27 de abril de 2017
Máx. Min.
Ovinos 23 de noviembre de 2016

Presidente del SUL: "El cordero pesado es un producto de calidad"

"La carne ovina tiene un rol muy interesante hacia el futuro. Mundialmente es la carne roja de mayor nivel pero no hay una producción muy grande".

Hébert Dell’Onte Larrosa-Montevideo/TodoElCampo – En una reunión con diputados que estudian la producción ovina, el presidente del SUL valoró ese tipo de carnes que “tiene un rol muy interesante hacia el futuro” y mencionó al cordero pesado como un “producto de calidad”. Agregó que problema de Uruguay es el mercado. Sobre la lana dijo que “ha perdido importancia relativa”, pero “sigue siendo un complemento importante en los predios ovejeros”.

Por estos días la Fiesta del Cordero Pesado en Sarandí del Yí (Durazno) ha ocupado espacios en la prensa agropecuaria de nuestro país. Como informó TodoElCampo ayer el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) declaró el evento como de interés ministerial, lo que da la pauta de la trascendencia de un evento que ya es tradicional.

La importancia del cordero pesado llegó al Parlamento Nacional.

La semana pasada el Ing. Agr. Alejandro Gambetta, presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), estuvo en la Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados donde se refirió al papel que cumple la actividad ovina.

“La carne ovina tiene un rol muy interesante hacia el futuro. Mundialmente es la carne roja de mayor nivel pero no hay una producción muy grande”, dijo.

Explicó que “en términos generales el comercio de la carne ovina es pequeño: tenemos a Australia y a Nueva Zelanda como los grandes exportadores y Uruguay, si bien está lejos, está casi en el tercer lugar” como exportador de carne ovina, “lo que significa un enorme potencial”,

En la región “somos casi los únicos exportadores porque Argentina exporta muy poco y Brasil no exporta”, añadió.

“Nosotros creemos que Uruguay hoy tiene un producto de calidad que es el cordero pesado y el cordero pesado precoz (…), pero el problema más importante  que tenemos hoy es el mercado. Hoy tenemos un mercado muy importante que es Brasil que lleva un altísimo porcentaje de nuestra carne” y que “paga buenos precios”.

También mencionó a China “que está empezando a comprar carne ovina de calidad”, además de “otros mercados relevantes para la carne ovina con hueso”  que es la que se valora en el ovino, como Estados Unidos, México, Canadá, Europa e Israel. “O sea que el potencial de la carne ovina está”, remarcó.

LANA, “UN COMPLEMENTO MUY IMPORTANTE”.

En su exposición Gambetta  no olvidó la producción lanera sobre la que dijo que aunque “ha perdido importancia relativa, sigue siendo un complemento importante en los predios ovejeros”.

“Para que se hagan una idea, en un predio muy intensivo de producción de carne, o sea con altísimos porcentajes de señalada, del 140 % o del 150 %, la lana igual puede representar un 10 % o 15 % de su ingreso, lo cual no es para nada menor”, aseveró.

“En un predio semi intensivo la lana aporta un 30 % de los ingresos  y en predios más extensivos anda entre un 50 % y 60 % del ingreso”, añadió.

EL DESIERTO, EL ORÍGEN DE LAS OVEJAS.

El Ing. Agr. Javier Otero, gerente institucional del SUL, se refirió al origen de los ovinos.

Dijo que como nos han enseñado fue Hernandarias (su nombre real era Hernando Arias de Saavedra) quien trajo el ganado, pero que no fueron sólo vacas sino que “también trajo ovejas”.

“Las vacas fueron las que poblaron la Banda Oriental. Allá en el año 1850 aparece el ovino, y empieza a crecer en cantidad” y “la razón por la cual creció el ovino en aquel entonces, tiene vigencia al día de hoy, y es porque da estabilidad económica” ya que “no estamos jugados a un solo rubro, sino a los vacunos y a los ovinos”.

El ovino también da “estabilidad productiva”, expresó Otero y argumentó que cuando las sequías llegaban a la Banda Oriental “las vacas se morían”, y además se daba la situación de que “cada siete u ocho años” el ganado vacuno “dejaba de valer” por eso de que cuando “algo abunda, baja de precio”.

Sin embargo los períodos de sequía “no son un problema” para las ovejas sino “al revés, se reproducen más” porque “el origen de la oveja está en el desierto”, recordó.

Hoy “esas razones” de estabilidad económica “siguen vigentes” porque “tenemos una canasta de productos, y porque en la época de sequía nos vamos a acordar de tener más ovejas, que era lo que pagaba la renta y las cuentas”.

La oveja “está en los suelos más pobres pero también pueden adaptarse a los mejores suelos. Puede estar en todos los suelos del país”, sostuvo Gambetta.

Compartir en: