29 de abril de 2017
Máx. Min.
Gustavo Sacco 16 de marzo de 2015

Pensemos que todos tenemos que trabajar pero lo mejor es no pasar trabajo

Montevideo Hoy intentare compartir un tema que realmente me preocupa y que no aparenta ser importante en los diferentes predios donde nos movemos diariamente. Me refiero al tema instalaciones, tubo y cepo.

Gustavo Sacco/TodoElCampo – Tenemos en muchos lugares instalaciones que son un lujito. Tubos cómodos, cepos que funcionan al pelo y mangas que dan gusto trabajar en ellas con ganado.

Cada día las exigencias de cada predio aumentan. Cada día los predios se tienen que manejar con menos personal o con personal que en muchos casos no tiene la suficiente preparación para trabajar en las mangas.

Aunque les parezca raro en más de una oportunidad nos encontramos e incluso nosotros mismos somos causa de que una vaca o una ternera no entre al tubo, dispare del corral o se asuste con nuestra presencia brusca.

El uso de perros para apurar el paso del ganado dentro de las mangas  y los cortos tiempos que tenemos nos están llevando a golpes, malos tratos y demás con los pobres animales que son al fin de cuentas quienes nos dan de vivir.

¿Quién no conoce el manejo animal en el tambo? Ahí nadie echa perro, nadie grita, nadie anda a las corridas. Ahí todos sabemos que la vaca tiene que estar cómoda para poder dar todo lo que produjo en las últimas 12 horas. Inclusive hasta en algunos tambos le ponemos música, porque sabemos que la vaca en ordeño que esté  confortable lleva a que produzca más.

Ahora bien, ¿qué estamos haciendo  con las vacas secas, y el resto de las categorías, terneras, vaquillonas y demás?

Las instalaciones de trabajo, o mejor dicho para trabajo, deben ser confortables tanto para los animales como para el personal que en ellas se desempeña.

Yo pregunto, ¿trabajamos en las mangas o en las mangas pasamos trabajo?

Cada uno sabrá en su diario batallar cómo están las instalaciones de trabajo.

Hace un tiempo –me refiero a 15 a 20 años- simplemente pasábamos los animales para vacunar contra la aftosa, dar alguna toma y alguna que otra cosa. Hoy las exigencias -coincidirán conmigo- son tremendas. Vacunas -aftosa, clostridiosis, queratoconjuntivitis y alguna otra más que se suma sanidad anual- tuberculina, sangrado, y alguna otra cosita más. Dosificaciones -antiparasitarios, vitamínicos, minerales y ¡cómo no nombrar la trazabilidad! Manejos como demochar, curar bicheras y otros.

Claro que muchas de estas cosas se puede hacer en cualquier tubo, con o sin cepo, pero ¿cuántos cortes en las manos, golpes por palos sueltos y demás heridas nos hemos llevado en esos tubos que dejan mucho que pensar? Lastimar al personal hoy puede ser muy problemático.

Yo les invito a pensar por ustedes, por la gente que trabaja con ustedes, por el futuro de cada predio. Las exigencias son cada vez más y no ceden espacio si queremos seguir adelante. Que quede claro que insisto que se puede, requiere mucha información, programación y ganas de seguir en la carrera.

Pensemos que todos tenemos que trabajar pero lo mejor es no pasar trabajo. Cuando esto último pasa quienes ligan la peor parte son los propios animales que son maltratados, perreados, golpeados y demás.

Compartir en: