27 de Junio de 2017
Máx. Min.
Economía 11 de Noviembre de 2015

Nin Novoa reclamó "flexibilidad" al Mercosur para buscar acuerdos fuera del bloque

"La permanencia en el Mercosur nunca fue puesta en duda, pero eso no significa que no tengamos que marcar las cosas que están mal. En lo comercial, este es nuestro peor momento."

Economía 11 de Noviembre de 2015

Nin Novoa reclamó "flexibilidad" al Mercosur para buscar acuerdos fuera del bloque

"La permanencia en el Mercosur nunca fue puesta en duda, pero eso no significa que no tengamos que marcar las cosas que están mal. En lo comercial, este es nuestro peor momento."

Montevideo- TodoElCampo- En una conferencia en la que dejó clara su adhesión al programa del Frente Amplio en materia de política internacional, el canciller Rodolfo Nin Novoa garantizó la continuidad de Uruguay en el Mercosur pero aclaró que “la permanencia en el bloque en ningún caso puede ser excusa para postergar el intercambio dinámico con otros países”.

El ministro, que participó de un evento realizado en la sede de la Cámara Mercantil y organizado por dicha institución, la Asociación Rural, la Cámara de Industrias, la Cámara de Comercio y la Federación Rural, afirmó que “los países del Mercosur no abandonan su potestad soberana de negociar con terceros. Nosotros no estamos aquí para ser la excepción de la regla”. En ese sentido, destacó la reciente búsqueda de acuerdos diversos con Chile, Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Japón y los países del sudeste asiático.

En alusión directa al programa de gobierno, el ministro detalló tres pilares en materia de política exterior, que son la pertenencia al Mercosur, la obligación de relacionarse con terceros países, y la necesidad de redimensionar la política comercial. “La permanencia en el Mercosur nunca fue puesta en duda, pero eso no significa que no tengamos que marcar las cosas que están mal. En lo comercial, este es nuestro peor momento. La realidad es que 25 años después de haber iniciado este proceso, seguimos trabajando para superar las barreras arbitrarias que se imponen a nuestro comercio”, afirmó. En esa línea, pidió actuar con “sinceramiento y flexibilidad para adaptarnos a las nuevas condiciones del mundo”.

El ministro señaló que cada vez que otros países firman un Tratado de Libre Comercio (TLC), “Uruguay pierde competitividad. No podemos negarnos a ver que otros entran con sus productos sin pagar, cuando los nuestros pagan. Debemos intentar avanzar con el Mercosur, pero si el Mercosur no quiere, es necesario trabajar sobre la flexibilización para poder buscar acuerdos”.

Nin no aludió al reciente fracaso en su intento de promover el ingreso de Uruguay al Acuerdo de Comercio de Servicios (TISA), pero detalló la situación en la que el país quedará ante la firma de otros tratados internacionales, como el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP). “Tenemos que reaccionar, tanto como país como en el Mercosur. Cuando este tratado entre en vigencia, Japón va a bajar los aranceles de la carne para los miembros de 39% a 9%, y Australia y Nueva Zelanda van a tener claras ventajas competitivas. Debemos posicionarnos frente a esta realidad comercial internacional. Lejos de ser un acto improvisado, este es un acto de responsabilidad y mi obligación como canciller”.

Sobre este punto, aclaró que su intención no era “abogar para que entremos solitarios en este tratado, pero pongámonos a reflexionar, porque nos estamos jugando el futuro de nuestras exportaciones. Podemos producir alimentos para 50 millones de personas, pero si no los podemos vender será inútil cualquier esfuerzo”.

En la misma línea, el ex canciller Didier Opertti se refirió a las carencias de un Mercosur que se encuentra “un tanto aletargado” y llamó a hacer una “revisión institucional”, entendiendo que las crisis “no desembocan en la disolución de las multilaterales, sino que permiten que éstas convivan con los acuerdos bilaterales”.

Entre los principales aspectos a mejorar, Opertti se refirió a la necesidad de desarrollar un sistema de control de la legalidad, fortalecer las funciones de la Secretaría General, dejar de lado las ideologías y lograr una flexibilización interna. “Nos estamos quedando con acuerditos y el mundo sigue andando”, aseguró. Ante el gesto aprobatorio de Nin Novoa, se manifestó “partidario de promover una revisión institucional de este instrumento. Es necesario que el Parlamento del Mercosur no mire para el costado y que Brasil despierte”.

Por su parte, el ex canciller Sergio Abreu, quien cerró el encuentro, manifestó su preocupación por la reciente “ideologización” de la política exterior y llamó a “tener cuidado para no perder credibilidad”. Lamentó que en diversos aspectos del relacionamiento externo se trabaje con “un criterio de fuga hacia adelante”, objetó la salida de las negociaciones por el TISA y reiteró su rechazo a la presencia de Venezuela en el bloque regional. “A la esquizofrenia del Mercosur, le agregamos el delirio tropical”, argumentó.

Abreu se mostró alineado con el planteo de flexibilidad planteado por los otros dos expositores, pero advirtió que se debe tener cuidado, porque “cuando se patea el clavo con los países grandes, el tétanos afecta a los pequeños”.

Compartir en: