23 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Economía 22 de Diciembre de 2015

Pragmatismo, la marca del nuevo ministro de Hacienda de Brasil

También deberá luchar con una gran turbulencia en el Congreso, en el que se tramita un proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff.

Economía 22 de Diciembre de 2015

Pragmatismo, la marca del nuevo ministro de Hacienda de Brasil

También deberá luchar con una gran turbulencia en el Congreso, en el que se tramita un proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff.

Brasilia, Brasil/Agencia Brasil 247/TodoElCampo – El nuevo ministro de Hacienda de Brasil, Nelson Barbosa, es visto por desconfianza por el mercado financiero.

Pero muchos de los que se han apurado a criticarlo por haber participado en puestos centrales en el equipo económico del primer mandato de la presidenta Dilma Rousseff -acusándolo de haber dado su aval a un exponencial aumento de gastos, expansión de subsidios y maniobras de contabilidad fiscal-, omiten sin embargo que Barbosa se enfrentó abiertamente con uno de los principales responsables de esas políticas: el entonces secretario del Tesoro, Arno Augustin.

De buena relación con el sector empresarial, este economista oriundo de Río de Janeiro de 46 años y con un doctorado en la New School for Social Research de Nueva York, siempre dio muestras de evitar acciones voluntaristas y manejarse con rigor técnico, lo que lo enfrentó por momentos con Guido Mantega, el ministro de Hacienda de Brasil desde el 2006 hasta el 2014, y Augustin.

Barbosa, quien deja el Ministerio de Planeamiento, enfrentó a Augustin justamente por defender una reducción de la meta de superávit primario en el 2012 (justificada en la desaceleración del crecimiento) en vez de realizar el maquillaje contable que golpeó la confianza económica.

El enfrentamiento terminó con la salida de Barbosa del cargo de viceministro de Hacienda (secretario ejecutivo) en junio del 2013, cuando el ahora nuevo jefe de Hacienda perdió el apoyo de la presidenta Dilma Rousseff, quien se acercó a Augustin, considerado un intervencionista radical, y del propio Mantega, quien veía en Barbosa un competidor.

Mantega nunca pudo encontrar un sustituto a la altura del viceministro saliente y terminó sintiendo su falta pese a la rivalidad que se había creado entre ambos.

Estudioso de la dinámica de la distribución del ingreso y la pobreza, Barbosa cultivó fama de desarrollista, y en el último año tuvo numerosos choques con el saliente ministro de Hacienda Joaquim Levy. El más visible ocurrió en mayo, cuando prevaleció la visión del ministro de Planeamiento sobre la de Levy, de realizar un corte presupuestario más moderado que el propuesto por el ministro de Hacienda saliente. Esa pulseada provocó que Levy no asistiera al anuncio de congelamiento de gastos.

Recientemente, Barbosa ganó a Levy otra batalla: defendió una meta de ahorro presupuestario primario de 0,5 por ciento del PIB para el 2016, que finalmente fue aprobada, dejando de lado el 0,7 por ciento propuesto por Levy.

La misión de Barbosa será recuperar la confianza del empresariado y el mercado en la política económica del gobierno, en momentos en que Brasil enfrenta una recesión que lo llevará a padecer este año el peor desempeño económico en 25 años y ha perdido el "investment grade" que S&P y Fitch le había otorgado en el 2008.

También deberá luchar con una gran turbulencia en el Congreso, en el que se tramita un proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff.

Barbosa fue secretario de Acompañamiento Económico (2007-2008), de Política Económica (2008-2010) y viceministro (2011-2013), siempre en la gestión de Mantega.

También trabajó en el Banco Central entre 1994 y 1997, al que ingresó por concurso; en el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) entre 2005 y 2006. Previamente había servido en el Ministerio de Planeamiento en el 2003.

Tras dejar el gobierno en el 2013, Barbosa enseñó como títular de cátedra en la Escuela de Economía de Sao Paulo de la Fundación Getulio Vargas y en la Universidad Federal de Rio de Janeiro.

El nuevo ministro pasó todo el fin de semana dado entrevistas y su primera actividad el lunes fue una teleconferencia con inversores extranjeros.

Compartir en: