30 de abril de 2017
Máx. Min.
Agricultura 16 de noviembre de 2016

Soja: un mercado donde se juega una fuerte pulseada sin resultados previsibles

Muchos analistas esperaban que con la presión de la entrada de la nueva cosecha, los precios cayeran. Sin embargo, ocurrió lo contrario. Desde mediados de setiembre hasta fines de octubre, la soja en Chicago subió US$ 26 por tonelada.

Carlos Sánchez Negrete-Montevideo/Agronegocios del Plata/TodoElCampo –El mes pasado comentábamos acerca de la pulseada que íbamos a ver entre la gran cosecha de soja en Estados Unidos (EE.UU.) y la fuerte demanda de mercadería para cumplir con el exigente programa de exportaciones. Muchos analistas esperaban que con la presión de la entrada de la nueva cosecha, los precios cayeran. Sin embargo, ocurrió lo contrario. Desde mediados de setiembre hasta fines de octubre, la soja subió US$ 26 por tonelada en el mercado de Chicago.

Los embarques de soja desde EE.UU. promediaron en las últimas tres semanas de octubre los 2.7 millones de toneladas, lo que nos hace pensar en una proyección de embarques para el trimestre octubre/diciembre de 29 millones de toneladas. El año pasado, en el mismo período, las exportaciones no llegaron a los 26 millones de toneladas.

Esta mayor demanda inmediata nos plantea la duda de si el Departamento de Agricultura de EE.UU. no subestima la demanda. La historia lo condena, ya que en siete de los últimos diez años, las exportaciones de EE.UU. finalmente fueron mayores que las estimadas por el Departamento de Agricultura de dicho país (USDA) en el mes de octubre de cada año.

Sin embargo, cuando analizamos el porcentaje vendido para esta época del año sobre el total de exportaciones estimadas, vemos que al momento de escribir esta nota ese número es del 54% contra 46% del año pasado y un 56% del promedio de los últimos 5 años. Podríamos decir entonces que no necesariamente la demanda finalmente sería mayor, sino que estamos con un ritmo de ventas, y sobre todo de embarques, superior al año pasado, pero que está en línea con el promedio.

Para entender este comportamiento de los precios de octubre es necesario tener clara la diferencia entre las existencias y la disponibilidad de la mercadería física. Una cosecha abundante, y en este caso récord como la de EE.UU., nos garantiza unas existencias más que cómodas, duplicando los stocks del año pasado, pero si esa existencia no se pone “en disponibilidad” al ritmo que exige la demanda, los precios tienden a subir.

Por tanto, el futuro de los precios dependerá de dos factores. El primero será el ritmo de venta del productor estadounidense para asegurar la disponibilidad, y el segundo dependerá del clima en Sudamérica como factor que garantice las existencias.

Compartir en: