24 de abril de 2017
Máx. Min.
Horacio Jaume 26 de febrero de 2016

Falta el capitán

Es mucho en poco tiempo, son muchas dudas y pocas certezas, es percibir el desconcierto por parte de los que deben dar señales de seguridad, de saber hacia donde se camina y que caminos, aunque sean difíciles, se deben recorrer para encontrar el rumbo.

Montevideo. Horacio Jaume / TodoElCampo- Cuando pasan muchas cosas al mismo tiempo, la primera reacción es quedarse quieto hasta que el barullo pase y tratar de identificar qué es  lo realmente importante y qué es lo urgente, pero el problema surge  cuando  se nos hace difícil determinar esas prioridades.
El clima errático no ha contribuido a despejar incógnitas; las lluvias marcaron una diferencia del norte con el sur, e impidieron muchas veces las siembras, o por abundancia, o  por escasez. El desarrollo de los cultivos no ha sido fácil y aún es muy temprano para prever cuales serán los resultados de las cosechas.
 
En lo que respecta a los mercados, en mayor o en menor medida se frenaron todos (granos, leche y hasta la propia carne), y eso en un contexto del precio del petróleo en baja del que el sector no obtuvo ninguna ventaja. La única “mano” viene por el lado del precio del dólar, aunque sigamos desfasados con respecto al valor de la moneda frente a nuestros competidores en el mundo.
 
Muchas cosas en tan poco tiempo para poderlas analizar en profundidad, pero falta un ingrediente que quizás sea el que mas importa.
 
Los últimos diez años en nuestros país fueron soñados, nunca las materias primas valieron tanto. Ese período de precios altos coincidió con la llegada al gobierno del Frente Amplio en el año 2005, que en período de bonanza se fue convenciendo de que no era tan difícil gobernar y que la situación que se vivía era para siempre, aunque en algunos casos se hablara del viento de cola y del país caro, que no dejaba de ser tan solo una opinión.
 
Pasaron las últimas elecciones, Tabaré Vázquez rápidamente nombró a sus ministros, y el partido de gobierno comenzó a mostrar  sus primeras diferencias de carácter político ideológico. La crisis del petróleo arrastra a Venezuela, país que hasta ayer era el Tío Rico que todo lo tenía permitido, y ya la situación no es la misma. Hasta ahora, en aguas calmas y con viento en la popa, el barco funcionaba solo, pero ahora se necesita al capitán.
 
Explotó Ancap siguiendo la ruta de Pluna, y Venezuela dejó en la estacada a empresas como Conaprole, Tres Arroyos y Claldy, entre otras.
Los productores  que habían sido respaldados por el ejecutivo, se sintieron defraudados y salieron a las rutas a protestar.
 
Es mucho en poco tiempo, son muchas dudas y pocas certezas, es percibir el desconcierto por parte de los que deben dar señales de seguridad, de saber hacia donde se camina y que caminos, aunque sean difíciles, se deben recorrer para encontrar el rumbo.
 
El hecho concreto de que si el vicepresidente es licenciado o no, va a formar parte del anecdotario político, pero que poco aporta a la seriedad del momento.
 
Ya están en marcha el 2016 y no con los mejores augurios, pero a no equivocarse, porque la situación se debe más que nada a las cosas que debieron hacerse en algún momento y no se hicieron, y como las cuentas se pagan, éstas nunca llegan en el mejor momento.
 

Compartir en: