29 de marzo de 2017
Máx. Min.
Horacio Jaume 23 de enero de 2017

Más dudas que certezas

Los precios de los productos se recuperan en el mercado internacional y el clima a nivel interno viene dando una buena mano, pero Uruguay sigue siendo un país realmente caro que exige necesariamente que se creen las condiciones para viabilizar la producción nacional.

Horacio Jaume-Montevideo-TodoElCampo – ¿Qué podemos esperar de aquí para adelante?

Esa es la pregunta que nos hacemos todos frente a un panorama que aparece con más interrogantes que certezas.

Frente a esta situación, los primeros días del año ya nos sorprenden, porque cuando supuestamente esperábamos un enero con poca agua, la cosa se presentó al revés. Las circunstancias variaron, hay pasto y a los ganaderos eso les permite determinados tipos de manejo.

En lo que respecta a la agricultura, sobresale el hecho de que en Argentina los cultivos de soja se ven seriamente afectados en amplias zonas, y,  por lo tanto, en el mercado a futuro el precio de los granos se afirma. La sensibilidad de nuevamente se pone de manifiesto frente a casos como el clima.

Pero dejemos este factor y pasemos a otro como la política. Argentina y Brasil cambiaron el rumbo. Estos dos colosos hasta ayer “amigotes” de Hugo Chavez y por lo tanto de la Venezuela Bolivariana, hoy miran para otro  lado, y aquella Venezuela ayer bastonera de una forma de proceder, hoy no puede ni levantar los ojos; su poder o su fuerza estaba basada en los dólares y hoy estos andan de a caballo.

Mientras todo esto sucede, en Europa tampoco la pasan muy bien ya que el mercado común europeo, ayer ejemplo de orden y justicia, hoy está realmente en crisis.

El mundo se mueve y le pasa la cuenta a todos, exije respuestas y no siempre se está en condiciones de implementarlas.

Sí bien sabemos que hay cosas que debíamos hacer y no las realizamos, ahora va a ser mucho más difícil poder implementarlas.

Siempre es importante contar con los más capaces para que estos puedan implementar la mejor salida.

Debemos escuchar y actuar sin soberbia e implementar las mejores condiciones posibles.

Podremos?

Las alternativas no son muchas, es fácil darse cuenta, el problema es que debemos asumir  la realidad.

El tiempo pasa, y si bien los mercados internacionales en algo parecen recuperarse, en la interna parece cosas de titanes poder producir en un país realmente caro.

Compartir en: