29 de marzo de 2017
Máx. Min.
Actualidad 06 de octubre de 2016

Jornada de Pasturas 2016 apuntó a intensificar la producción de forraje y carne

Como tradicionalmente ocurre, los resultados de producción obtenidos en el último año se presentaron durante la visita a los diferentes experimentos desarrollados.

Montevideo/TodoElCampo – El pasado jueves 29 se realizó en la Estación Experimental Dr. Mario A. Cassinoni” (EEMAC) de la Facultad de Agronomía (FAGRO) una nueva Jornada Anual de Pasturas. En esta oportunidad los responsables de la actividad, los ingenieros agrónomos Pablo Boggiano y Ramiro Zanoniani, propusieron alternativas para intensificar la producción de forraje y carne.

Como tradicionalmente ocurre, los resultados de producción obtenidos en el último año se presentaron durante la visita a los diferentes experimentos desarrollados.

En la primera de las cuatro paradas, se mostró la productividad de distintas mezclas anuales invernales. Productores, técnicos y estudiantes de CEPT-UTU y FAGRO observaron los experimentos de pasturas sembradas, donde se han estado desarrollando trabajos sobre fertilización de verdeos invernales, pasturas invernales anuales y mezclas forrajeras.

Seguidamente, se observó el efecto de la fertilización sobre la productividad de pasturas anuales invernales. En el marco de los experimentos de campo natural, se analizó la respuesta al nitrógeno y el mejoramiento con leguminosas.

En la tercera parada, se evaluaron las mezclas forrajeras perennes en la producción de la pastura y, por último, se analizaron las respuestas del campo natural a diferentes niveles de intensificación.

PASTURAS NATURALES.

Pablo Boggiano indicó que a través de los años, con los experimentos iniciados por el profesor Juan Carlos Millot en la estación experimental de Paysandú, se generó información sobre metodologías de manejo de campo natural. “Nosotros hemos ido incrementando esa generación gracias a otras propuestas tecnológicas que probamos. Desde aquellos primeros experimentos donde se probaba la frecuencia del pastoreo, hemos recorrido experimentos de intensidad de pastoreo, combinación de intensidad y nitrógeno, etcétera”. El docente e investigador recomendó como propuesta tecnológica, tomando los resultados de los experimentos anteriores, ir probando nuevas alternativas.

Una parte de la investigación desarrollada en los porteros de la EEMAC se realizó en campo natural. “Es el campo natural manejado, al cual se le agrega fósforo y leguminosas, o al que se adiciona nitrógeno y se ajusta la intensidad del pastoreo a través de la oferta de forraje”. Esta intervención es precisamente lo que determina las diferentes expresiones en producción.

En cuanto a las pruebas realizada bajo esas condiciones, Boggiano expresó que se ha recuperado el área que había sido invadida por malezas espinosas. “Con el agregado de leguminosas o nitrógeno se pasó de los 200 kilos de ganancia de peso vivo con recría, a valores de 400 kilos de ganancia de peso vivo por hectárea/año con recría, lo cual lo hace, calificó, muy interesante desde el punto de vista de la competitividad de esas alternativas forrajeras.

PASTURAS SEMBRADAS.

En cuanto a la investigación en pasturas sembradas, Ramiro Zanoniani comentó que se trabaja con pasturas perennes desde hace más de una década, cuando se detectó una baja utilización de la energía solar, una importante pérdida de especies en verano y un suelo descubierto en otoño, todo lo que determina que se pierda gran parte de la producción de forraje y por tanto que descienda la producción de carne. Ante esta situación, inicialmente se comenzó a trabajar fuertemente con festuca, incorporando luego raigrás perenne y dactylis, siempre en mezcla con leguminosas puesto que éstas “mejoran la calidad de la dieta además de aportar nitrógeno al sistema”. Estos trabajos de investigación han posibilitado el desarrollo de un protocolo de manejo que incluye fecha de siembra, manejo de cultivares, de fertilización, de herbicidas y de pastoreo, así como regulación de la carga.

El docente contó que varios productores grandes están usando este protocolo para lograr producciones capaces no solamente de “competir con la soja sino fundamentalmente de reducir los niveles de fertilización, que muchas veces perjudica toda la dinámica biológica de la vida de la pastura”. Se trata de productores que desde hace mucho trabajan en agricultura y que tras confirmar que esta actividad no otorga los mismos resultados, han incorporado la ganadería intensiva.

El director de la EEMAC señaló que lo que se plantea en la investigación sobre pasturas sembradas no solo tiene en cuenta la producción de forraje sino que trata de abarcar un “sistema que incluye la pastura dentro de un sistema que puede tener cultivos. Actualmente se trabaja con esa mira, analizando qué es lo que dejan las pasturas y el manejo que se les hace, es decir, de qué manera repercute en lo que viene después, se trate de un cultivo forrajero o granífero.

Una veintena de estudiantes ha estado trabajando en los diversos experimentos realizados en la EEMAC durante el último año. Actualmente Boggiano y Zanoniani conducen trabajos de maestría sobre esos experimentos.

La Jornada Anual de Pasturas se desarrolla ininterrumpidamente desde el 2000 y suman más de mil las personas que han asistido a esta actividad, muchas de las cuales regresan año a año en busca de nuevas respuestas.

(Foto y texto de Unidad de Difusión EEMAC).

Compartir en: