25 de marzo de 2017
Máx. Min.
Agricultura 28 de mayo de 2016

La revolución tecnológica abre una nueva era para la agricultura

La irrupción del autoguiado, que permite con la tecnología GPS programar la ruta de un tractor sin que el conductor tenga que maniobrar el volante, ha supuesto un cambio radical, pero parece ser sólo un punto y seguido

España-El Economista/TodoElCampo – El avance que ha supuesto la agricultura de precisión en busca de un mayor ahorro de insumos, comodidad y mayor rentabilidad, ya no es suficiente. Las marcas han iniciado una carrera por una agricultura de control total donde ya no es bastante con que el agricultor utilice la tecnología disponible para hacer los trabajos con la mayor precisión o eficiencia, sino que ahora, tractores, aperos de última generación e incluso drones interactúan y se comunican entre sí para saber cómo se ejecuta el trabajo.

La irrupción del autoguiado, que permite con la tecnología GPS programar la ruta de un tractor sin que el conductor tenga que maniobrar el volante, ha supuesto un cambio radical, pero parece ser sólo un punto y seguido.

Ahora, la información ya no es unidireccional, sino que es bidireccional, con el añadido de que todos los datos se pueden guardar, analizar y utilizar para ser más eficientes cada vez. "El mundo agrícola ha abierto la puerta a los datos para poder descubrir un mundo entero de posibilidades", describe Pedro Cernuda, responsable de nuevas tecnologías de Agrícola Castellana concesionario John Deere.

INTEGRACIÓN INTELIGENTE.

En este sentido, en el grupo AGCO también están trabajando en el desarrollo de lo que ellos han denominado "Integración inteligente". Así, Fendt perfecciona sus vehículos incorporando sistemas electrónicos de vanguardia para agricultores y empresas de servicios profesionales. El concepto de Fendt es "la integración", que aporta "una ventaja decisiva, ya que no solo ofrece funciones para aumentar la eficiencia, sino que las conecta entre sí de forma inteligente", señala Rafael Millan, ATS & Fendt specialist de AGCO Iberia.

"De poco sirve mantener trayectoria del tractor si la sembradora se desvía lentamente por la pendiente", comenta Jesús Manuel García, técnico GPS y jefe post venta de Talleres Argasa de New Holland. Por eso en la multinacional azul han desarrollado una gama de de soluciones para ofrecer la máxima precisión en el guiado de los vehículos donde plantadoras y sembradoras reciben señales de corrección para seguir fielmente la trayectoria del tractor. Ejemplos son el sistema Trueguide o el Truetracker. En el primero la dirección del tractor se modifica para compensar la alineación del apero mientras que en el segundo, el Truetracker, dirige independientemente el apero incluso en pendientes muy pronunciadas y terrenos accidentados.

A esta ecuación de intercambio de datos y órdenes entre el apero y el tractor se le empieza a añadir un nuevo protagonista: el dron. Este equipo realiza un vuelo y por ejemplo, identificando el color y la intensidad de la clorofila, nos crea un mapa para saber dónde y cómo hay que abonar en nuestra parcela. Sistemas de control de insumos más desarrollados nos conducen cada vez más a una agricultura más automática donde el agricultor está más preocupado de la gestión y el control de su flota que de la ejecución. El profesional del futuro utiliza la información disponible para que las máquinas sean las que realicen el trabajo de forma más precisa. Con los nuevos sistemas de control automático de secciones o hileras se evita la superposición de semillas y fertilizante. "Basándose en el sistema GPS, el tractor activa y desactiva automáticamente determinadas secciones de la plantadora en zonas ya cubiertas, hileras terminadas en punta o vías fluviales, aumentando así el rendimiento y eliminando el desperdicio de insumos", aclara García, de Argasa New Holland.

Los avances técnicos y la cantidad de información que ahora tenemos disponible para gestionar nuestra explotación es abrumadora. Por ello, las empresas de maquinaria han creado herramientas para poder utilizar toda esta tecnología y datos de forma sencilla e intuitiva.

Es el caso de John Deere y su Centro de Operaciones MyJohnDeere.com, un portal accesible desde cualquier dispositivo donde se puede gestionar el negocio y la flota.

Las aplicaciones son numerosas. Una de las más llamativas es, que al igual que en la Fórmula Uno, podemos acceder y controlar todos los datos de la telemetría de nuestros equipos: consumos de gasoil, temperaturas de aceite, cuánto tiempo está parado o trabajando, si castigamos mucho o no el motor, las horas que estoy cosechando, cosechando y descargando o con el tractor parado y descargando, etc. “Toda esta información nos ayuda a tomar decisiones para mejorar el funcionamiento y trabajo de nuestros tractores y aperos”, comenta Pedro Cernuda, de Agrícola Castellana concesionario John Deere. En el aspecto agronómico, el Centro de operaciones MyJohnDeere.com guarda y organiza los datos de todos nuestros campos para compararlos con los de años anteriores y tomar decisiones basadas en datos y conclusiones fiables para la siguiente campaña.

Otro ejemplo viene de la gestión de la cosecha. La BigBaler de New Holland dispone de un sensor de humedad para determinar la humedad exacta y evitar que se empaque un producto que no esté preparado para ello. Otro sistema es ItelliFill para la picadora de forraje que, equipado con una cámara 3D, detecta el borde del remolque supervisando la descarga hasta llenarlo por completo y sin pérdidas.

(*) Artículo original publicado en El Economista el 21 de mayo de 2016. Foto de tecnoplc.com.

Compartir en: