28 de abril de 2017
Máx. Min.
Economía 12 de diciembre de 2015

¿Qué pasaría con el dólar en el año 2016?

Nos manejamos con un dólar que superaría "tranquilamente" los $ 35 antes de diciembre del año próximo y que sinceramente no tiene un techo claramente definido, dependerá de lo que suceda en el resto del mundo y de las posibilidades del BCU.

Cr. Lic. Gonzalo Gatti Irastorza*-Montevideo/Finanzas Uruguay/TodoElCampo – Finalmente y contra todo los pronósticos realizados, el dólar terminaría el año 2015 con una devaluación nominal que se ubicaría en el entorno del 23 %. Comenzó el año cotizando levemente por encima de los $ 24 interbancario y todo indicaría que podría cerrar a fines de diciembre en el entorno de los $ 30.

Tomando en cuenta que Uruguay posee una inflación de casi 10 %, una devaluación nominal del orden del 23 % implica una devaluación real superior al 13 %. En otras palabras, quien compró dólares a principios del año ganó aproximadamente un 13 % en poder de compra local. En línea con este razonamiento, el presente año 2015 fue ¨el año del dólar¨ para los uruguayos ya que cualquier inversión tradicional en pesos no pudo alcanzar ni siquiera la mitad de la rentabilidad obtenida por la compra de dólares, situación que no sucedía desde hace más de una década. Nosotros desde este espacio veníamos advirtiendo que algo de esto podría ocurrir teniendo en cuenta el cambio de escenario para la economía del país que comienza a atravesar un período menos favorable.

ALGUNOS HABLAN DEL DÓLAR A $ 33, NOS PARECE UNA IRRESPONSABILIDAD (SE QUEDAN CORTOS…).

Nuevamente cuando termina el año aparecen los pronósticos del dólar para el año siguiente. Se dice que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y es lo que parece estar ocurriendo con algunos analistas. Vamos a dejarlo bien claro: decir que el dólar va a estar a $ 33 al final del año que viene con una inflación del 10 % es lo mismo que decir que se terminó el proceso de devaluación del peso uruguayo. El razonamiento es bien simple, si tenemos un dólar a $ 30 y una inflación cercana al 10 % los $ 33 proyectados para fines del 2016 equivalen a los $ 30 actuales. Si se afirma esto entonces hay que fundamentarlo bien, pero nos resulta un tanto optimista teniendo en cuenta el nuevo escenario más adverso para la economía uruguaya.

NUESTRA OPINIÓN.

Proyectar una cifra exacta para el dólar hoy en día ante tanta incertidumbre internacional y fundamentalmente regional nos resulta prácticamente imposible. De todas formas, asumimos un escenario de profundización de la devaluación del peso uruguayo para el año 2016. Si por ejemplo suponemos que se repita en Uruguay una devaluación similar a la ocurrida este año el dólar podría superar los $ 36 a diciembre del 2016 ya que asumimos que la inflación se mantendría en niveles cercanos al 10 %. Si bien es cierto que la fuerte caída del real ocurrida a lo largo del 2015 tuvo serios efectos en nuestro mercado de cambios, lo cierto es que Brasil devalúo prácticamente el doble que Uruguay y se trata de nuestro principal socio comercial. No se espera a corto plazo una reversión de ese proceso y tampoco podemos descartar una profundización del mismo. Este solo hecho ya prácticamente descarta un dólar en Uruguay a $ 33 como han proyectado curiosamente algunos analistas para fines del año próximo. Y ni siquiera hemos mencionado aún en el presente análisis una posible suba del precio internacional del dólar proveniente del inicio del proceso esperado de suba de tasas en los EE.UU.

Por otro lado, si acercamos un poquito más la mirada, ¿alguien puede pensar que el gobierno de Macri va a mantener el peso argentino en los niveles actuales? Es cierto que la exposición de la economía uruguaya con respecto a este cercano vecino ha disminuido notoriamente en los últimos años, pero quien crea que una devaluación de Argentina no va a pegar en nuestro mercado de cambios pensamos que francamente se equivoca. Las relaciones bilaterales siguen siendo importantes y el turismo es un ejemplo de ello.

En síntesis, nos manejamos con un dólar que superaría ¨tranquilamente¨ los $ 35 antes de diciembre del año próximo y que sinceramente no tiene un techo claramente definido, dependerá de lo que suceda en el resto del mundo y de las posibilidades que tenga el BCU para contenerlo en caso de fuertes presiones al alza. La semana que viene resulta clave ya que sabremos si finalmente la FED (Banco Central de los EE.UU.) se decide a comenzar su proceso de normalización monetaria aumentando sus tasas de interés de referencia, el mundo no se la ha puesto fácil con Europa en franca expansión monetaria y un barril del petróleo en picada generando deflación internacional de precios.

(*) Artículo publicado originalmente en Finanzas Uruguay. El autor, Cr. Lic. Gonzalo Gatti Irastorza, es el responsable de Finanzas Uruguay. Sus opiniones son personales y no implican ningún tipo de asesoramiento.

Compartir en: