30 de abril de 2017
Máx. Min.
Agricultura 22 de octubre de 2016

Siembra de soja de primera representaría un 70 % del área total

Ausencia de cultivares nacionales obligó a importar semillas que pueden no concordar con los ciclos nacionales. Además, ello incrementó el costo en un 25 %.

Montevideo / TodoElCampo- En lo que refiere a la zafra de invierno, las precipitaciones fueron bienvenidas y ahora se está a la espera de que “los cultivos respondan bien, en lo que refiere al estado sanitario”, informó a TodoElCampo el responsable técnico y comercial de Fadisol, Matías Cafaro.

El especialista señaló que un número importante de chacras de trigo se encuentran en el proceso final de espiga, mientras otras recién comienzan a llenarse.

Indicó que la zafra de cultivos de invierno estuvo marcada por un buen clima, donde más allá de algunos excesos de lluvias que se dieron, el fracaso del año fue la falla en la implantación. “Eso llevó a que hayan cultivos desparejos o con zonas de chacras que están perdidas”, agregó. Aunque es probable que en algo los afecte el exceso hídrico, apuntó que los cultivos se ven bien.

Respecto a la cosecha de trigo, señaló que en el sur se levantará a finales de octubre en el sur, mientras que en el norte puede que comience en pocos días.

SOJA

El integrante de Fadisol reflexionó que se ha especulado mucho sobre el área que se puede hacer de soja, pero indicó que existen pocos datos concretos. Sin embargo, cree que el área se va a mantener. Respecto a las regiones que generan dudas, dijo que “en el este hay muchas chacras que se van a volver a hacer, creo que el área más o menos se mantiene. Diferente es el noreste o norte del país”.

Profundizó en el tema y señaló que la corrida de productores se trató de una etapa anterior, cuando la situación se complejizó, y la mayoría de ellos eran empresarios argentinos. En cuanto a estos últimos, dijo que igual quedaron algunos; “son grupos muy firmes que van a continuar su trabajo, no sé si a partir del crecimiento del área o no, pero seguro no se van a ir”.

Sobre la proporción, manifestó que dada la baja siembra histórica de trigo, que junto a la cebada no alcanzan las 350 mil hectáreas, seguramente crezca la soja de primera, que se estima en un 70 %.

La ausencia de semillas para la campaña que comienza se resolvió fructíferamente, aunque Cafaro reconoció que no se puede errar y que la siembra debe ser efectiva, porque la necesidad de resiembra puede ser costosa. Además de que las germinaciones no son las pretendidas en el país, ya que están adaptadas a su región original, ya sean argentinas brasileñas o paraguayas, el valor absoluto de las mismas tuvo un aumento del 25 % en relación a 2015-2016, y ello representa uno de los componentes más importantes.

El comienzo de la siembra se estima para el 25 de octubre, siempre y cuando aumenten las temperaturas. No obstante, hay que ser cuidadosos, ya que la fecha de siembra incide en los ciclos reproductivos y en la fecha de cosecha.

Consultado sobre el pensar de los productores, Cafaro apuntó que siempre una nueva campaña genera expectativa y, como en el cultivo de invierno es muy poco lo que se hizo, “está toda la fuerza puesta en la soja, porque el negocio se acota en ella, culminó.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: