24 de abril de 2017
Máx. Min.
Horacio Jaume 29 de junio de 2016

Hablando de extensión

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

TodoElCampo/Horacio Jaume- Es tan sencillo como eso, pero tendemos a buscar respuestas, explicaciones y caminos más complicados, cuando los motivos o razones no solamente están al alcance de la mano, sino que además rompen los ojos. Parecen cosas evidentes, lógicas y hasta en algún caso pueden ser  tontas, pero que traban e impiden llegar a conclusiones definitivas.

Vayamos por partes y no cometamos el mismo error de no cumplir con el orden pre establecido. Comencemos por el principio.

El miércoles 22 de este mes se realizó el XIV Taller de Gestación  en INIATreinta y Tres. En este caso se presentó información de un total de 405.000 ecografías realizadas en distintas zonas del país. Todas estas presentaron variables semejantes, donde fundamentalmente el clima jugó un papel preponderante. Se comprobó  nuevamente el secreto del primer invierno para las vaquillonas, se demostró también que muchas veces se agrandan los ganados y se manejan mal los kilos para el entore. Se puede comprobar también que tanto productores grandes, como chicos y medianos, logran mejores resultados siempre, porque son buenos "manejadores" de sus campos.

Pero también se puede comprobar que cosas sencillas, o lógicas, en general no se practican.No se revisan toros, no se hace tacto, no se disponen reservas para el invierno, no se tiene una idea clara sobre la dotación de los campos. ¿Qué porcentaje de productores están en estas condiciones? Los datos muestran que son la mayoría. 

Muchos, a esta altura, estarán pensando que eso no es cierto, pero si tuvieran razón, los números finales de preñez serian otros porque hay productores grandes, chicos y medianos que lo demuestran.

Frente a esta realidad, lo que se debe cuestionar es la extensión. Porque esa extensión también debe de ser inteligente. Hemos visto durante mucho tiempo tratar de convencer a aquellos que no quieren hacer y olvidar a aquellos otros que sí empujan y necesitan de la misma, no solamente porque trabajan, sino que, además, van a ser tomados como punto de referencia por otros.

Las Comisiones Departamentales de Salud Animal (Codesa)  tratan en muchos casos de subsistir, de seguir funcionando, de lograr más eficacia. Los problemas de garrapata pueden ser un buen ejemplo, pero también puede ser cualquier otra enfermedad o parásito como la brucelosis, el piojo, la sarna y hasta el propio quiste hidático, cualquiera. Una de esas Codesas, que trata de trabajar sobre los problemas de resistencia de los parásitos, trató el tema y se mencionaron aspectos como la dificultad para tener un panorama claro de las zonas, ya que no posen vehículos para realizar el control. Se insinuó también la calidad de tubos, mangas y baños, que no garantizan una buena aplicación de los productos.

Alguno podrá pensar que se exagera con el tema, pero basta con ver el retorno de los animales que van feria por piojo y garrapata. 

La pregunta es: ¿Se puede empezar cualquier campaña sanitaria sin tener lugares para aplicar los medicamentos? 

En caso de que  lo que describimos no fuese verdad, tendrían que demostrarlo aquellos que se sienten molestos que lo que aquí se comenta no se ajusta a la realidad. Al finalizar la reunión en una de las tantas Codesas, una representante profesional del sector gremial rural sostuvo que lo que había que hacer como primera medida era extensión.

Siempre queda una pregunta más para responder y es el costo de las medidas necesarias para comenzar a resolver los problemas, y si fuese cierto lo que le cuestan al país los machucones y vacunas mal dadas en la tercera auditoria de la carne, no le quepa ninguna duda que sobraría la plata. Y no digo nada de lo que chupa la garrapata. Con ese dinero se podría perfectamente financiar cualquier campaña.

Lo más difícil de calcular no es lo que se pierde, sino lo que se deja de ganar

Compartir en: