21 de Octubre de 2017
Máx. Min.
Vacunos 09 de Febrero de 2017

Más carne de Brasil en el mundo, que apunta a Rusia como mercado clave

El primer exportador mundial de carne, Brasil, tendrá este año un excedente adicional de unas 250.000 toneladas del producto, y proyecta cómo adaptarse a un disminuido, pero en recuperación, mercado ruso.

Vacunos 09 de Febrero de 2017

Más carne de Brasil en el mundo, que apunta a Rusia como mercado clave

El primer exportador mundial de carne, Brasil, tendrá este año un excedente adicional de unas 250.000 toneladas del producto, y proyecta cómo adaptarse a un disminuido, pero en recuperación, mercado ruso.

Montevideo – TodoElCampo -   Según consigna un cable de la agencia EFE fechado en Moscú, los productores de carne bovina de Brasil, presentes estos días en la feria alimenticia ProdExpo de esa ciudad, apuestan por adaptar su oferta al consumidor ruso tras perder el año pasado un 25 por ciento del mercado por la grave crisis económica que vive Rusia.

"Tenemos que adaptarnos. Una de las formas de hacerlo es cambiar la oferta" hacia unas carnes más económicas, acordes a la pérdida de poder adquisitivo que han sufrido los rusos en los últimos años, explicó a EFE, Antonio Jorge Camardelli, presidente de la Asociación Brasileña de Industrias Exportadoras de Carne (ABIEC).

Rusia está en plena transformación de sus hábitos de consumo por la recesión que atraviesa el país, sin superar tras casi tres años de duración y agravada por la depreciación del rublo, que ha perdido la mitad de su valor.

"Habrá que ver cómo le va al rublo, al precio del petróleo y si se mantienen las sanciones de Occidente. Rusia es un socio muy importante para Brasil, y siempre lo será en las exportaciones de carne", subrayó Camardelli, en alusión a que este país está a punto de superar la recesión, según apuntan sus datos macroeconómicos.

Según el portal Elenfiteuta.com, el consumo de carne vacuna en Brasil se desplomó a su menor nivel en 15 años durante 2016 en una conjunción de menor oferta y deterioro en la capacidad de compra de las familias.

Por la pérdida del salario real en el gobierno de Temer en 2016 los brasileños consumieron menos, entre 30 y 35 kilos de carne por habitante al año, un nivel que resulta alto a escala global pero es muy inferior a los 50/60 kilos que consumen anualmente, por caso, argentinos y uruguayos. La caída del consumo es sin embargo significativa.

En 2017, en tanto, la tendencia se estabilizaría por una recuperación de la producción que podría ser volcada al mercado externo y a una tibia mejora del consumo interno tras la pérdida del poder adquisitivo de las familias brasileñas. El excedente productivo se estima en alrededor de 250 mil toneladas de carne que podría desembocar mayoritariamente a la exportación.

Compartir en: