañas en contra de los OGM. ¿En qué punto está la investigación sobre los OGM en el mundo?

MDR —Yo creo que conviene considerar también que siempre, ante un evento nuevo, surgen dudas sobre los beneficios o problemas que pueda tener, y por eso existen en el mundo agencias reguladoras, sistemas reguladores que evalúan las bondades o los problemas que pueda tener una nueva técnica antes de liberarla. Es importante que en la carta de los más de 107 premios Nobel, se haga mención a las agencias regulatorias que existen en los países y que estudian, evalúan, posibles beneficios, pero también riesgos que están involucrados en estos avances tecnológicos, y de esa forma ellos, de alguna manera, luego de —como decía el informe— mucha actividad de evaluación, no encuentran hoy por hoy, con los datos que están disponibles, un perjuicio para la salud humana, animal o también para el ambiente. Entonces, sobre la base de información científica, que tiene un método científico de evaluación, estadísticas detrás, diseño experimental… Los datos que hay, según los premios Nobel y la Academia Nacional de Ciencia, Física y Medicina, con los datos que hoy tenemos disponibles, aparentemente no hay datos de posibles problemas en el uso seguro de estos avances tecnológicos.

EC —¿Es como un mojón? Quiero decir, ¿se puede dar ya por laudada esta discusión?

MDR —Siempre… Uno cuando está en una agencia regulatoria tiene que tomar decisiones. Entonces, la base de la toma de decisiones es la información, y por lo tanto, a partir de lo que hoy existe en los estudios, esta Academia Nacional de Ciencia [de Estados Unidos] está diciendo “los OGM son al menos tan seguros como los que están produciendo los programas de mejoramiento genético convencional”. Y, por lo tanto, los estudios que hay sobre esa base no permiten inferir… Ahora, si después aparecen nuevas evidencias, bueno, habrá que reanalizar, y en función de eso… Esto es dinámico, la ciencia es dinámica, el conocimiento es dinámico. Entonces siempre hay momentos para la evaluación, y así está previsto en las agencias reguladoras, también.

EC —Los firmantes de la carta recuerdan que la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) calcula que la producción mundial de alimento tendrá que haberse duplicado en 2050 para satisfacer las necesidades de la población mundial, que viene creciendo. ¿Entonces los cultivos, los alimentos mejorados por biotecnología, efectivamente tienen ventajas en ese sentido? Porque a eso van con la carta los firmantes, ¿no?

MDR —Yo, como investigador, empleo diversas herramientas. Una de ellas pueden ser los OGM, pero también existen otras formas de hacer mejoras —que el INIA también lleva adelante—, que son lo convencional más otras técnicas de biotecnología que también ayudan a mejorar los cultivos, y por lo tanto, son parte de la respuesta también.

EC —Porque Greenpeace responde que más que un problema de producción de alimentos, el hambre en el mundo, y el hambre que puede crecer o no ser satisfecha en los próximos años, es un problema de distribución. Y además, sostiene que la solución está en la diversidad que aporta la agricultura ecológica.

MDR —Yo quería un poco describir lo que es un sistema regulatorio. Un sistema regulatorio —y que está implantado en Uruguay desde hace tiempo y fue revisado luego de la moratoria de 2008—… Se formó una institucionalidad, que es el Gabinete Nacional de Bioseguridad, que contempla no solamente aspectos ambientales y de salud sino también socioeconómicos, entonces, cuando un decisor tiene que permitir o prohibir el uso de determinadas técnicas, como pueden ser los GMO, tiene en consideración aspectos sociales, económicos, técnicos… Y por eso a mí me gustaría resaltar lo que se está haciendo en el país. Todo sistema es perfectible, pero [Uruguay] tiene un sistema nacional que hace la evaluación de estos eventos transgénicos, y que en conjunto hacen a la producción como una herramienta más de mejoramiento.

EC —Ahora hablaremos más de eso, pero mi pregunta venía a propósito de cuál es la solución para la demanda creciente de alimentos.

MDR —La solución es variada. Nosotros tenemos desafíos, como son el cambio climático, donde llueve mucho de golpe, lo acabamos de tener este año… Sequías e inundaciones en el mismo momento, y uno en sistemas biológicos tiene que tener herramientas de solución que muchas veces pasarán por manejo y otras veces pasarán por diversas alternativas que podamos tener para dar respuesta a este sistema productivo. Entonces, uno puede emplear herramientas que permitan prever… Bueno, este año son las últimas lluvias que estamos teniendo, y luego viene un período de escasez de lluvias, ¿cómo me organizo para la producción, eligiendo qué cultivo voy a establecer, la rotación que yo tengo que considerar en mi predio, cómo voy a favorecer el abastecimiento de agua, etcétera…? Hay respuestas para eso. Creo que focalizar en un punto es empobrecer la respuesta que podemos dar. Sin duda, respondiendo a la pregunta, los OGM son una alternativa, porque nos permiten tener más herramientas para problemas que se nos están planteando hoy, como son el crecimiento de la población mundial, los fenómenos de sequía o de anegamiento que se están dando más continuamente en el mundo, en nuestro país… Pero también hay otros aspectos que integrar y que hacen a la solución. Entonces la respuesta es que esta no es la solución para lo que se nos viene, es una herramienta más.

EC —Por otro lado, Greenpeace viene denunciando —y lo incluye ahora en su respuesta a la carta de los premios Nobel— que con el uso de cultivos transgénicos tolerantes a los herbicidas, ha crecido de forma exponencial el uso de glifosato, que a su vez ha sido clasificado, recientemente, por la Organización Mundial de la Salud como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”. Dicen que también ha crecido la resistencia de las malas hierbas a este producto, dificultando, entonces, las labores agrícolas. Por último, dicen que los cultivos transgénicos contaminan los cultivos no transgénicos. ¿Qué pueden responder, ustedes desde la academia, a propósito de estas consideraciones?

MDR —Nosotros tenemos que ver siempre esto desde un punto de vista amplio. El mayor uso de glifosato a nivel mundial también responde a un crecimiento en las hectáreas de producción, y entonces hay que ver si la cantidad de herbicida por unidad de superficie se ha incrementado o ha disminuido. Hay que ver esos índices y analizarlos y ver los beneficios que pueda tener… El glifosato es un herbicida de amplio espectro que ha facilitado el manejo para los agricultores y por eso ha tenido su gran adopción, pero en paralelo, también, ha mejorado la conservación de suelos, y por lo tanto hay que ver…

EC —¿Ha mejorado la conservación de suelos?

MDR —Sí. Ya hay estudios nacionales que indican que antes de la disponibilidad del herbicida, la preparación de suelos de una hectárea de soja insumía diez horas de trabajo, de arado, tractor…

EC —Ah, claro, con el laboreo tradicional.

MDR —Con el laboreo tradicional.

EC —Ahora se hace siembra directa.

MDR —Con el laboreo químico, lo que hace a la siembra directa, las horas necesarias de preparación para la siembra se reducen a menos de dos horas por hectárea.

EC —Además, es notorio que la siembra directa, en comparación con el laboreo tradicional, genera menos riesgos de erosión, ¿no?

MDR —Exactamente; ha contribuido a cambiar la técnica de preparación de la cama de siembra basada en roturación del suelo: el movimiento de suelo es menor, no se rompe tanto la estructura física de los suelos, y también, por ende, el escape de los suelos a través de las correntías hacia los mares, hacia los ríos, es menor. Por lo tanto, siempre hay que ver la herramienta como una forma más de facilitar las labores que estamos haciendo en comparación con otras alternativas que podamos realizar.

EC —Pero volviendo al punto: en esta parte de la argumentación, Greenpeace no se detiene tanto en el cultivo transgénico en sí mismo, sino en un herbicida que se utiliza aprovechando que el cultivo es resistente a los herbicidas. Se detiene más en el glifosato que en el propio cultivo transgénico, ¿no?

MDR —En las agencias regulatorias lo que analizamos es el evento transgénico en sí, si la característica introducida en el cultivo es perjudicial desde el punto de vista ambiental o para la salud… Pero luego el uso de estos cultivos, y la tecnología asociada al manejo de estos cultivos es objeto de otro tipo de estudios y de regulación. Es como si estuviese en la industria automotriz y… A los autos, me imagino, para venderse en Uruguay, se les exige determinados parámetros de seguridad, de estándares que tiene que cumplir… Lo que se analiza es el automóvil. Luego, el uso del automóvil tendrá otra regulación, que la tendrá que hacer quien corresponda, en el uso de la velocidad, del cinturón, normas de tránsito que tendrán que ser reguladas.

EC —Lo que usted está diciendo es que, desde el punto de vista científico, con el cultivo transgénico en sí mismo no hay problema; no se ha detectado que haya problema. En todo caso, puede haber problema con la forma en que administran los herbicidas, cómo se maneja la tierra, etcétera. La pregunta viene porque yo mencionaba recién que Greenpeace sostiene, además, que los cultivos transgénicos contaminan también a los no transgénicos.

MDR —Ahí quería hacer una precisión: siempre que se hace una evaluación de riesgo ambiental se tiene en cuenta de qué estamos hablando. Uno generaliza, tiene establecida una metodología de análisis pero luego se aplica… No es lo mismo el análisis de evaluación ambiental para la papa en Uruguay que para la papa en Perú, donde es centro de origen, que para la papa que se aplica en Uganda, porque los parientes silvestres que existen en cada país son diferentes. Si yo me voy a Perú seguramente me encontraré con más de 250 especies relacionadas con la solanácea, con la papa; si me voy a Uruguay probablemente tenga dps, y si me voy a Uganda probablemente no tenga parientes silvestres. Entonces, el análisis de riesgo debe ser hecho en cada país, y esa es la razón de existencia de las agencias regulatorias en cada país: ver probables beneficios o contras.

EC —¿Qué quiere decir que un cultivo transgénico “contamine” a uno no transgénico?

MDR —Ahí hay que estudiar… Un análisis de riesgo ambiental está basado en el estudio de las características moleculares del evento, tiene que analizar el impacto sobre organismos no-blanco. Si un organismo transgénico es resistente a herbicidas, ¿cuál es el impacto sobre otras plantas? O si uno le confiere resistencia a determinados insectos, lepidópteros, que son plaga en el cultivo de maíz, ¿cuál es el efecto de este evento transgénico sobre otros insectos que no son blanco de lo que quiero controlar? Bueno, eso es un análisis de estudio de organismos no-blanco, y también existe otro tipo de estudios en el flujo génico, o sea: la planta que voy a liberar comercialmente, ¿puede transmitir genes hacia otras especies silvestres que pueden estar presentes en el ambiente donde la deseo liberar?, ¿cuál es la consecuencia de ese flujo de genes?, ¿se me va la planta a convertir luego en una maleza que no puedo controlar?, ¿va a transmitirles ventajas a las malezas para que luego que luego se me complique el manejo…? Esos son aspectos propios de un sistema regulatorio de evaluaciones de riesgo ambiental y de salud humana y animal para estas nuevas características que se están introduciendo a través de los OGM.

EC —Para terminar, quizá sería bueno ver cómo se lo está observando desde acá, por ejemplo, a propósito de la investigación que el INIA realiza en cuanto al marco regulatorio.

MDR —Nosotros, como instituto de investigación… Quería destacar que esto es una herramienta más que uno tiene para hacer mejoramiento genético vegetal o animal. Pero para dar un ejemplo y que la gente pueda entender —porque a veces la genética es complicada— quería hacer una comparación: las tecnologías de la información y la comunicación también han sufrido unos avances muy grandes en las últimas dos décadas, y uno podría plantearse “bueno, en una emisora que está haciendo comunicación… Cuando surgen las [nuevas] formas de redes sociales… Facebook, Twitter, blogs, uno tiene que tomar la decisión de si, ante estos nuevos avances, me conviene incorporarlos o no”. Esto sucede en los institutos de investigación. Están surgiendo avances muy importantes en la secuenciación… Hay dos revoluciones actuales: una es la secuenciación de genomas, cada vez más visible en distintas especies, cada vez más accesible, porque los costos de secuenciación son cada vez más baratos… Y la otra revolución a la que estamos asistiendo en biotecnología es relativa a la transferencia de genes. Ya hay una transferencia de genes tradicional, convencional, que es la que estamos conversando esta mañana, mediada por los mecanismos naturales que fueron observados, mediada por una bacteria que transfiere estos genes en la naturaleza, mediada por Agrobacterium tumefaciens, o la biolítica, el empleo del impacto del ADN que choca contra el genoma y entonces incorpora los genes deseados.

EC —Esta última ya con ingeniería genética.

MDR —Todo con ingeniería genética, mediada por Agrobacterium o por biolítica, pero estas técnicas tradicionales de ingeniería genética no regulan el lugar de inserción, la cantidad de expresión cuantitativa que puedan tener los genes… Tienen algunas desventajas. Hoy por hoy, hay una nueva etapa, con la edición de genomas donde la transformación va dirigida a través de proteínas que tienen sitios de unión al ADN genómico o por el ARN mensajero, que dirige con precisión el lugar en que uno quiere editar, hacer una mutación, o una pequeña inserción, o una pequeña deleción del genoma relacionado con la característica que queremos mejorar, que mejora notablemente lo que era la transgénesis tradicional, mediada por Agrobacterium y por biolítica —métodos físicos—, porque esto permite dirigir a la zona donde yo quiero hacer la modificación, basado en el daño celular y en la reparación celular, y me permite tener un ambiente génomico de expresión que es óptimo; yo sé que la modificación la pongo en el lugar donde quiero, y por lo tanto, ya la inserción es sitiodirigida, la expresión es prácticamente…

EC —Es mucho más sofisticado.

MDR —Más preciso, es agricultura de precisión…

EC —¿Más polémico, también?

MDR —No, según la Academia Nacional de Ciencias [de Estados Unidos], sobre la cual se basan los premios Nobel, esta nueva tecnología de transformación genética es tan segura como el mejoramiento convencional. Eso está demostrado y, basado en la lógica, no debería despertar más dudas que lo que se está haciendo a través de otros métodos de mejoramiento genético.

EC —Pero volviendo a Uruguay, porque de Uruguay hablábamos en la pregunta…

MDR —En Uruguay nosotros estamos haciendo también avances en la aplicación de estas técnicas. Tenemos una publicación de difusión, solamente para que, de una forma sencilla, se pueda entender esta herramienta de la que hoy disponemos a través de la… Aplicarlo en un mejoramiento del cultivo de la papa, mediante una asociación que tenemos —un acuerdo de trabajo— con un instituto de investigación inglés en la cual ellos identificaron un receptor de membrana que proviene de Arabidopsis, una crucífera relacionada, emparentada con las coles, el repollo, las brásicas, es exclusiva de las brásicas este receptor de membrana, que es capaz de percibir patógenos y entonces activar el sistema de defensa de la planta.

EC —O sea, estamos hablando de investigación de ingeniería genética en la papa.

MDR —En la papa, y estamos en acuerdo con un grupo inglés, europeo, que confiado en esta técnica de transformación genética hace el descubrimiento de un receptor y ven que transferirlo a especies que no lo poseen, este gen funciona de manera adecuada a lo esperado…

EC —¿Y cuál es la ventaja, entonces, para la papa, concretamente?

MDR —En el caso de la papa, estamos complementando herramientas de mejoramiento genético hace más de dos décadas, a nivel nacional se está introgresando genes desde la especie silvestre regional que tenemos, Solanum commersonii, a través de cruzamientos, para incorporar los genes de resistencia a esta bacteria, y este gen, publicado en 2010, complementa, porque ya tenemos datos nacionales que demuestran que este gen, este receptor activo en la papa, percibe la presencia de la bacteria y activa los genes de defensa.

EC —¿Y entonces vamos a tener una papa con qué ventajas?

MDR —Presenta resistencia a una bacteria contra la cual no hay formas de control químico hoy en día a nivel mundial, esto es un problema mundial.

EC —Y ese nuevo modelo de papa, ¿en qué etapa se encuentra, en qué fase de su proceso?

MDR —Primero, lo que teníamos que demostrar es que esto es un avance. Nosotros estamos en contacto con el Centro Internacional de la Papa, donde también esta bacteria es una preocupación; ellos habían experimentado con este gen y no habían tenido resultados. En nuestro trabajo estamos demostrando que empleando genes menores de resistencia provenientes del programa de mejoramiento, con este receptor logramos tener un control básicamente total de la bacteria, y tenemos que ver en esa etapa primaria de resultados positivos… Luego podemos avanzar en integrarlo a nuestro programa de mejoramiento, porque luego habrá que ver si ese gen…

EC —Todavía no tenemos esa papa transgénica circulando en Uruguay.

MDR —No, no. Estamos en una etapa de investigación y viendo si lo incorporamos en nuestro programa a partir de los resultados que estamos teniendo, que son promisorios, y luego seguirá su proceso de selección, variación, y luego ver si nos conviene… Ahí entra la etapa de si a Uruguay le conviene en los aspectos socioeconómicos que mencionábamos antes, que también deben ser considerados. Esta es una metodología que nos permitirá avanzar en evaluar si la tecnología sirve, si es segura, si realmente nos da un beneficio, y luego, sobre la convicción de datos experimentales, podemos proseguir en el uso de esta tecnología.

(Foto de eladerezo.com).

Compartir en: