27 de abril de 2017
Máx. Min.
Sergio Abreu 02 de abril de 2014

La elección de quienes nos gobiernan

Sergio Abreu: "La mayoría del gobierno no cree en el Estado de Derecho. No creía antes cuando se levantó en armas contra las instituciones formales, y menos ahora que con habilidad de embalsamador nos muestra un cuerpo sin huesos, venas ni nervios·.

Montevideo-Sergio Abreu/TodoElCampo – No tengo otro sentimiento que el de fraternidad con todos aquellos que son tolerantes, comparten valores y creen en la libertad republicana, es decir, pluralismo y separación de poderes.

También creo en la firmeza de carácter (que no es lo mismo que “mal carácter”), en la experiencia de la madurez del pensamiento (no en los años que cada uno tiene), en la transparencia de la conducta, tanto en el manejo de negocios privados como en los asuntos públicos.

Fundamentalmente, la coherencia de las ideas y la lealtad en las conductas hacen a la confianza que despierta una persona.

No entiendo la política como el objetivo supremo de conquistar el poder o el ámbito en el que el fin justifica los medios.

Por eso, voy a seguir compitiendo hasta el final en la interna del Partido y después también.

La encuesta que vale es la que se hace hacia dentro de la conciencia, la que se mide en los ojos de los que confiaron en nuestro esfuerzo y decisión; en la actitud de tantos que se nos suman día a día , y también de los pocos, que como el verso de Yupanqui “van buscando la puerta y se alejan reculando”.

Esas son las razones que me llevan a seguir y mantener el optimismo intacto. A resistirme a los cómodos acuerdos políticos y financieros que nos aseguren una posición. Sobre todo, cuando la memoria política es frágil y el abrazo de un acuerdo beneficioso para las personas dejan por el camino, lo que hicimos , dijimos, pregonamos, y especialmente combatimos.

No somos jueces de nadie; sólo hay dos justicias: la terrenal con sus falencias pero siempre preferible, y la Divina, en la que no hay apelaciones, chicanas ni incertidumbres sobre el fallo.

A las dos nos sometemos, pero pasando en nuestro caso por el juicio de la soberanía popular, la que elige sus representantes libremente y necesita que sus dirigentes defiendan los mismos valores.

La mayoría del gobierno no cree en el Estado de Derecho. No creía antes cuando se levantó en armas contra las instituciones formales, es decir, contra el cuerpo normativo del país, y menos ahora que con habilidad de embalsamador nos muestra un cuerpo sin huesos, venas ni nervios.

Esto que reflexiono no es poca cosa; es la base de nuestra reglada existencia en el marco de la libertad.

El “todo da igual” nos destruye como personas y como sociedad, por lo que nadie puede ser indiferente.

Depende de todos nosotros, y no precisamente, de como “los de arriba” como se dice, acomodan el cuerpo para mantenerse en sus posiciones de privilegio.

A muchos esto poco les importe, pero tienen que saber, que los que les suceda en su educación, seguridad o salud y en la vida de la comunidad son los principales responsables, porque en sus manos está la elección de los que gobiernan.

(Foto de Sergio Abreu en Salto; del Facebook Sergio Abreu).

Compartir en: