27 de marzo de 2017
Máx. Min.
Ovinos 15 de febrero de 2016

¿Qué hacer para que este nuevo año sea el despegue de la producción ovina nacional?

Gianni Bianchi: "Vale decir que no nos quedaremos en el diagnóstico, entre otras cosas porque está lleno de ellos y nada ha cambiado me atrevería a decir"

Montevideo. Ing. Agr. Dr. Gianni Bianchi Olascoaga/ TodoElCampo- En primer lugar identificar (o tratar de hacerlo) dónde están las causas que explican que la producción ovina nacional continúe muy lejos de su potencial productivo y sobretodo de lo que algunos pocos productores "exitosos" alcanzan en el Uruguay con sus ovejas. Paralelamente plantearemos alternativas de implementación casi inmediata y por ende posibles de instrumentar casi, casi, independientemente del sistema de producción considerado, incluyendo en qué lugar se encuentre el campo y su dueño...Vale decir que no nos quedaremos en el diagnóstico, entre otras cosas porque está lleno de ellos y nada ha cambiado me atrevería a decir que muy poco desde que el suscrito realizaba sus estudios terciarios en la Universidad de la República....Son los dueños de las ovejas los que deciden cómo producir. No debería haber excusas en este sentido. Nadie más que los dueños de las ovejas son los que han determinado que los indicadores productivos sean malos,en realidad, muy malos y lo llamativo es que dicha elección ha sido prácticamente independiente de los precios de las dos producciones más importantes que se obtienen del rubro: lana y carne. Es más, paradojalmente han respondido un poco más a los vaivenes del precio de la fibra de lana que a los cambios en el precio de la carne. 

Y decimos que es paradojal porque salvo honrosas excepciones (si las hay) el ingreso fundamental de los productores con ovinos es por carne y no por lana. ¿Por qué son los productores (o al menos los que tienen escala suficiente como para implementar cambios significativos, que si bien no son la mayoría, si son los que poseen gran parte de los casi 6,5 millones de ovinos que existen en el Uruguay) los responsables de lo mal que se produce en el país? Es sencillo, los que tienen posibilidades de utilizar mejoramientos forrajeros lo han hecho casi siempre con vacunos (los ovinos rara vez "pisan" los mejoramientos), a pesar de toda la evidencia científica que concluye la mayor eficiencia y rentabilidad de las ovejas frente a las vacas. Han optado para que el rubro sea marginal frente al vacuno. Nótese que "marginal" no es lo mismo que "complementario", palabra muy usada últimamente para posicionar al ovino en la ganadería uruguaya. No han cambiado (al ritmo que sería necesario y de nuevo ampliamente demostrado por la ciencia) su estructura racial, sus prácticas de manejo, la alimentación, la política sanitaria, no hay cambios en su personal, no han contratado nunca (o casi nunca, que es lo mismo) un técnico especializado en producción ovina, y un largo etcétera que explica en gran medida los magros resultados obtenidos. No es un problema de que no vean la rentabilidad del rubro, desde mi punto de vista el problema es que no quieren al decir de muchos productores "complicarse la vida”, aunque ello muchas veces solo implique dedicarle un poco más de atención a un rubro que si bien produce mucho cuando se lo atiende, requiere más atención que otros rubros alternativos, sin ir más lejos el vacuno...

La forma tradicional de producir en ganadería ha sido en base a la cantidad de superficie (en vez de la producción/unidad de superficie), un dueño ausentista (no pretendo realizar un juicio de valor, sino marcar una realidad mayoritaria), personal con poca capacitación y reacio a los cambios. Eso es lo que ocurre con el ovino en el país. Y esta situación no se "remueve" haciendo jornadas, escribiendo sobre la rentabilidad del rubro o sus fortalezas y tampoco anunciando la apertura de mercados (que por otra parte hace más de un lustro que se están "abriendo" y en los hechos poco ha significado para los productores)...

La situación de inercia con el ovino se resuelve apostando fuerte a la carne (lo que no implica necesariamente dejar de lado la producción de lana, ni mucho menos) y para ello hay que cambiar drásticamente la forma de producir. Se puede, la ciencia ha demostrado que se puede y algunos pocos productores también. 
Mucho se ha escrito al respecto. Sin ir más lejos a fines del año pasado la Editorial Hemisferio Sur publicó el libro "Calendario Práctico de Producción Ovina" escrito por el suscrito y el Dr. Sergio Fierro que sintetiza todo lo que se puede hacer en un año calendario en pos de aumentar la cantidad de corderos y su velocidad de crecimiento. Cualquiera puede  implementar muchas de las prácticas que mensualmente en esa obra se señalan, muchas de ellas de bajo costo y de alto impacto (ver fotografía de tapa y breve reseña de la obra).
Claro, no es gratis, hay que trabajar e invertir en el rubro: personal capacitado bien remunerado y técnicos especialistas contratados para capacitar al personal y para demostrar en un año calendario en el campo con 6 visitas estratégicas que se puede. 
El "marco" tantas veces señalado, léase: mercados, abigeato, predadores, costos, etc. es un dato sobre el cual poco pueden hacer los dueños de las ovejas. Concentrarse en lo que sí pueden hacer (y no hacen) es la salida y para ello no dependen de nadie, sino de ellos mismos. Hace más de 100 años ya lo decía un Sr. llamado José Gervasio: "nade debemos esperar sino de nosotros mismos". ¿Estamos dispuestos hacerlo o seguiremos marcando el "marco" y esperando cosas que no van a pasar?
Va de suyo que lo escrito es una opinión personal, que puede ser rebatida,  que está escrita con respeto y con la convicción que más de treinta años de trabajo en el rubro me permiten hacerlo. Se acepta, por supuesto la crítica, es más ojalá oficie de disparador de una discusión fructífera, pero sin dejar nada en el tintero, la oveja se lo merece.

Compartir en: