26 de Julio de 2017
Máx. Min.
Ovinos 06 de Febrero de 2016

Siguen apostando y creyendo en el rubro ovino

Productores ovinos recurren a la genética importada para mejorar calidad y prolificidad

Ovinos 06 de Febrero de 2016

Siguen apostando y creyendo en el rubro ovino

Productores ovinos recurren a la genética importada para mejorar calidad y prolificidad

Montevideo, TodoElCampo -   Ocho carneros de tres razas distintas fueron importados recientemente desde Nueva Zelandia con los que se aspira a mejorar aún más la genética ovina en el Uruguay.

 

Se trata de cuatro carneros de la raza Corriedale, dos Hampshire Down y dos Border Leicester, todos ellos considerados por los importadores como de lo mejor que se puede conseguir en la actualidad en cada una de las razas mencionadas.

 

Días pasados, en conferencia de prensa realizada en el stand de Corriedale de la Rural del Prado, nueve cabañas nacionales (Rancho Blanco, Monzon Chico, Piedra Mora, Santa Luisa, Granja Roland, La Estela, San Carlos, Santa Teresita del Ceival y Cañadon de la Palma) presentaron estos animales que ya pasaron todos los requisitos sanitarios y están en excelente estado, considerando las cuarentenas y largos viajes que debieron sortear.

 

Jorge Rodríguez Britos, de Cabaña La Estela del departamento de Soriano, dijo a TodoElCampo que quedó muy conforme con los animales adquiridos en la gira por Nueva Zelandia, y destacó principalmente que los carneros Corriedale, además de refrescar las sangres de las majadas uruguayas, pueden realizar mejoras importantes en algunos aspectos de la producción lanera y carnicera de esta raza en el país.

 

El criador mencionó como principales atributos de estos ejemplares los buenos vellones que se obtienen, con finuras que rondan las 28 a 30 micras y carcasas de gran tamaño, favoreciendo el doble propósito que se busca en el rubro.

 

Una vez culminado el período de adaptación necesario -unos 45 días-, los carneros estarán prontos para servir a los planteles de las cabañas participantes del negocio a la vez que pretenden extraer semen con la intención de comercializarlo a aquellos productores interesados en nueva genética importada.

 

Cabaña La Estela fue también quién importó los dos carneros Hampshire Down, que, según su titular, son dos magníficos ejemplares, con pureza racial, balanceados, con buenos cuartos y largos de tronco, que pueden aportar mucho a los rodeos nacionales, tanto para la raza como en cruzas para producción de carne.

 

También en este caso el plan es congelar y comercializar el semen a otros productores.

 

En la ocasión, Rodríguez Britos se mostró optimista en los resultados que puedan surgir de la actual zafra de reproductores ovinos y alentó a apostar al rubro, al que calificó como el más rentable del momento en la pecuaria nacional, “a pesar de los elvados costos país”.

 

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Pablo Martínez.

Compartir en: