26 de marzo de 2017
Máx. Min.
Actualidad 14 de enero de 2017

La concientización es esencial para combatir el desperdicio de alimentos

La región es responsable por el desecho de 78 millones de toneladas de alimentos (15 % del total disponible en la región). En un contexto mundial, se pierden o son tirados de 1,3 mil millones de toneladas.

Tobias Grasso*-Rio de Janeiro, Brasil-TodoElCampo – Contener el desperdicio de alimentos en todo el mundo es un gran reto. Con el aumento de la población y la grande demanda por alimentos, el desperdicio también viene en crecimiento de manera exponencial. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), América Latina ocupa el segundo lugar mundial en producción de carne, leche y huevos, después de Asia.

Pero la región es responsable por el desecho de 78 millones de toneladas de alimentos, o el equivalente a 15 % del total disponible en la región. Cuando el análisis es ampliado a un contexto mundial, se pierden o son tirados de 1,3 mil millones de toneladas de alimentos a lo largo de la industria procesadora y almacenamiento.

Toda la sociedad debe hacer frente al desperdicio y tratar el tema como una prioridad: los productores, la industria, distribuidores y consumidores finales. El descuido en este tema genera pérdidas en toda la cadena e impacta en los negocios, el medio ambiente y la calidad de vida de la población.

INVERTIR EN ENVASADOS.

La inversión en tecnologías de envasado es una de las soluciones posibles, pues promueve mayor seguridad a los alimentos, garantía de origen, conservación de frescura, maximización de vida útil y reducción de residuos.

La concientización en torno del asunto está en crecimiento, sin embargo no hemos llegado en el nivel que necesitamos conquistar.

Según los datos del estudio Soluciones para reducir el desperdicio de alimentos en el mercado minoristas de América Latina llevado a cabo por el instituto Nielsen en colaboración con Sealed Air, nueve en cada diez consumidores latino americanos creen que el material del envase es más perjudicial al medio ambiente que el alimento en desperdicio. Sin embargo, cuando se analiza la energía utilizada en la cadena de producción de carne roja, por ejemplo, el procesamiento de carne en si corresponde por el 63 % del total, mientras los envases representan solamente el 4 %, siendo que estos son responsables por proteger todos las inversiones de las fases de procesamiento, transporte, almacenamiento y comercialización.

Desafortunadamente muchos de los consumidores todavía no tienen conciencia acerca de cómo el desperdicio de alimentos contribuye al agotamiento de recursos naturales, impacta la formación de gases del efecto invernadero y causa sobrecarga en los servicios sanitarios. La falta de información dificulta la implementación de nuevas tecnologías de envasado, que son soluciones reales, practicas, sustentables y eficientes en el combate al desperdicio. Para cambiar esta realidad, la industria y los minoristas deben unirse en la propagación de una concientización mayor.

Cuando mejor informados estén los consumidores, estos tienden a tomar decisiones más concientizadas.

En el estudio los latinoamericanos tuvieron acceso a datos e informaciones para solucionar este problema. Después de entender los impactos causados por el desperdicio de alimentos, el 90 % ha pasado a reconocer el beneficio del empaque en asegurar la frescura por más tiempo, la integridad  del alimento y protección contra microorganismos. Aún, el 84 % de los consumidores apuntaran que valoran tiendas que venden productos que contribuyen con la reducción del desperdicio.

El conocimiento es la principal herramienta capaz de promover un cambio real para que la sociedad pase a priorizar el combate al desperdicio, entienda la importancia y apruebe la adopción de tecnologías de envasado capaces de generar beneficios para toda la industria procesadora de alimentos.

(*) Fuente: Incpen: Consejo de la Industria para el envasado y la investigación para el Medio Ambiente. Foto de Salpimenta.com.ar

El autor Tobias Grasso es el vice presidente para América Latina de Sealed Air Food Care.

Compartir en: