20 de Julio de 2017
Máx. Min.
Lechería 25 de Junio de 2016

Estrategias de productores CREA ante la realidad de la lechería

Reducir el costo de la alimentación mediante un aumento de la pasturas es la principal estrategia para combatir el difícil momento del sector lácteo.

Lechería 25 de Junio de 2016

Estrategias de productores CREA ante la realidad de la lechería

Reducir el costo de la alimentación mediante un aumento de la pasturas es la principal estrategia para combatir el difícil momento del sector lácteo.

Montevideo / TodoElCampo- Durante el Foro Tendencias y desafíos de la lechería mundial, organizado por el Instituto Nacional de la Leche (INALE), el consultor privado y coordinador del Sector Lechero de la Federación Uruguaya de los Grupos Crea Uruguay (FUCREA), Mario Fossatti dijo a TodoElCampo que a su entender los productores siguen grandes lineamientos: el que se pregunta qué puede mejorar para compensar la caída de los precios, muchos utilizan la diversificación para ello; y quien tiene buenos niveles de producción se plantean la posibilidad de compensar con el ingreso de otros rubros, como el cultivo de semillas finas, venta de ganado, etcétera.

Por el lado de los costos, Fossatti argumentó que algunos productores logran producir más sin aumentar la inversión. En el caso contrario, en general apuntan a reducir el costo en alimentación. “Se trata de tener un mayor aporte de las pasturas y un menor costo en concentrados de reservas forrajeras”, indicó. Mientras que los concentrados son el 20 o 30 % de la alimentación total del predio, su costo significa el 60 % de la inversión.

Argumentó que se trata de tener mejor proporción de reservas a base de pasturas, en la cual se sacrifica la calidad en pos de la cantidad. Y en el caso de proporcionar concentrados, que sean de menor calidad o más baratos.

¿SE PUEDE BAJAR MÁS?

Para el consultor, el productor lechero tiene una gran capacidad de acomodarse a la situación; “en eso son magos”. Dijo que en casos donde se esperaban pérdidas, los productores “lograron por lo menos un honroso empate”.

Igualmente, aseguró que el sector está en problemas y “si nos mantenemos como venimos, los números dan en rojo”. Por ello, si bien reconoció que se puede trabajar para lograr mejores resultados la mano de obra, higiene, sanidad, fletes y costos administrativos; la alimentación es el rubro donde más se puede hacer.  

En ese sentido, manifestó que en los últimos años los productores han hecho una fuerte inversión forrajera, ya que “la tendencia de la lechería es no irse del pasto”. “Lo que sucede es que ahora se necesita acentuar eso y el resultado que se logra no es gastar sólo en pasturas, sino después usarlas bien y mejor”, agregó.

NO DA

Fossatti es contundente, el ejercicio actual mantiene las mismas tendencias que el de 2014-2015, pero en su momento con 30 o 40 % más precio en la leche y un valor de los insumos menor en 15 o 20 %. Eso significa una pérdida de U$S 150 por hectárea; “lo que es, sin dudas, muchísima plata”.

COMPENSAR

Para finalizar, el consultor señaló que la pérdida del precio de la leche se debe tratar de compensar con otros productos o bajar los costos de producción más de lo que cayó el precio de la leche. Entonces, se trata de un desafío muy complejo en una situación extrema, en la cual; para no sacrificar la producción y bajar costos, obtener otros productos y comercializarlos, lograr eficiencia, gastar menos en maquinaria, y optimizar con eso los resultados productivos para ver si cierra la ecuación, se debe tener un gran esfuerzo de gestión por parte de los técnicos, culminó.

¿Y EL GRAN JUGADOR?

El neozelandés Mark Neal, de DairyNZ, manifestó a TodoElCampo que a diferencia de Uruguay, los otros grandes productores de leche del mundo tienen un colchón de mercado interno capaz de suavizar las caídas externas.

En ese sentido, indicó que en febrero el mercado internacional tenía tendencias bajistas y que si ello, por ejemplo, se transmitía de inmediato al productor neozelandés, la caída global e individual habría sido mucho más grande, ya que las primeras opciones eran dejar de dar de comer o eliminar las vacas. Asimismo, en la actualidad, el 85 % de los productores del país oceánico están en rojo.

Manifestó que en éste momento Nueva Zelanda se encuentra en un proceso de volver a los principios, mediante la realización de más pasturas y así darles las mejores a los animales.

Mark Neal dijo que visitó un predio en Uruguay donde el productor en primavera suplementaba para aumentar la carga, cuando lo correcto es tener una carga acorde al predio. Entonces, si la mayor oferta forrajera es de 60 kilogramos de materia seca por día, y la vaca demanda 20, tres vacas es lo máximo que se puede tener en el pico de la primavera. “Si tienes una cuarta vaca, esa materia seca va a ser muy cara”, reflexionó.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: