30 de abril de 2017
Máx. Min.
Agricultura 02 de febrero de 2017

Según el USDA, en 2020 China cultivará sus propios transgénicos

China aprobó tres eventos biotecnológicos para importación en febrero de 2016, pues, el comercio de maíz y frutos secos sigue siendo muy débil, y productos como alfalfa sufre de problemas comerciales relacionados con la regulación de la biotecnología.

Montevideo-TodoElCampo – Tal vez llegue un momento en que China sea autosuficiente en la producción de alimentos humano y animal. Es tan amplia la extensión del país asiático y tan grande su capacidad y voluntad de trabajo que no es descabellado manejar esa posibilidad, que de ocurrir generará importantes problemas a todos los países del mundo que le venden sus producciones, entre los que está Uruguay.

Pero esa es una posibilidad de imposible concreción en lo inmediato, sin embargo el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estimó que en 2020 China cultivará sus propios transgénicos.

El dato fue difundido en el informe anual de la Agencia de Información Agrícola Mundial (Global Agricultural Information Network – GAIN) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos sobre biotecnología agrícola.

Por otra parte el portal AgroBío especializado en información sobre transgénicos consideró que en China “la biotecnología ya está posicionada como una industria emergente”, y el gobierno apuesta a ella destinando importante suma en apoyo a las investigaciones del sector.

El décimo tercer plan de 5 años para la ciencia nacional y la innovación tecnológica (13th FYP), emitido por el Consejo de Estado Chino en agosto de 2016, reveló que el país impulsará la comercialización de productos clave para la economía, incluyendo nuevas generaciones de algodón resistente a insectos (Bt), maíz Bt y soja tolerante a herbicidas.

En julio de 2016 el ministerio de agricultura chino publicó el documento Medidas administrativas revisadas para la evaluación de la inocuidad de los organismos genéticamente modificados en la agricultura, que eliminan los plazos para las aprobaciones y amplían la jurisdicción del Comité Nacional de Bioseguridad de 3 a 5 años, destacando que las entidades que participen en investigaciones y experimentos con OGM deben manejarlo con la mayor responsabilidad posible.

China no tiene aprobada ninguna semilla transgénica desarrollada por compañías extranjeras para sembrar en el país, para consumo humano o animal. Las ocasiones en las que empresas biotecnológicas han presentado solicitudes para introducir la tecnología en la producción nacional, el ministerio de agricultura les ha informado que las restricciones que existen en materia de inversión extranjera directa les prohíbe hacerlo, agrega AgroBío.

Pero China aprobó tres eventos biotecnológicos para importación en febrero de 2016, pues, el comercio de maíz y frutos secos sigue siendo muy débil, y productos como alfalfa sufre de problemas comerciales relacionados con la regulación de la biotecnología. A pesar de estos retos, se espera que China siga siendo un gran importador de productos derivados de semillas genéticamente modificadas, especialmente de soja.

URUGUAY – CHINA.

Antonio Carmámbula, director de Uruguay XXI dijo que en el vínculo comercial con China Uruguay le vende más de lo que le compra, y detalló que la venta es por unos U$S 2.000 millones y las compras por U$S  1.800 millones.

“Si bien son commodities, son productos de calidad”, dijo. En materia de bienes el 20 % de lo que exportamos va a China, agregó.

Compartir en: