16 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Economía 23 de Mayo de 2016

La Academia de Economía afirma que el MERCOSUR perjudicó a Uruguay

La Academia Nacional de Economía expresó que Uruguay debe estar atento porque las reglas que rigen las relaciones económicas, el comercio y la movilidad de factores, están en un proceso de transformación.

Economía 23 de Mayo de 2016

La Academia de Economía afirma que el MERCOSUR perjudicó a Uruguay

La Academia Nacional de Economía expresó que Uruguay debe estar atento porque las reglas que rigen las relaciones económicas, el comercio y la movilidad de factores, están en un proceso de transformación.

Montevideo/TodoElCampo – El mundo comercial está cambiando. Ante esas variaciones y movimientos Uruguay sigue aferrado al MERCOSUR a pesar de que esa conducta practicada y defendida durante años ha sido perjudicial para el país. Mientras nos encerramos en la región en el mundo se van dando aperturas y surgen espacios comerciales como el TPP y la Alianza del Pacífico en los cuales Uruguay puede participar. De no hacerlo se perderán exportaciones, afirma la Academia Nacional de Economía.

La dinámica comercial global ha sufrido modificaciones. Para bien o para mal, guste o no a los gobernantes y operadores económicos, la realidad no puede ignorarse y obliga a todos los actores a adaptarse a ella. De no hacerlo el perjuicio será muy grande.

El denominado TPP (Trans Pacific Partnership Agreement)  es uno de esos casos y Uruguay no puede ignorarlo.

La Academia Nacional de Economía entiende que el TPP “es una oportunidad para revisar los principios de la inserción internacional del país y el desarrollo de una estrategia negociadora” que se adapte a la “nueva realidad”.

Uruguay debe estar atento porque “las reglas que rigen las relaciones económicas, el comercio y la movilidad de factores, están en un proceso de transformación”.

Sin embargo nuestro país no ha tenido una política de apertura en los “acuerdos comerciales preferenciales” y sólo ha tenido una actitud positiva “en algunos casos puntuales que ejemplifican el potencial” del país como fue el caso del “acuerdo de inversiones con Estados Unidos y la profundización de los acuerdos de libre comercio que se tienen con algunos países de la ALADI (Chile y México)”.

“La performance de la integración regional con los países del MERCOSUR dejó al país con un conjunto de acuerdos comerciales preferenciales muy reducido”, subraya la Academia Nacional de Economía en el texto citado cuyos autores son el director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Uruguay, Ignacio Bartesaghi, y los profesores de la Universidad de la República Carmen Estrades y Marcel Vaillant.

“Los hechos han demostrado que la negociación conjunta en el MERCOSUR más que favorecer los intereses de Uruguay lo han perjudicado”, expresan los académicos, y añaden que es tarea difícil “alinear los intereses de los países para construir una política comercial común en el MERCOSUR”. Integrar ese bloque comercial “no sirvió para ampliar el poder de negociación de Uruguay, lo que hizo fue subordinar al país a intereses comerciales de los países grandes”, expresa y menciona a Brasil.

Dependiente y perjudicado por el MERCOSUR “Uruguay necesita de forma urgente mejorar el acceso al mercado internacional a la canasta de productos con ventaja comparativa que tiene (agroalimentarios y materias primas de origen agropecuario)”.

Pero esa canasta “coincide” con el proteccionismo de muchos países, por lo cual Uruguay se ve obligado a hacer “un esfuerzo” que direccione el “mercado para levantar estas trabas”, y eso constituye “una prioridad evidente” para la política de comercio de Uruguay.

Además de esa redirección “es necesario desarrollar y encontrar nuevas oportunidades en la inserción de los servicios globales en donde el país expresa un gran potencial y es un tipo de especialización comercial totalmente complementaria de la anterior”.

Es imperioso y “no se puede resignar el objetivo de encontrar acuerdos que permitan un catch up tecnológico y un proceso de transformación de la matriz productiva, a través de la integración en cadenas globales de valor”, escribieron Bartesaghi, Estrades y Vaillant.

El MERCOSUR le quitó a Uruguay “la principal característica de la cual debe sacar provecho una economía pequeña”, esto es “la flexibilidad de adaptación y la capacidad de cambio”.

No fue como se creía sino que “la negociación conjunta no potenció” las características positivas para nuestro país “sino que la erosionó”, expresan los técnicos que remarcan: “La idea de las economías pequeñas no puedan negociar acuerdos dada su escasa relevancia económica está ampliamente desmentida por la realidad de la economía internacional”. Puede verse “decenas de economías pequeñas” que “son actores protagónicos del proceso de suscripción de acuerdos. Sacar provecho de la flexibilidad requiere tener un trabajo permanente de monitoreo respecto a los escenarios más probables y poder orientarse en función de estas expectativas”, puntualizan.

“No sirve estar en el estribo de ningún país, dado que las condiciones internacionales cambian de forma abrupta y muchas veces de manera impredecible”, advierte el documento de la Academia.

APERTURA COMERCIAL Y PROTECCIÓN SOCIAL.

Asimismo el texto aclara que no hay contradicción entre la apertura comercial y el cuidado social.

“La política de apertura comercial no tiene que contradecir los mecanismos de protección social que le de sustentabilidad a la liberalización comercial”. Y más adelante: “Es necesario tener claro que las políticas de inserción internacional pueden estar alineadas con estos objetivos o estresar la capacidad de poder cumplirlos. El diseño institucional que le da credibilidad a estas políticas compensatorias es fundamental. La evidencia comparada muestra que las economías más abiertas de forma sostenida registran niveles de gasto público alto en relación al producto, asociados a mecanismos de seguridad social extendidos y profundos. Este hecho da por tierra con una falsa oposición entre liberalización, integración de mercados y papel del estado en la regulación de la actividad económica”.

CONCLUSIONES DE LA ACADEMIA DE ECONOMÍA.

El TPP como la AP (Alianza del Pacífico)  “plantan la posibilidad de iniciar una nueva metodología de acción” comercial diferente a la que Uruguay ha desarrollado. Son acuerdo que requiere “mayor flexibilidad” que todos los otros antecedentes bilaterales que los precedieron. “Es decir más que endurecer las reglas se han flexibilizado a los efectos de posibilitar el acuerdo”, explican el texto.

El documento aporta “algunas conclusiones” sobre lo que Uruguay debería hacer en cuanto a políticas de acuerdos.

“La primera gran conclusión es que Uruguay debería seguir la línea de acercamiento a través de la profundización de acuerdos comerciales preferenciales existentes con los países de la AP (Chile, Perú, Colombia y México)”.

De forma paralela debería comenzar “un proceso de ingreso a la AP”, indica.

Respecto al TPP, “lo posible en el corto plazo” y que Uruguay debería atender es “seleccionar una lista corta de países” por ejemplo Vietnam, Japón, Malasia, Singapur, con los que pueda “suscribir acuerdos comerciales preferenciales bilaterales”.

“La mayoría de países no integrantes del TPP se ve perjudicada por la concreción del mismo, principalmente por la caída de las exportaciones hacia los países integrantes del TPP”, expresan los autores del documento, y “Uruguay se encuentra dentro de ellos”.

QUEDAR AFUERA SUPONE PERDER EXPORTACIONES.

No entrar en iniciativas comerciales como el TPP y la AP se traducen en pérdidas concretas para Uruguay que afectarán directamente a su población. Excluirse del TPP y la AP supondrían que Uruguay tuviera “una caída en las exportaciones de bienes agrícolas y alimentos de 0,29 % en términos reales, y una caída del PBI real del 0,045 % anual”.

AP CRECE Y EL MERCOSUR SE ESTANCA.

En otro orden el economista Aldo Lema publicó en su cuenta de Twitter el crecimiento de AP y el estancamiento del MERCOSUR.

(Foto principal de AP- Natacha Pisarenko)

Compartir en: