20 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Economía 02 de Julio de 2016

Primer semestre 2016 sorprende con un peso uruguayo que tuvo su mejor comportamiento en 5 años

Si el tipo de cambio al cerrar el año no supera los $ 33 que es lo que se necesita para mantener el valor real que tenía al inicio del 2016, los problemas económicos de Uruguay se podrían agravar aún más en el mediano plazo

Economía 02 de Julio de 2016

Primer semestre 2016 sorprende con un peso uruguayo que tuvo su mejor comportamiento en 5 años

Si el tipo de cambio al cerrar el año no supera los $ 33 que es lo que se necesita para mantener el valor real que tenía al inicio del 2016, los problemas económicos de Uruguay se podrían agravar aún más en el mediano plazo

Cr. Lic. Gonzalo Gatti Irastorza*-Montevideo/Finanzas Uruguay/TodoElCampo – Cuando finalizaba el verano y el dólar cotizaba por encima de los $ 32, si se hubieran realizado apuestas para el valor del dólar al finalizar el primer semestre del año, la opción de un valor cercano a $ 30,5 hubiese ofrecido más dinero de lo que pagaba la victoria del Leicester en la Premier League, cuadro de futbol que inesperadamente se coronó campeón este año en Inglaterra.

A pesar de la confirmación de un estancamiento de la economía uruguaya y de una inflación que se afirmó por encima de los dos dígitos, la variable de ajuste por excelencia para la economía uruguaya (el precio del dólar) tuvo un comportamiento inesperado para todos en los últimos meses.

El jueves 30 de junio la moneda estadounidense cotizó en nuestra plaza a un promedio interbancario billete de $ 30,617 confirmando su cuarto descenso mensual consecutivo. De todas formas, el billete verde creció un 2,2 % en el primer semestre del año debido al significativo incremento del tipo de cambio ocurrido en enero y febrero que no pudo ser totalmente contrarrestado en los meses siguientes. Se trata del menor incremento del dólar de los últimos cinco años para el período enero – junio.

UNA APRECIACIÓN INOPORTUNA DEL PESO URUGUAYO EN TÉRMINOS REALES.

Si tomamos en cuenta que la inflación de los primeros cinco meses del año acumula un incremento de 6,7 % (algo inédito en este siglo), sin conocer el registro del IPC de junio ya podemos afirmar claramente que el peso uruguayo se ha apreciado más de un 4,5 % en términos reales en lo que va del año.

ALGO NO CIERRA, ¿QUÉ ES LO QUE ESTÁ PASANDO?

En primer lugar tenemos que decir que Brasil que es nuestra principal referencia cambiaria, el año pasado devaluó su moneda un 50 % pero este año hizo lo contrario con una caída del tipo de cambio del orden del 19 %. Pero uno también se podría preguntar por qué cae el dólar en Brasil que padece una de las peores crisis económicas de su historia. Si bien es cierto que la divisa norteamericana ha retrocedido en el mundo salvo en Europa por obvias razones, su caída internacional promedio no ha sido tan significativa.

EN EL MUNDO NADIE PAGA UN PESO Y LOS INVERSORES TRAEN NUEVAMENTE SUS DÓLARES A LA REGIÓN.

El complejo escenario internacional agravado por la inminente salida del Reino Unido de la Comunidad Europea ha impedido a los EE.UU. continuar con su proceso de normalización monetaria lo que explica ese “afloje” internacional del dólar. Las tasas de interés siguen bajas y luego del BREXIT se ha producido un nuevo “rally” mundial del precio de los activos de renta fija. En línea con esta situación las emisiones soberanas de los países emergentes se han tornado muy atractivas por la rentabilidad que ofrecen a sus inversores, lo que explica un ingreso constante de dólares especulativos a la región. Mientras abunden los dólares su precio no va a subir significativamente por ley de oferta y demanda.

Ahora bien, China que es el gran consumidor de materias primas no ha sufrido esa caída del dólar y Europa tampoco. Una pérdida de competitividad de nuestra región con Europa y China podría ser bastante perjudicial para las exportaciones. Uruguay, Brasil y Argentina necesitarán de un tipo de cambio más alto para superar sus dificultades económicas. Esta apreciación del peso uruguayo si bien ayudaría a contener la inflación podría ser inoportuna con una visión más global de la economía. Seguimos pensando que el peso uruguayo necesita de una devaluación en términos reales, en otras palabras, que el dólar suba en mayor medida que la inflación que actualmente se ubica en un 11% anual.

Si el tipo de cambio al cerrar el año no supera los $ 33 que es lo que se necesita para mantener el valor real que tenía al inicio del 2016, los problemas económicos de Uruguay se podrían agravar aún más en el mediano plazo. Por esta razón y teniendo en cuenta el nuevo e inesperado escenario internacional, bajamos desde $ 35 hasta $ 33 nuestro piso para el tipo de cambio proyectado a diciembre, pero sin un techo claramente definido por la alta incertidumbre regional e internacional.

(*) El Cr. Lic. Gonzalo Gatti Irastorza es el responsable de Finanzas Uruguay.

(Foto de www.bluepatagon.com).

Compartir en: