23 de Junio de 2017
Máx. Min.
Actualidad 19 de Abril de 2014

Lo que viene del espíritu nos hace más humanos

Sergio Abreu: En estos días la familia se fortalece, se prioriza el amor y la fuerza de la cercanía afectiva, en una forma distinta de mirar para adentro de nosotros mismos con criterios personales e intransferibles.

Actualidad 19 de Abril de 2014

Lo que viene del espíritu nos hace más humanos

Sergio Abreu: En estos días la familia se fortalece, se prioriza el amor y la fuerza de la cercanía afectiva, en una forma distinta de mirar para adentro de nosotros mismos con criterios personales e intransferibles.

Montevideo-Sergio Abreu/TodoElCampo – Hay un espacio entre el fetichismo y el racionalismo puro; y ese es ocupado por las religiones. Todas son aceptables y respetables cuando el fanatismo no ciega a alguna de ellas.

Esta Semana Santa es para los cristianos una expresión de Fe en un hombre que fue crucificado y que resucitó al tercer día. Que más allá de los misterios que la razón no explica ha resumido su mensaje en el amor, expresado en su primer mandamiento: “Amarás al prójimo como a ti mismo".

Con eso bastaría, hasta para ser un mandato secular y hasta ecuménico, para vivir con sentido la vida mas allá de lo que se entienda por trascender lo terrenal.

En estos días la familia se fortalece, se prioriza el amor y la fuerza de la cercanía afectiva, en una forma distinta de mirar para adentro de nosotros mismos con criterios personales e intransferibles.

El poder material se relativiza, y los que nos viene del espíritu nos hace mas humanos y menos dioses en nuestra vida de relación. Y eso nos debe hacer mas tolerantes, menos soberbios y mas comprensivos en nuestros juicio de valor sobre los demás.

En esta Semana Santa nos sentimos más obligados con los que más sufren, más frágiles por nuestras ausencias queridas y más exigidos en plantear nuestras prioridades más allá de la lucha diaria que nos transforma en rehenes de muestro individualismo.

Los que creemos en Dios tenemos que respetar a los que no creen o piensan diferente; pero, también sabemos, que el amor no es una cursilería novelesca sino una difícil cuesta empinada que tenemos que recorrer cayendo y reincorporando nuestros pasos con la conciencia como el juez mas implacable.

El egoísmo es la enfermedad mas difícil de superar; todos la tenemos en mayor o menor grado, pero, si intentamos amar a los demás como a nosotros mismos, es muy probable que el mundo pueda ser mejor sin distinción de credos, razas y todo lo que consideramos diferente. Y en particular, en nuestro querido Uruguay.

Les deseo a todos unas Felices Pascuas de Resurrección, con el alcance que cada uno le quiera dar a la mejor forma de vivir mas cerca del amor que del rencor y del odio.

Compartir en: