29 de Junio de 2017
Máx. Min.
Vacunos 01 de Noviembre de 2016

Insisten con la necesidad de una revisación exhaustiva de los toros previo al servicio

En los establecimientos existen prácticas que perjudican el mantenimiento de los reproductores de un servicio a otro, dijo Betina Cópola.

Vacunos 01 de Noviembre de 2016

Insisten con la necesidad de una revisación exhaustiva de los toros previo al servicio

En los establecimientos existen prácticas que perjudican el mantenimiento de los reproductores de un servicio a otro, dijo Betina Cópola.

Montevideo / TodoElCampo-“Es importante revisar anualmente todos los toros que se vayan a usar para el entore o de repaso”, manifestó la veterinaria Betina Cópola, integrante del Instituto Plan Agropecuario (IPA).

El mensaje no es nuevo y se escucha cada año. Sin embargo, los malos resultados en preñez hacen que se reitere hasta el cansancio. Además, en algunos casos, el público se renueva. “Hay muchas patologías que pueden tener los toros y que no son perceptibles a simple vista, lo cual puede influir en el porcentaje de destete que podamos tener finalmente”, agregó.

Para la especialista, una correcta revisación del toro debería hacerse por lo menos 60 días antes del entore. Ello ayuda a conocer con anterioridad una posible patología y permite subsanar o descartar reproductores, apuntó. 

Aunque ahora parece algo tardío el anuncio, la dispersión cabeza y cola de entore permite manejar estas opciones. Cuanto antes se sepa si los toros son aptos, más libertad del productor para asumir compras en la zafra de toros.  

MANTENIMIENTO

La especialista señaló que existen prácticas en los establecimientos que perjudican el mantenimiento de los toros. Una de ellas es retirar al reproductor del rodeo y ponerlo en un potrero apartado, hasta que nuevamente se acerca la época de entorar. Contrariamente a esa costumbre, señaló que lo ideal sería mantener al toro con una condición corporal adecuada todo el año, para que no sufra las consecuencias del invierno.

Permitir que pierda peso es contraproducente  a la producción de espermatozoides del reproductor, y fomentar el sobrepeso puede generar problemas de termorregulación que se da a nivel testicular.

No obstante, Cópola dejó en claro que la alimentación depende del sistema productivo. El objetivo del productor siempre debe ser el mismo, mantener al ejemplar con la rusticidad y alimentación adecuada para el predio. “Hay que tenerlo a pasto o mejoramiento, lo que sea, siempre y cuando sea un lugar donde hay disponibilidad de forraje”, agregó.

REVISIÓN

Por un lado está la revisión anatómica; que va desde la cabeza a la parte trasera, que no cuente con ningún problema en la formación y conformación en general. Posteriormente se realiza el control de su piel, pezuñas y la posible presencia de ectoparásitos, explicó.

A continuación, agregó la especialista, se mira el aplomo, articulaciones y desplazamiento.

Luego, continuó Cópola, se observa el aparato reproductor: prepucio, testículos y escroto. Se toma la temperatura o inflamación de los testículos, se mide la circunferencia escrotal, que está relacionada con la producción de espermatozoides, y se busca que el pene no tenga  ningún anillo de pelos, verrugas o machucones. Además, se le realiza palpación rectal para verificar las glándulas. En definitiva, “cualquier cosa que llame la atención por medio de la palpación”, dijo.

De la misma forma, aunque no se trata de un acto rutinario, se puede obtener una muestra seminal.

Pero no menos importante a todo ello, es el comprobar que el toro está pronto para la monta. Para Cópola ello es sumamente importante, “porque muchas veces hay toros muy buenos genéticamente, pero no sirven para la monta”, reconoció.

Saber la habilidad de monta y cuántos servicios hace en determinado tiempo, es fundamental, insistió.

Tampoco se deben olvidar las enfermedades venéreas, ya que un descuido puede permitir el ingreso a un rodeo sano, ultimó.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa 

Compartir en: