24 de Setiembre de 2017
Máx. Min.
Lechería 04 de Enero de 2016

No hay recuperación de la lechería a corto plazo

Directivo de Conaprole sostuvo que a pesar de las complejidades del sector, Uruguay es uno de los países mejor preparado para afrontarlas

Lechería 04 de Enero de 2016

No hay recuperación de la lechería a corto plazo

Directivo de Conaprole sostuvo que a pesar de las complejidades del sector, Uruguay es uno de los países mejor preparado para afrontarlas

Montevideo/TodoElCampo- Finalizó un año duro para la lechería nacional y lamentablemente no se ve a corto plazo una posible recuperación, dijo el directivo de Conaprole Alejandro Pérez Viazzi, en contacto con TodoElCampo.

Más allá de los números negativos y lo tantas veces repetido; sequía importante en el otoño-invierno y año y medio de precios bajos a nivel internacional, Pérez Viazzi apuntó que la producción fue mayor al 2014.

Al cierre del año, se superó los 1.400 millones de litros remitidos a la industria, un 4 % más que el año anterior. Ello, manifestó el directivo de la cooperativa, habla muy bien de la producción. Desde principios de 2015, por consejo de los técnicos, los productores destinaron muchos recursos a la alimentación de las vacas porque el año se presentaba con poco forraje, dijo. La vaca, como matriz productiva, tenía que mantenerse sana y fuerte –comentó- y ello se reflejó en la remisión, lo que colaboró para paliar el precio internacional.

Por su parte –continuó- la industria se mostró preparada pare recibir la remisión a pesar de los valores internacionales, porque se volcó a los productos que más se valorizan, como es el caso del helado, yogurt y postres.

Asimismo, Pérez Viazzi dijo que la cooperativa tiene como fortaleza una gran organización, algo que también se ve en el conjunto de la lechería uruguaya. Se trata de un sector unido y con arraigo en el campo, tanto los propietarios como operarios, acotó.

Agregó el directivo de Conaprole que Uruguay es un país donde existe constante diálogo entre públicos y privados, como también la existencia de centros de investigación con proyectos interesantes y muy importantes. Todo ello hace de la lechería un sector organizado, sostuvo y agregó que ello no sucede en la mayoría de los países competidores. En ese sentido, finalizó la reflexión, Uruguay puede considerarse bien parado ante la actual situación mientras espera el restablecimiento de los valores.

FAL PARA PAGAR DEUDAS ANTERIORES

El integrante del directorio de Conaprole reconoció que productores utilizaron el adelanto del Fondo Lechero (FAL 3) para pagar deudas anteriores. En febrero, cuando se entregue el grueso del FAL 3, los productores deben enfrentar una diversidad de situaciones complejas, explicó y agregó que por ese motivo la cooperativa solicita que elaboren una planificación financiera.

Además, recordó que en febrero se reducirá el número de vacas preñadas, por lo que el ingreso de leche va a ser mucho menor. “Hay que ver cómo se utiliza el FAL 3 para cubrir esos costos”, indicó.

Por otro lado Pérez Viazzi se refirió a los productores que quedaron por el camino, que en su mayoría no pertenecen a Conaprole. Señaló que todos los años se pierden tamberos, pero el 2015 y todas sus circunstancias generaron que ese número aumentara, porque si bien se puede soportar un largo período con pérdidas, todo tiene un límite para los pequeños y medianos productores, indicó.

La cooperativa –explicó- a pedido del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), tomó algunos tamberos que remitían a las empresas que cerraron, porque es sabido que una vez alejados del sector, es difícil volver. Por ello, más allá de la solicitud, Conaprole está en pleno estudio y planificación para atender las necesidades de los productores, dijo.

Indicó que todos los sectores dentro de la cadena quieren mantener sus privilegios, pero el país pasa por una circunstancia compleja y todos los sectores tienen que estar dispuestos a perder algo. En ese sentido, informó que el 70 % de los pequeños productores percibe menos divisas que el 70 % de los trabajadores de la industria láctea y dejó entrever que ello se debería corregir. Insistió que se trata de una cadena donde todos los contribuyentes, cada uno desde su lugar, deben trabajar para mejorar el sector, porque sin leche no hay industria y sin funcionarios no hay leche procesada, acotó.

VENEZUELA Y OTROS MERCADOS

El acuerdo entre los gobiernos de Venezuela y Uruguay, a través de un fideicomiso, “lamentablemente no ha funcionado con la agilidad que pretendíamos”, apuntó Pérez Viazzi. Venezuela, al igual que la mayoría de los países productores de petróleo e importadores de commodities alimenticios, sufre la baja del barril de petróleo y ello colabora con la caída de la demanda.

Aunque desde el propio MGAP se ha buscado darle mayor agilidad a las negociaciones, no se ha podido lograr.

El director de Conaprole también reconoció que el país bolivariano tiene una importante deuda con la cooperativa, aunque aclaró que no llega a los U$S 100 millones como se manejó en un momento.

Más allá de Venezuela –explicó- la empresa escanea permanentemente el mundo en busca de mercados para introducir los productos lácteos. Indicó que los volúmenes en esos mercados no pueden ser grandes, pero una vez dentro se reconoce la calidad de los productos de Conaprole.

Por ello, la cooperativa estudia mercados para diseñar estrategias de adaptación a la demanda de dichos destinos, porque no se puede depender únicamente de los grandes importadores de lácteos, ya que no son más de ocho en el mundo, y Uruguay ya ingresa en siete y muy pronto, seguramente, pueda hacerlo en Japón.

Es la teoría “de los huevos en distintas canastas” dijo, ideal desde lo teórico pero que llevada a la práctica, es más complejo, confesó.

Si bien en algún momento los valores van a cambiar, porque no hay país en el mundo que pueda producir con éstos valores para exportar, por un tiempo se va a tener que seguir remando, dijo Pérez Viazzi, quien no se animó a predecir cuándo sería ello.

Audio: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

 

Compartir en: