15 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Economía 05 de Marzo de 2016

La inflación anual superó el 10 % a pesar de la "guerra declarada" del gobierno para combatirla

La realidad del país cambió con la caída del precio de los commodities, la desaceleración de China y el fin del programa de expansión monetaria de EEUU. que quitaron fuerza al "viento de cola" que Uruguay aprovechó por muchos años.

Economía 05 de Marzo de 2016

La inflación anual superó el 10 % a pesar de la "guerra declarada" del gobierno para combatirla

La realidad del país cambió con la caída del precio de los commodities, la desaceleración de China y el fin del programa de expansión monetaria de EEUU. que quitaron fuerza al "viento de cola" que Uruguay aprovechó por muchos años.

Cr. Lic. Gonzalo Gatti Irastorza*-Montevideo/Finanzas Uruguay/TodoElCampo – Hace un año, cuando iniciaba el nuevo período de gobierno del Dr. Vázquez, se anunciaba el objetivo de bajar la inflación en los próximos 18 meses hacia un 5 %. Teniendo en cuenta que en aquel entonces el IPC anual crecía a un ritmo del 7.5 % y se encontraba en su nivel más bajo de los últimos cuatro años seguramente se pensó que la intención era posible y así se le hizo saber a la opinión pública.

Desde este espacio advertimos en nuestro informe semanal del 6 de marzo del pasado año 2015 que el objetivo de bajar la inflación al 5 % era algo improbable y que de hecho ese 7.5 % de incremento de precios anual que existía al iniciar el nuevo gobierno era a costa de un retraso en el aumento de las tarifas públicas ocurridas fundamentalmente en año electoral. Justamente ese retraso había contribuido a deteriorar el déficit fiscal del país y por lo tanto pensábamos en aquel entonces que era insostenible en el tiempo.

¿QUÉ FUE FINALMENTE LO QUE SUCEDIÓ?

Efectivamente Uruguay se vio obligado a devaluar su moneda para cuidar el volumen de sus exportaciones y a recomponer los precios de las tarifas públicas para frenar el peligroso ascenso del déficit fiscal del país que comenzaba a amenazar la muy buena calificación internacional de la deuda uruguaya. Por el momento el país ha tenido éxito en ese sentido y el grado inversor sigue siendo el principal activo intangible de nuestra economía, como justamente lo reconoció esta semana el Presidente de la República por cadena nacional al celebrarse su primer año de gobierno.

PERO TODO TIENE SU COSTO CUANDO LA ECONOMÍA INGRESA EN UNA FASE DE FRANCA DESACELERACIÓN…

La realidad del país cambió con la caída del precio de los commodities producto de un nuevo escenario internacional menos favorable. La desaceleración de China y el fin del programa de expansión monetaria de los EE.UU. quitaba fuerza a ese famoso “viento de cola” que Uruguay aprovechó por muchos años y que nos había acostumbrado a un dólar “planchado” y una inflación de un dígito. Teniendo en cuenta el contexto económico pensamos en su momento que la única forma de frenar la inflación era achicar el gasto público y moderar los ajustes salariales, ambas medidas que implicaban un fuerte costo político fundamentalmente para un gobierno de izquierda. El resultado era obvio, la inflación estaba condenada a subir y los riesgos de estanflación eran evidentes como advertíamos en informes anteriores.

SE TUVO QUE DEJAR CAER UNA COPA…

Hace un tiempo escuchábamos decir acertadamente a un analista local que el gobierno tenía en su bandeja varias copas (inflación, déficit fiscal, competitividad, etc…) y que no podía sostener todas esas copas a la luz de la nueva realidad económica. Evidentemente la copa que se está dejando caer es la inflación con el objetivo de cuidar la competitividad a través de la suba del dólar y frenar el crecimiento del déficit fiscal mediante el ajuste de tarifas. En línea con este razonamiento pensamos que la inflación es un problema que vino para quedarse y que podría agravarse si el contexto internacional se complica aún más para Uruguay. No es una opción frenar al dólar o atrasar nuevamente ajustes de tarifas, al menos por ahora…

EL TIPO DE CAMBIO LLEGÓ A BATIR SU RECORD NOMINAL HISTÓRICO ESTA SEMANA

Desde el año 1993 nuestro país tiene como moneda oficial el actual peso uruguayo. El dólar había tenido su precio máximo en pesos en la crisis del 2002 cuando llegó a cotizar $ 32.40. Esta semana la moneda estadounidense llegó a superar los $ 32.50 batiendo su record nominal histórico para finalmente retroceder fuertemente ayer jueves donde cerró a un promedio interbancario billete de $ 32.366 afectado por la suba de tasas en pesos de las Letras de Regulación Monetaria que el BCU volvió a licitar. De todas formas para realizar una comparación correcta lo importante son los precios reales, es decir ajustados por inflación. Esos $ 32.40 del año 2002 equivalen a aprox. $ 92 al día de hoy, claramente aún estamos muy lejos en materia de tipo de cambio con relación a ese complicado período para el país y de hecho los salarios en dólares siguen siendo elevados en términos históricos, aunque en franco descenso.

(*) El autor del artículo de análisis, Cr. Lic. Gonzalo Gatti Irastorza, es el responsable de Finanzas Uruguay. La nota se trata de un artículo de opinión y no es asesoramiento.

Para contactar Fianzas Uruguay hacerlo mediante correo finanzasuruguay@hotmail.com

Compartir en: