22 de marzo de 2017
Máx. Min.
Ovinos 13 de abril de 2016

Predio con diversificación productiva ganó el concurso de corderos en Expo Melilla.

La diversificación productiva es una de las características de este productor que tiene su predio en Carreta Quemada, San Jose.

Montevideo / TodoElCampo- Darío Castro es administrador de un establecimiento familiar perteneciente a Adolfo Cirvys padre de su señora, ubicado en la  zona de Carreta Quemada, San José. Lograron consagrarse con el brete campeón en corderos del concurso de Expo Melilla 2016. Sin embargo  el predio no tiene al ovino como su principal rubro y es uno de los tantos establecimientos  del país que diversifica su producción.

El  predio, que catalogó como mediano, es lechero  por excelencia, aunque también realizan  ganadería. “Por iniciativa propia, “porque soy seguidor de las ovejas y le tengo aprecio”, explicó en entrevista con TodoElCampo, Se comenzó a criar Texel para consumo personal y, posteriormente, para enviar a frigorífico. Hasta que hace dos años comenzaron a frecuentar eventos con corderos destacados y hoy se alegra con semejante distinción en Expo Melilla.

Los ovinos tienen genética de las cinco mejores cabañas del país, entre ellas de las familias La Cava Campos y Nolberto Paiva, y se alimentan a campo natural y pradera, en un sistema cien por ciento pastoril.

Dadas las dimensiones acotadas del predio, señaló que tiene 70 ovinos puros Texel y 130 son cruza con Corriedale, en un plantel que no supera las 200 ovejas. “Apuntamos a la venta de reproductores para tener animales de muy buena calidad, tanto machos como hembras”, dijo.

PARTE DEL SISTEMA

El establecimiento se atiende por la familia y también cuentan con empleados. El rubro lechero abarca 350 hectáreas con 280 vacas, la ganadería 650 hectáreas y la agricultura forrajera 150 hectáreas.

En ese contexto la incorporación del ovino no se ve como una complicación, porque más allá de las dificultades que presenta, “si tiene un buen manejo, se adaptan muy bien al tambo”, subrayó Castro y agregó que termina por aumentar la ganancia por hectárea.

En su caso, se mantiene al ovino en el predio de la ganadería, hasta que se debe hacer la invernada, donde se traslada tanto al ovino como al vacuno para ganadería al área del tambo, “praderas que se usaron para recría o que quedaron con menor producción para la lechería”, indicó.

En definitiva, Castro indicó que la diversificación es una gran herramienta para momentos como el actual, porque siempre hay un rubro que saca a flote al predio.  

En éste caso, el establecimiento es rentable a pesar del momento que vive la lechería y cada mañana, cuando Castro se levanta a trabajar, deja de lado la situación del sector tambero y busca distraerse en sus otras explotaciones.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: