23 de marzo de 2017
Máx. Min.
Economía 28 de mayo de 2016

La otra cara del Ajuste Fiscal: perjuicio a las empresas y desaliento a la inversión

Las medidas se suman al Decreto del 28 de diciembre donde se elimina la devolución por inflación

Montevideo / TodoElCampo-Más allá del aumento del Impuesto a las Rentas de la Persona Física (IRPF) y del Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS), los anuncios del ministro de Economía y Finanzas (MEF), Danilo Astori, también alcanzan a las empresas y desalienta la inversión, manifestó a TodoElCampo el titular del Estudio Bonomi, contador Diego Bonomi.

El especialista señaló que el aumento “se veía venir”, porque “los países son como la familia, si uno gasta más de lo que gana, en algún momento alguna medida hay que tomar”, y sobre todo “cuando uno gasta y no invierte”, acotó.  

Para Bonomi, el ajuste limita el crecimiento del país en los próximos años, porque si bien trascendió el aumento que afecta directamente a la mayor proporción de la población, IRPF y el IASS, hay otras medidas “de las cuales se ha hablado muy poco y que afectan en general a las empresas, y a las agropecuarias en particular”, comentó.

SE ELIMINARÍAN LOS SUELDOS FIJOS PATRONALES

Bonomi, basado en la declaración del ministro Astori el pasado lunes y en artículos de prensa, uno de los ajustes que se proponen es la eliminación del Sueldo Fijo Patronal, el cual data desde hace décadas.

El Sueldo Fijo Patronal dicta que todo dueño o socio de una sociedad personal, no ingresa la Sociedad Anónima, que hace aportes a la Banco Previsión Social (BPS) y trabaja en la empresa, tiene derecho a deducir un sueldo ficto que está en el orden de los $ 600 mil anuales. Al eliminarse esa norma, “hay empresas que van a pagar entre $ 150 a $ 450 más por año”, apuntó.

Asimismo, aclaró que eso sería para quienes tienen facturación mayor de U$S 400 mil. En ese sentido, manifestó su molestia por la falta de equidad. Se habla de un impuesto que no tiene franjas, por lo que las empresas que facturan U$S 390 mil no ingresan en el mismo y tienen un ahorro fiscal.

OTRAS MEDIDAS

También planteó el ministro la deducción de pérdidas fiscales. Hasta el momento, una empresa que tienen pérdidas un año y al año siguiente ganancias, deduce sus pérdidas del año anterior en el presente año. Sin embargo, la nueva medida obligaría a pagar el impuesto y posteriormente deducir las deudas. Por lo tanto, si una empresa logra una ganancia que es la mitad de las pérdidas del año anterior, antes de deducir su deuda debe aportar los impuestos. “Imagínate lo que va a ser este año, con los resultados de la soja”, ejemplificó.

Otra medida hace foco en las utilidades de la empresa. Explicó que al distribuir ganancias entre los socios de una empresa, la Dirección General Impositiva (DGI) sustrae el 7 % a cada socio. Lo sorprendente, apuntó Bonomi, es que si por tres años no se distribuyen las utilidades, el Estado igual cobra el7 %. “No sé cómo van a hacer desde lo constitucional para redactar eso, porque si es un impuesto a las utilidades y ellas no están, ¿cuál es la base del impuesto?”, reflexionó.

 

Estas medidas se suman al Decreto del 28 de diciembre de 2015, cuando se eliminó el ajuste por inflación.

En definitiva, Bonomi manifestó que estas medidas “atentan contra la reinversión” por parte de las empresas. Además, cree que las personas optarán por gastar menos, lo que resentirá la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Específico Interno (IMESI). En definitiva “nos quedan grandes dudas”, dijo.

Señaló que “hay que bancar el jolgorio de los años anteriores”, y eso, “es lo que a uno más le duele y molesta. Estamos acá por una mala administración y es lo que nos lleva a darle palo a la gente”, finalizó.

Producción: DiarioRural

Redacción: Damián Musso Sosa 

Compartir en: