30 de abril de 2017
Máx. Min.
Economía 21 de mayo de 2016

Gobierno entre la disyuntiva de bajar el gasto o aumentar impuestos

Las calificadoras internacionales han advertido a Uruguay de ciertos deterioros en la situación fiscal del país y un endeudamiento creciente que podría reducir la calificación de la deuda uruguaya.

Cr. Gonzalo Gatti Irastorza - Montevideo/Finanzas Uruguay/TodoElCampo – El dólar en nuestro país sigue acotado entre $ 31 y $ 32 interbancario desde hace casi dos meses. Si bien ha tenido cierta volatilidad diaria, el precio de la divisa norteamericana “no despega”.

El jueves el billete verde cotizó a un promedio interbancario billete de $ 31.633 con una importante suba diaria de aprox. 15 centésimos. Pero si comparamos con su valor del jueves pasado, tuvimos un crecimiento semanal moderado del 0,7 % que contrasta con lo ocurrido en gran parte del mundo.

En Brasil por ejemplo, el real se debilitó algo más de un 3 % con respecto al jueves de la semana pasada y su tipo de cambio ya se está acercando nuevamente a los R$ 3.60. En idéntico período la moneda estadounidense se recuperó un 5,8 % en Sudáfrica, 3 % en Rusia y México, 2 % en Canadá y Suiza y 1,5 % en Australia y Zona Euro.

URUGUAY REZAGADO EN LO QUE VA DE MAYO.

Si comparamos nuestro actual tipo de cambio con su valor al inicio del mes, nos encontraremos con una leve devaluación nominal de apenas 0,3 % que es prácticamente nula en términos reales, es decir, descontando la inflación. Esta particular situación contrasta con lo que viene ocurriendo a nivel internacional donde la divisa norteamericana ha tenido una significativa recuperación en gran parte del mundo en lo que va del mes.

En Brasil por ejemplo el dólar ha subido casi un 4 %, en Australia un 5 %, en México y Turquía un 7 % y en Sudáfrica más de un 11 %. Si esta situación internacional se mantiene, deberíamos ver cierta recuperación del precio del dólar en nuestro país en los próximos días.

LA ECONOMÍA LOCAL SE COMPLICA Y EL GOBIERNO DEBERÁ RECORTAR GASTOS Y/O AUMENTAR IMPUESTOS.

Como ya hemos mencionado en informes anteriores, las calificadoras internacionales han advertido a Uruguay de ciertos deterioros en la situación fiscal del país y un endeudamiento creciente que podría reducir la calificación de la deuda uruguaya.

El gobierno sin lugar a dudas ha tomado nota de esta situación ya que públicamente ha manifestado que es una prioridad cuidar el grado inversor por su importancia en el costo del endeudamiento y en la imagen del país ante los inversores internacionales. Se está debatiendo entonces qué tipo de medidas se deberían llevar a cabo para achicar el déficit fiscal del país que ya supera el 3.5 %.

El aumento de impuestos resultaría duro para la población pero lógico ante un gasto que presenta fuerte rigidez a la baja. Pero un incremento de los tributos incumpliría ciertas promesas electorales que se hicieron en las últimas elecciones nacionales. Con pocas herramientas para bajar el gasto o subir los impuestos, desde el Ministerio de Economía se habló de aumentar el nivel de las inversiones para que estas reactiven el crecimiento del país, pero eso sería cambiar la fase del ciclo económico actual, algo nada sencillo.

La realidad marca que la economía tiene sus ciclos y Uruguay ha ingresado en una fase diferente a la que venían acostumbrados los gobiernos del Frente Amplio. Seguramente se apunte a bajar un poco el gasto en la medida de lo posible y se busque aumentar levemente la recaudación tributaria de diversas maneras. Pero el problema de fondo está en la actividad comercial que pueda tener Uruguay con el resto del mundo y en este sentido los precios internacionales de ciertas materias primas son la clave. Nuestro país es “tomador de precios” por su escasa participación en el comercio global y por lo tanto la variable de ajuste debería ser el precio del dólar que es la que nos permite abaratar nuestros costos frente al mundo.

Por eso seguimos diciendo que más allá de los movimientos de corto plazo, el billete verde seguiría en ascenso en nuestro país, lo que dificultaría reducir los altos niveles de inflación actuales. Seguimos pensando en un dólar con piso en $ 35 para fin de año sin un techo claramente definido y una inflación en ascenso que podría superar el 11 %.

(*) El Cr. Lic. Gonzalo Gatti Irastorza es el responsable de Finanzas Uruguay.

(Foto de La República).

Compartir en: