22 de Junio de 2017
Máx. Min.
Agricultura 16 de Julio de 2016

Soja 2016: La calidad de semilla como factor determinante

Ing Agr. Manuel Artigas de ADP Agronegocios del Plata: "La llegada tardía de las lluvias en el anunciado año Niño se hizo notar en la cosecha de soja".

Agricultura 16 de Julio de 2016

Soja 2016: La calidad de semilla como factor determinante

Ing Agr. Manuel Artigas de ADP Agronegocios del Plata: "La llegada tardía de las lluvias en el anunciado año Niño se hizo notar en la cosecha de soja".

Ing. Agr. Manuel Artigas-Montevideo/TodoElCampo – A diferencia de lo deseado, el aumento de la oferta de precipitaciones, que se corresponden con los efectos del “año Niño”, se concentró en un momento del ciclo donde se trasformó en un grave problema para el cultivo de soja. El escenario que se divisaba en torno a cosecha se caracterizaba por: campos saturados y encharcados, plantas de aspecto “feo”, vainas y semillas cubiertas de hongos, semillas pre-germinando en vainas abiertas, y humedades de grano frecuentemente por encima de 16%. Este panorama anticipaba dificultades a la hora de la reserva de grano para producción de semilla de calidad para la zafra 2016, a lo que se sumaba la complejidad que conlleva para el proceso industrial de acondicionamiento de semilla el hecho de contar con materia prima de dudosa calidad. Todo estos obstáculos combinados son los que se deberán sortear para poder producir semilla de soja de calidad, por lo cual, a priori se afirma que será todo un desafío para la próxima campaña, y un punto neurálgico a tener en cuenta.

Es oportuno resaltar que la performance de un cultivo mucho tiene que ver con la calidad de la semilla que se va a sembrar, por la estrecha relación que existe entre dicha variable y la implantación. Además de la calidad de semilla, otros factores influyen sobre la implantación, como por ejemplo el tratamiento con fungicidas curasemillas efectivos, la cama de siembra (condición de humedad y temperatura del suelo), las condiciones climáticas inmediatas a la siembra, el cultivo antecesor, la presencia de patógenos, etc.

Para evaluar la calidad de las semillas existen indicadores “clave”, que son fácilmente determinables y se relacionan muy bien con el estado fisiológico de las semillas, permitiendo anticipar con gran acierto el comportamiento en el campo. Estos indicadores son germinación y vigor, parámetros que en esta zafra van a ser muy escuchados.

Por otro lado, este año se espera gran carga de patógenos en semilla, los hongos reducen significativamente la germinación y, además, son causantes de las enfermedades de fin de ciclo y enfermedades del tallo. Probablemente estén presentes en las semillas y pueden incidir durante todo el ciclo del cultivo. Sumado a esto aparece el daño mecánico producto del estrés ambiental sufrido durante gran parte del llenado de grano, que fácilmente se aprecia a la vista y afecta la integridad de los tegumentos y todas las estructuras de la semilla. Este daño hace la semilla más vulnerable a la penetración de los patógenos y al efecto fitotóxico de algunos defensivos de semilla. Es por estos factores que el sistema de acondicionamiento y la elección de curasemillas “adecuados” son altamente importantes. Cuando se menciona fungicida “adecuado” se hace referencia a aquel tratamiento que, por sus principios activos y dosis, permite controlar las altas cargas de patógeno de diverso espectro que se encuentran en la semilla y, además, no presenta riesgo de toxicidad sobre la semilla.

RECOMENDACIONES.

-  Es muy importante analizar las semillas para tomar la decisión más conveniente sobre su destino. Será necesario conocer varios índices de calidad como el poder germinativo, vigor y dañado de estructuras seminales, y además conocer la presencia y nivel de infección de los patógenos.

-  El tratamiento fungicida debe ser elegido con suma delicadeza. Sería ideal seleccionar los fungicidas con un análisis sanitario previo y teniendo en cuenta que se puede estar curando una semilla que puede estar algo dañada. Por ello hay que tener sumo cuidado con producto y dosis. Cabe destacar que el fungicida no restituye tegumentos dañados, rajados, ni lesiones producto del daño climático, por lo que es esperable ver alguna de estas lesiones en la semilla.

-  Cuando una semilla se presenta con valores importantes o dudosos de germinación, vigor, dañado, etc, se sugiere descartarla para la siembra. Por ello es ineludible realizar el diagnóstico de cada lote de semillas y a partir de muestras conocer a ciencia cierta la totalidad de la semilla que vamos a usar para sembrar nuestros cultivos.

Los problemas de calidad de semilla que se prevén para este año no se solucionan solamente usando “más kilos por hectárea”.

(*) El Ing. Agr. Manuel Artigas pertenece al Dpto. Semillas ADP Agronegocios del Plata.

Compartir en: