28 de abril de 2017
Máx. Min.
Lechería 16 de diciembre de 2015

Pagani desafía a Macri y saca a La Serenísima del programa Precios Cuidados

También se retiran de manera unilateral los criadores de pollos del kirchnerista Domenech. Prat Gay teme que otros sectores se sumen a la rebelión.

También se retiran de manera unilateral los criadores de pollos del kirchnerista Domenech. Prat Gay teme que otros sectores se sumen a la rebelión.

La intención del ministro Alfonso Prat Gay de retrotraer a noviembre los precios se tomó con un primer desafío bravo: La Serenísima y los criadores de pollos directamente anunciaron que se bajan del programa Precios Cuidados de manera unilateral.

Es el primer desafío fuerte de sectores empresarios al presidente Mauricio Macri y se concretan el mismo día que se anunció la eliminación de las retenciones al maíz, trigo y carne y baja de cinco puntos para la soja.

Los criadores de pollos fueron un aliado férreo del kirchnerismo y el conductor de la Cámara de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), Roberto Domenech, incluso fue anunciado como candidato a ministrod e Asuntos Agrarios de Aníbal Fernández si ganaba la gobernación de Buenos Aires.

De manera que no sorprende su actitud desestabilizadora en un momento crítico del nuevo Gobierno, justo cuando trata de desatar el nudo macroeconómico que dejaron Cristina Kirchner y Axel Kicillof.

Lo que si sorprendió y pegó fuerte de la Casa Rosada fue la decisión anunciada de La Serenísima, conducida por la multinacional francesa Danone, pero a la que recientemente se sumó el dueño de Arcor, Luis Pagani, que se suponía era uno de los aliados claves de Macri.

De hecho, fue Pagani quien le sugirió al presidente el nombre de su lobbysta Jorge Lawson para que lo designe ministro de Trabajo. La jugada finalmente estalló por el aire por el rechazo cruzado de Sergio Massa que se intuyó puenteado por José Manuel de la Sota –Lawson era ministro de su gobierno- y de todas las centrales obreras.

El desafío no podría ser más inoportuno. Macri y su equipo económico están tratando de calibrar al máximo los efectos de la inminente devaluación y quieren acotar los efectos sobre la inflación que el propio presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, reconoce que podría tocar el techo del 40 por ciento en el 2016, para luego iniciar un camino descendente, si funciona la política de metas que quiere aplicar Prat Gay.

Es por eso que el ministro de Hacienda y Finanzas anunció que continuará por un tiempo indeterminado el plan Precios Cuidados, que ahora está a cargo del nuevo secretario de Comercio Interior, Miguel Braun, y por arriba suyo el ministro de Industria, Francisco Cabrera, a quien dos sectores muy poderosos y de impacto pleno en la canasta básica acaban de plantear un desafío mayúsculo.

El propio ministro del Interior, Rogelio Frigerio, reconoció la complejidad que enfrentar al afirmar horas atrás que “no somos matones, pero vamos a juntarnos con los empresarios que son los formadores de precios para hablar de la responsabilidad que tenemos todos los actores en Argentina de comportarnos de manera responsable”.

En una reunión reservada con los directivos de la Copal, los funcionarios de Macri ya habían tanteado la posibilidad de retrotraer los aumentos y la negativa fue rotunda.

Una apelación a las buenas intenciones a las que históricamente los empresarios no han sido permeables. De hecho, con toda deliberación otras multinacionales de consumo masivo como Unilever y Procter & Gamble, aumentaron cerca del 40 ciento sus productos entre la rpimera y la segunda vuelta.

El cálculo cínico que hicieron es que el gobierno saliente ya no tenía poder para impedírselos y sea quien sea el que ganara, no iba a poder contradecir la tradición argentina que indica que precio que sube no baja. Por eso, los funcionarios macristas hablan de retrotraer los precios a noviembre, es decir antes del ajustazo.

Esto se habló luego de la segunda vuelta en encuentros informales con directivos de la Copal, la cámara que reúne a las poderosas empresas de alimentos que conduce Daniel Funes de Rioja. Allí luego de recibir las felicitaciones del caso, los funcionarios macristas tantearon por primera vez la posibilidad de retrotraer los aumentos y le negativa fue rotunda.

Lo que temen en el entorno de Macri es que esta rebelión desate una puja de todos sectores económicos por recuperar la rentabilidad perdida, que complique el desarrollo de un programa que tiene la delicada tarea de pasar de un economía con precios reprimidos a sus sistema de libre mercado.
fuente: http://www.lapoliticaonline.com

Compartir en: