21 de Octubre de 2017
Máx. Min.
Ovinos 05 de Agosto de 2016

Justicia comprueba abigeato por necesidad

Un reciente caso de abigeato refuerza el concepto de la necesidad desde lo judicial ya que los autores explicaron que robaron una oveja por necesidad, extremo que fue comprobado. El juez los dejó en libertad.

Ovinos 05 de Agosto de 2016

Justicia comprueba abigeato por necesidad

Un reciente caso de abigeato refuerza el concepto de la necesidad desde lo judicial ya que los autores explicaron que robaron una oveja por necesidad, extremo que fue comprobado. El juez los dejó en libertad.

Hébert Dell’Onte Larrosa-Montevideo/TodoElCampo – En distintas ocasiones he preguntado a varios legisladores de distintos partidos políticos si hoy alguien comete delito de abigeato por necesidad o hambre y todos, a excepción de uno, han sido contundentes en responder que no. El propio ministro Tabaré Aguerre dijo que “la excusa” de robar para comer “ya no es válida”.

La época de bonanza que vivió Uruguay en los últimos años con índices de crecimientos pocas veces alcanzados gracias a los mercados y precios internacionales que nos favorecieron, generó en los uruguayos la sensación de que aquí nadie sufre miseria extrema y que ya no sucede como en otros años que se deba robar para comer.

Sin embargo eso parece ser sólo una sensación porque si realmente no hubiera necesidad no se aplicarían programas sociales a nivel del gobierno nacional o de las intendencias con la intensidad y disposición de recursos con que se hace, tampoco se llenarían los refugios nocturnos de gente que no tiene que comer ni donde dormir, y el Ejército no cocinaría para tales desafortunados.

Está claro que en Uruguay hay pobreza y que hay compatriotas que pasan mal.

Un reciente caso de abigeato ocurrido en el departamento de Florida refuerza ese concepto desde lo judicial ya que los autores explicaron que robaron una oveja por necesidad, extremo que fue comprobado y el juez debió dejarlos en libertad.

La noticia ocupa unos pocos renglones del portal FloridaDiario pero es reveladora de la situación. La crónica señala que agentes de la Seccional 7ma. observaron en Cno. de La Costa la presencia de una moto sin matrícula con dos personas que al notar la presencia policial arrojan un bulto hacia la banquina, que luego se comprobó que era una oveja viva.

Los policías recuperaron el animal y detuvieron a los implicados que fueron puestos a disposición del juzgado competente. Los detenidos explicaron que tomaron el animal por encontrarse en estado de necesidad, lo que fue comprobado y respaldándose en el artículo 27 de Código Penal la Justicia dispuso la libertad de ambos detenidos sin perjuicio de ulteriores actuaciones.

La resolución judicial fortalece el concepto de que en Uruguay hay personas que delinquen para comer.

Ese único legislador que ante mi pregunta concreta reconoce categóricamente que en Uruguay hay gente que comete abigeato por necesidad es el diputado Edmundo Roselli, electo por Colonia, Partido Nacional. El legislador había expresado que en el delito hay “todo tipo” de situaciones tales como “grandes organizaciones” y “el que no tiene trabajo y necesita comer”, entonces “va y mata” algún animal.

Los legisladores oficialistas “van a decir que no” dijo Roselli “pero para mí sí, está comprobado que sí, que salen desde la orilla de los pueblos, gente que no trabaja, que salen para comer, de esa forma tiene la comida”, dijo en marzo pasado.

ROBAR POR NECESIDAD.

El robo por necesidad está contemplado en el Código Penal, pero para que sea aplicado los autores deben comprobar que efectivamente están en estado de necesidad.

En el título II “De las circunstancias que eximen de pena”, capítulo I “De las causas de Justificación”, el artículo 27 (Del estado de necesidad) establece claramente que “está exento de responsabilidad el que, para defender su vida, su integridad física, su libertad, su honra o su patrimonio”, ataca alguno de los derechos de otros “con tal que el mal causado sea igual o menor que el que tratare de evitar, que este no haya sido provocado por su conducta y que revista el doble carácter de inminente e inevitable”.

Compartir en: