20 de Agosto de 2017
Máx. Min.
Lechería 12 de Agosto de 2016

Recomiendan especial atención a la sanidad en los tambos por el exceso de barro

Las precipitaciones de abril generaron complicaciones adicionales y la continuidad de la humedad y el barro multiplican los casos de mastitis.

Lechería 12 de Agosto de 2016

Recomiendan especial atención a la sanidad en los tambos por el exceso de barro

Las precipitaciones de abril generaron complicaciones adicionales y la continuidad de la humedad y el barro multiplican los casos de mastitis.

Montevideo / TodoElCampo- Más allá de las dificultades para pastorear y alimentar los ganados, también existen problemas sanitarios como vacas rengas y mastitis, indicó en diálogo con TodoElCampo la médica veterinario y profesora, Elena de Torres.

“Ha sido realmente un problema desde todo punto de vista”, subrayó, porque no sólo afecta a los animales y su producción, sino que también hace complejo el trabajo en los tambos: “complica y cansa”, acotó.

El barro, que abunda por estos días, no permite que las hembras se recuesten las 10 horas diarias que son necesarias. Ello no es para nada confortable e influye tanto en la salud como en la producción de las vacas. 

La especialista señaló que le resulta complejo efectuar recomendaciones, porque es imposible ponerse en el lugar de los productores y en las particularidades de sus situaciones. Apuntó que se ven animales tapados de barro que no quieren moverse. Asimismo, dijo que lo más importante es “tener rutinas de trabajo”.

Enfatizó en la necesidad de controlar a las hembras, porque el barro colabora con que se enfermen y “los organismos que causan mastitis en el país son contagiosos”. Por ese motivo, informó que no es funcional esperar a que las condiciones del predio mejoren y tampoco alcanza con separar a los ejemplares visiblemente enfermos, sino que hay que hacer tratamientos bien hechos, porque el porcentaje de curaciones es elevado, entre 50 y 70 %.

Entonces, comentó que lo mejor es buscar los ejemplares enfermos, observar si se reitera la enfermedad en ellas o es la primera vez, si el motivo de su enfermedad es el barro, la rutina o el sobre ordeñe. Tampoco hay soluciones mágicas, hay métodos de trabajo y “hay que ir paso a paso, tampoco hay que enloquecerse”.

La especialista indicó que los productores no se pueden dar el lujo de perder dinero, y menos por el momento que se vive. Por ello, sostuvo que deben estudiar el número de células de las hembras, a sabiendas de que unas 400 mil células, indican que el ejemplar pierde cerca de un 6 % de la producción, mientras que al tener 500 mil, pierde 10 %, finalizó.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: