23 de Agosto de 2017
Máx. Min.
Agricultura 05 de Enero de 2017

Precipitaciones impiden una correcta cosecha de semilla fina

Con excelente calidad, el raigrás se estima tendrá rendimientos cercanos a los 1.000 kilogramos, mientras que la avena superará con creces ese volumen.

Agricultura 05 de Enero de 2017

Precipitaciones impiden una correcta cosecha de semilla fina

Con excelente calidad, el raigrás se estima tendrá rendimientos cercanos a los 1.000 kilogramos, mientras que la avena superará con creces ese volumen.

Montevideo -TodoElCampo- Las precipitaciones de las últimas semanas afectaron el ritmo de la cosecha de semilla fina, señaló a TodoElCampo el integrante de la empresa semillerista Calvase, Guillermo Rovira.

Aunque reconoció que la lluvia “siempre es bienvenida porque es vida”, el técnico manifestó que las precipitaciones cada pocos días perjudican el corte y secado de las semillas antes de su recolección.

Con gramíneas prontas para cosechar, como avena, festuca y raigrás, la logística de cada productor varía, aunque sin embargo, en todos los casos realizan a “un ritmo lento”, aseguró.

Más allá de ello, en líneas generales hasta el momento se observa “muy buena calidad” y, si bien aún no se procesaron todos las semillas, los rendimientos son correctos; cerca de 1.000 kilogramos en raigrás y más de 1.000 kilogramos en avenas. Los rendimientos aceptables no tienen precio y se debe aguardar para saber si el sector muestra rentabilidad.

Sobre los costos de producción, reconoció que hubo un ajuste, tanto en insumos, como en servicios y renta.

Rovira aclaró que la demanda por forrajeras, especialmente por avena, comienza habitualmente en la segunda quincena del mes. Sin embargo, con un verano lluvioso y abundancia de pasturas, quizás su venta no sea temprana, reflexionó.

DEMANDA

La empresa Calvase registró un aumento de ventas en semillas forrajeras en 2016, la cual, según Rovira, no se explica por la disminución de los cultivos de soja en la región, sino por la captación de nuevos clientes de la empresa. Ello se desprende de una siembra de 80 mil hectáreas de soja cuando en 2015 fue de 230 mil hectáreas, y esa importante diferencia no se observa que haya sido cubierta en su totalidad por pasturas.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa 

Compartir en: