27 de abril de 2017
Máx. Min.
Agricultura 17 de noviembre de 2016

Estiman que calidad del trigo no será buena en el centro del país.

La cosecha de cebada comenzó esta semana y la de trigo se demorará hasta fines de noviembre. La siembra de soja de primera avanzó un 70 % y se detuvo por ausencia de humedad.

Montevideo / TodoElCampo- Mientras comienza la cosecha de cebada en el centro del país, el trigo deberá esperar hasta finales de noviembre por ausencia de maduración, explicó a TodoElCampo el productor y prestador de servicios de la región, Oscar Echeverry.

Sobre éste último, apuntó que su calidad no parece ser buena, y si bien hay cultivos que sobresalen, no se trata de nada excepcional. Atribuyó la problemática a la complejidad de un invierno con precipitaciones y anegación. No obstante, aclaró que el diagnóstico final no se puede saber hasta que las cosechadoras ingresen a las chacras.

Por el contrario, en el caso de la cebada, Echeverry indicó que de apariencia los cultivos se encuentran mejor y que existe algo más de optimismo. “Seguramente van a rendir más y aparentemente estarían mejor en calidad”, insistió.

CULTIVOS DE VERANO

Respecto a la siembra de soja, informó que el avance hasta el momento es del 70 %, y, aunque falta muy poco, la ausencia de humedad la detendrá por unos días.

La soja de segunda, que no representa más del 20 % en el área total, se encuentra a la espera de precipitaciones que animen el ingreso de las cosechadoras, comentó. “Veníamos bien, arrancamos con buena humedad y ahora en los últimos días se complicó, mucho sol fuerte y viento”, aseguró.

En total, se calcula que en el centro del país la caída de la oleaginosa alcanza el 10 % del área productiva, aunque Echeverry estima algo más.

Algo similar sucede con el maíz, en el cual se registró un nuevo descenso, acotó.

Sin embargo, el sorgo presenta una realidad totalmente diferente, comentó el especialista. Su aumento se fundamenta por la aparición de planes y contratos impulsados por empresas exportadoras y grupos de feedlot. Además, el incentivo se complementa con un mayor valor respecto al 2015 y la incertidumbre que generó al comienzo de la zafra la escasez de semillas de soja, agregó.

COSTOS Y RETRACCIÓN

Una relativa buena noticia para el sector es la reducción de algunos costos; tanto en insumos generales y fertilizantes y el reajuste que tuvieron las rentas. Según Echeverry, de alguna forma todo ello comienza a ayudar para que el negocio sea viable. “Ya llevamos dos campañas donde notoriamente ha sido complicado el tema números”, dijo y agregó: “esperemos que la soja se mantenga, o si tenemos la posibilidad de que suba algo, para por lo menos andar un poco mejor”, reflexionó.

Más allá de la realidad de menores costos, la agricultura se retrajo en el centro del país, “y ello se ha sentido”, dijo. Recordó que grandes extensiones ocupadas por importantes empresas extranjeras fueron tomadas y repartidas entre productores uruguayos, que no todos hacen agricultura.

Indicó que, en muchos casos, los dueños han hecho negocios de arrendamiento con ganaderos o forestales, éstos últimos cada vez más presentes en el centro del país, culminó.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: