13 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Actualidad 31 de Diciembre de 2015

Mirar el mañana, viviendo la vida en vez de soñarla

No perdamos la ambición ni el deseo de superarnos. Ambos son legítimos estímulos, pero no deben medirse por las posiciones que se alcanzan, por la riqueza que se tiene o por el poder que se ejerce. En una frase: el fin nunca puede justificar los medios.

Actualidad 31 de Diciembre de 2015

Mirar el mañana, viviendo la vida en vez de soñarla

No perdamos la ambición ni el deseo de superarnos. Ambos son legítimos estímulos, pero no deben medirse por las posiciones que se alcanzan, por la riqueza que se tiene o por el poder que se ejerce. En una frase: el fin nunca puede justificar los medios.

Sergio Abreu-Montevideo/TodoElCampo – En estos días es bueno mirar hacia el mañana, viviendo la vida en vez de soñarla, apostando a la tolerancia y a la libertad, que no es otra cosa que marcar el rumbo a los que nos sucederán.

Tenemos que aprender a perdonar sin olvidar, a ser menos jueces de los demás y a ser mas exigentes con nosotros mismos; porque en realidad somos mas deudores que acreedores en todos los órdenes de la vida.

No perdamos la ambición ni el deseo de superarnos. Ambos son legítimos estímulos, pero no deben medirse por las posiciones que se alcanzan, por la riqueza que se tiene o por el poder que se ejerce. En una frase: el fin nunca puede justificar los medios.

Por eso, en este viaje fugaz de nuestra aventura humana no hay excusa para olvidar a los que ya no están, y menos a los que están, a los que nos quieren y nos necesitan, y que sólo esperan de nosotros apenas una caricia o una sonrisa.

El Uruguay necesita mas afectos que bienes materiales.

Los que vivimos en esta sociedad lo haremos mejor si en vez de tratar de hacer lo que queremos, queremos lo que hacemos.

Tenemos que ser nosotros, viviendo la familia, estudiando, trabajando , disfrutando nuestros tiempos libres, compartiendo toda expresión artística, escuchando a los que siempre tienen algo que decir y construyendo armonías.

Tendremos una sociedad sana si su gente es capaz de entenderse y respetarse reciprocamente. Y su gente somos nosotros, que queremos mejores gobernantes, generaciones debidamente educadas y recuperar valores que nos permitan reconocernos en los que vienen.

De esa forma, cualquier tiempo futuro será mejor.

Y no es poca cosa .

Feliz 2016.

Compartir en: