21 de Setiembre de 2017
Máx. Min.
Agricultura 10 de Junio de 2016

Lo que nos dejó la zafra, disparidad de rindes y confianza en el futuro

Dos opiniones técnicas retratan sucintamente la zafra de soja. Desde la expectativa previa hasta la confianza final por los precios que avizora el mercado internacional, pasando por la inercia de aquellos días de extrema humedad que hicieron pensar lo peor.

Agricultura 10 de Junio de 2016

Lo que nos dejó la zafra, disparidad de rindes y confianza en el futuro

Dos opiniones técnicas retratan sucintamente la zafra de soja. Desde la expectativa previa hasta la confianza final por los precios que avizora el mercado internacional, pasando por la inercia de aquellos días de extrema humedad que hicieron pensar lo peor.

Montevideo-TodoElCampo- Tanto el Ing. Franco Malan de la cooperativa CRADECO de Colonia como su colega Ignacio Russi de Barraca Erro –uno en el litoral sur, otro en el centro del país- son coincidentes en las reflexiones que dejó la zafra.

“Primero la confirmación de que no hay año igual a otro. Todos los años son distintos. En el año 2016 llovió en promedio 1.200 mm, el asunto es esa dispersión o esa distribución en los meses. Eso marcó claramente en el centro del país que todos los cultivos sientan la seca primero, y digo primero porque no sólo en el tiempo lo sintieron así sino porque fue el factor que más afectó a los rinde. Todos los cultivos lo sintieron, básicamente la gran área de soja, pero también los sorgos y algunos maíces. Todavía hoy, en Florida, en la zona sur, hay cultivos por cosechar. Entonces eso ha cambiado todo, ha generado una dinámica distinta en la cual creo que no hubo soja que se haya trillado con menos de 14 de humedad, con calidades muy dispares hacia la pérdida de calidad”, comentó Russi. Para una de las caras visibles de Barraca Erro, este aspecto marcó la zafra con pérdida de kilos y rendimiento.

Un lugar común de productores y técnicos es mirar la próxima zafra como ‘la que nos va a salvar’. A juzgar por las opiniones desde Colonia, el escenario allí es algo diferente al que presenta el centro de la república. “Estamos cerrando la operativa y afortunadamente con resultados que son positivos para los productores, partiendo de la base que el 80% de la soja acá es de segunda, que venían de rendimientos de invierno muy buenos. Estamos cerrando la soja con un rendimiento de 2.300 kilos de promedio por hectárea, y afortunadamente con parámetros de calidad para lo que es la exigencia de exportación”, explica Malan desde CRADECO, al litoral sur del país. En la zona donde conviven sanamente las pasturas, reservas de forraje, producción de carne y leche, el sabor final es dulce luego de tantas subidas y bajadas. Si bien pasó todo por secadora, tiene un costo extra porque no se pudo cosechar seco en ningún momento, pero los cultivos se juntaron y aparte se dio el repunte al final de los precios, donde realmente hizo una diferencia. En base a eso se logró capitalizar mucho la suba de precios, donde al final el promedio de ventas de la cooperativa anduvo en torno a los 370 dólares, lo cual es significativamente superior a los 3,10 y 3,20 que valía un mes atrás”.

El productor pasó por todos los estados de ánimo durante el ciclo de cultivo, pensando primero que necesitaba rinde, luego que no lo tenía y después la calidad. El Ing. Russi comentó que los promedios de la zona centro es muy difícil enmarcarlos, pero rondan 1.500 a 1.800 kilos, con un 70% de resultados. Para salir adelante, la recomendación es una sola: “hacer mejor agronomía”. El técnico sostuvo que “hay muchos que se quedan, que están haciendo buena agricultura. Quizás los números no son espectaculares como otros años pero están haciendo una agricultura de números verdes, con menos rentabilidad tal vez pero con números verdes. Hoy el precio de soja en el mercado a futuro está a 400 y algo de dólares, cosa que no pasa hace un montón de tiempo, quizás dos años. Y eso incita mucho a mirar para adelante y ver un horizonte más próspero”.

En la misma línea positiva asume protagonismo el Ing. Malan desde CRADECO. “En lo que es cultivo de invierno la gente está optando por diversificar, se ha sembrado un área interesante de canola, el área de cebada se está multiplicando por 2 con respecto al año pasado. Es cebada cervecera para maltería, bajo contrato. El resto del área se hace con trigo, si bien va a tener una caída significativa basada en el crecimiento de la cebada y no tanto en que queden campos sin sembrar”.

Compartir en: