22 de Setiembre de 2017
Máx. Min.
Economía 07 de Mayo de 2016

La inflación anual detiene su crecimiento pero 2016 mantiene el incremento de precios

La inflación que padecemos por lo tanto no es importada, se produce por desequilibrios macroeconómicos que obedecen a decisiones políticas.

Economía 07 de Mayo de 2016

La inflación anual detiene su crecimiento pero 2016 mantiene el incremento de precios

La inflación que padecemos por lo tanto no es importada, se produce por desequilibrios macroeconómicos que obedecen a decisiones políticas.

Cr. Lic. Gonzalo Gatti Irastorza-Montevideo/Finanzas Uruguay/TodoElCampo – Si bien es cierto que la inflación anual (la que mide los últimos doce meses corridos) ha bajado levemente desde el 10,60 % al 10,47 %, desde nuestro punto de vista la situación sigue siendo preocupante.

La pequeña caída mencionada se dio en un contexto particular donde el dólar retrocedió levemente, situación que no esperamos que se repita en los meses siguientes. Es decir que no hubo una disminución de las presiones inflacionarias que está padeciendo el país, y que por otro lado contradicen la fuerte desaceleración económica que se está observando en prácticamente todo el territorio nacional.

Si nos fijamos en la inflación acumulada del período enero – abril 2016 que ya alcanzó el 5,64 %, nos tenemos que remontar hasta el año 1997 para encontrar una inflación más elevada en este período del año. Y si eliminamos la distorsión en la medición que provoca el programa UTE premia que traslada inflación de diciembre para enero, la situación no cambia mucho ya que en los últimos 19 años solo el 2003 supera en materia de incremento de precios del primer cuatrimestre al presente año 2016.

Uruguay definitivamente se ha afianzado en niveles de inflación de dos dígitos y desde nuestro punto de vista han crecido notoriamente las probabilidades de caer en un proceso de estanflación económica que implica un estancamiento de la economía pero con niveles de inflación elevada.

Los gremios de trabajadores no están dispuestos a ceder en sus negociaciones de salarios y el gobierno tampoco tiene pensado reducir su gasto público de forma significativa, de hecho el presupuesto aprobado supone un crecimiento económico mayor y por lo tanto un incremento del gasto. El problema está instalado y se podría pagar (o ya se está pagando) con pérdidas de empleo, incrementos de impuestos o tarifas públicas y deterioro de las cuentas fiscales del país. Hemos ingresado claramente en una nueva fase del ciclo económico y los desafíos serán importantes para los años que se avecinan.

Hasta el momento los países del norte se mantienen con tasas prácticamente nulas y en algunos casos hasta negativas para reactivar sus economías y eludir la deflación de precios que sigue latente en algunos países. Uruguay se sigue beneficiando de esta situación ya que los inversores internacionales necesitan trasladarse a los países emergentes para conseguir inversiones rentables. El enlentecimiento del proceso de normalización monetaria en los EE.UU. ha sido una excelente noticia para la región en ese sentido.

La inflación que padecemos por lo tanto no es importada, se produce por desequilibrios macroeconómicos que obedecen a decisiones políticas. Nuestro país ha recibido inclusive ciertas presiones deflacionarias internacionales a raíz de la caída del precio del barril del petróleo que no se pudieron trasladar a precios por problemas de índole local.

Las exportaciones siguen cayendo y Uruguay necesita aumentar aún más su tipo de cambio para reactivar sus ventas al exterior. Estamos en condiciones de incrementar nuestras proyecciones sobre la inflación para el presente año 2016 que ahora se ubican en el 11 % como piso. Por otro lado mantenemos también un piso de $ 35 para el dólar a diciembre.

(*) El Cr. Lic. Gonzalo Gatti Irastorza es responsable de Finanzas Uruguay.

Compartir en: