19 de Agosto de 2017
Máx. Min.
Economía 18 de Febrero de 2016

La inflación "aún está bajo control", sostuvo Ignacio Munyo

El gasto público crecerá 3 % en términos reales, mientras que la recaudación fiscal será menor, lo que generará presiones para aumentar el déficit fiscal y la tasa de inflación, opinó el economista.

Economía 18 de Febrero de 2016

La inflación "aún está bajo control", sostuvo Ignacio Munyo

El gasto público crecerá 3 % en términos reales, mientras que la recaudación fiscal será menor, lo que generará presiones para aumentar el déficit fiscal y la tasa de inflación, opinó el economista.

Montevideo/TodoElCampo – En lo que va del 2016, se registró una suba del dólar esperable para el momento que pasan las economías emergentes, dijo el economista Ignacio Munyo a TodoElCampo. En ese marco, el dólar recobró valor en relación al resto de las monedas, explicó, e informó que éste se encuentra por encima de los registros históricos más altos de la crisis del 2002. Con el valor de U$S 31,6 interbancario, supera el guarismo de setiembre del año 2002, dijo.

Señaló que se debe tener cuidado porque “el valor del dólar, que es un bien más, es el que menos ha subido” y “vale tres veces más cualquier otro bien”. Entonces, argumentó Munyo, eso quiere decir que Uruguay está caro en dólares en relación al resto del mundo. Señaló que ello explica el por qué, a pesar que el dólar ha subido tanto, el país sigue con disparidad cambiaria extremadamente elevada.

“Lo que hoy se compra a $ 100 acá, se consigue a $ 65 en Brasil. Esto habla de por qué la situación de los exportadores es tan compleja estos años, y ni que hablar en la zona de la frontera con Brasil, donde la situación es de crisis”, apuntó.

Algo similar sucede con Argentina, expuso el especialista, aunque se registró una mayor paridad luego de su devaluación. Y respecto al resto del mundo y la zona dólar, “se podría decir que es mejor que la relacionada a Brasil, pero aun así es de desequilibrio”, acotó.

PARA EL EQUILIBRIO COMPETITIVO…

Según el economista, para que Uruguay logre una situación de equilibrio en competitividad cambiaria en la actualidad, debería tener el dólar a $ 38. Sin embargo, indicó que ello es imposible, porque implica la suba de la inflación por encima al 10 %, algo que el gobierno no está dispuesto a hacer. Ello se debe a que la inflación por debajo de los dos dígitos “es el ancla fundamental que ha tenido la política macroeconómica en el país en los últimos 10 años”, recalcó.

Por ende, Munyo reconoció que el gobierno no se enfrenta a una situación sencilla de resolver, ya que todas las medidas que se puedan tomar en la actualidad son para evitar un mal menor.

De la misma forma, explicó que los especialistas  no esperan que Uruguay recupere la paridad cambiaria con Brasil y el mundo a corto plazo, “esto va a ser una situación lenta y el gobierno va a intentar sostener todos los equilibrios al mismo tiempo”, aclaró.

LO QUE SE VIENE

Para fin de año los especialistas esperan un dólar a $ 35, siempre y cuando no suceda nada extraño a nivel internacional que cambie el valor en Uruguay. Algo que podría suceder, dijo Munyo, si se piensa en la inestabilidad de la economía y política brasileña y la volatilidad de las economías mundiales. 

BATALLA CONTRA INFLACIÓN

“Esa batalla todavía no está perdida”, subrayó Munyo, quien indicó que el gobierno mantendrá esa premisa.

A su vez, sostuvo que si bien la situación es difícil de sostener, el gobierno tiene dos puntas para jugar. “La primera, es la baja del precio internacional del petróleo que llegó para quedarse por lo menos por unos años más. A nosotros nos permite realizar una baja importante en los combustibles, que todavía no se ha instrumentado porque se ha decidido beneficiar el resultado fiscal ante la ganancia de competitividad de la inflación”, dijo. En ese sentido, si se bajaran los combustibles en los próximos meses, se podría tener una inflación bajo control y generar incentivo para mayor competitividad, añadió.

Respecto a la suba de algunos productos, dijo que ello se debe a que acompañan la inflación. Asimismo, indicó que es necesario tomar medidas puntuales, pero aclaró que no pueden ser acuerdo de precios con los supermercados, “porque sabemos que ni acá, ni en ninguna parte del mundo son eficientes”. Entonces, insistió en la necesidad de mantener la política monetaria contractiva como se ha efectuado en los últimos tiempos, “para dar una mayor expansión de la cantidad de dinero y controlar la política fiscal”.

También se refirió al problema que genera el gasto público, el cual crecerá 3 % en términos reales, mientras que la recaudación fiscal se estima menor; lo que generará presiones para aumentar el déficit fiscal y eso no contribuye a una menor tasa de inflación.

En ese sentido, dijo que “todavía estamos a tiempo para tomar algunas medidas y evitar que la inflación se nos vaya por encima del 10 %, que a nuestro entender es una señal muy fuerte que no puede debilitar el compromiso macroeconómico, y ojalá que no se pierda a lo largo de éste año”, reflexionó.

Según Munyo, en 2016 la actividad económica se debilitará como se preveía, lo que genera menos presión en la demanda y para la suba de precios internos. “Por ese lado se espera que haya menos presiones inflacionarias”, comentó.

Además, apuntó que muchos de los productos que se consumen en Uruguay son importados y aquellos que no lo son, también sufren una “dolarización psicológica”, y ello se refleja en subas importantes del resto de la economía, acotó.

Señaló que lo importante para las personas es no endeudarse en una moneda en la cual no percibe sus ingresos.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: