25 de Mayo de 2017
Máx. Min.
Economía 12 de Mayo de 2016

Estiman crecimiento cero para 2016 y un dólar a $32 a fin de año

Aumento de tarifas públicas y eliminación de exoneraciones impositivas coartan la inversión en el país, según el economista Ignacio Munyo

Economía 12 de Mayo de 2016

Estiman crecimiento cero para 2016 y un dólar a $32 a fin de año

Aumento de tarifas públicas y eliminación de exoneraciones impositivas coartan la inversión en el país, según el economista Ignacio Munyo

Montevideo / TodoElCampo- Uruguay finalizaría el 2016 con un dólar sensiblemente por debajo a lo que las proyecciones iniciales esbozaban y la inflación volvería a ser de un dígito.

El economista Munyo, en dialogo con TodoElCampo, dijo que cambios a nivel internacional, región y local son los factores que demuestran dicha realidad.

El origen de la volatilidad del dólar en nuestro país tiene se ubica en Estados Unidos y su cambio de enfoque en el tratamiento de las tasas de interés.

En diciembre del año pasado el país norteamericano subió las tasas de interés en valores que no se registraban hacía mucho tiempo, lo que provocó la suba de esa divisa en muchas regiones del mundo, incluido Uruguay.

Sin embargo, luego de las reuniones de la Reserva Federal norteamericana en marzo, se observó un importante cambio de actitud y los aumentos esperados para diciembre del presente año seguramente no se concreten. Según Munyo, ello generará el efecto contrario al ocurrido a finales del 2015 y el dólar comenzará a caer en varios países. Entre los cuales, por supuesto, se encuentra la economía uruguaya fuertemente dolarizada.

La tendencia volátil del valor de la moneda norteamericana en el país también se ve ayudada por la inestabilidad política de Brasil.

Sin embargo, la tendencia a lo largo del año muestra un crecimiento del valor menor al esperado para diciembre del 2016. Si bien se pensó hace algunos meses atrás que la moneda alcanzaría los $ 35, los modelos de proyección que utiliza Munyo y su equipo indican que el dólar finalizará el año a $ 32. Ello, tendrá consecuencias en el resto de las variables macroeconómicas del país; entre otras cosas le pondrá a la inflación cifras nuevamente por debajo del 10 % a partir de julio.

MENOR INFLACIÓN, UNA BUENA NOTICIA

Para Munyo es una buena noticia porque desde agosto del 2004 que la inflación no superaba el 10 % como en el último trimestre. La posible baja en julio de la inflación le dará una cuota de credibilidad a la política anti inflacionaria que el gobierno maneja.

El economista recordó que Uruguay es un país fuertemente dolarizado, donde la moneda tiene un gran impacto producto de la gran importación de bienes. “En Uruguay la gente piensa en dólares”, insistió, y a pesar que a niveles macroeconómicos se ha generado una tendencia decreciente en la dolarización de deudas, aún existe una “dolarización psicológica”. Ello se evidencia cuando el dólar sube y las personas se ponen nerviosas y creen que ello afecta su poder de compra.

AUSENCIA DE COMPETITIVIDAD

Por otro lado, un dólar a $ 32 no permite la recuperación de la competitividad y Uruguay continuará más caro respecto a Brasil. Lo único que podría cambiar la relación de retraso con el país norteño es que se produzca una estabilidad política. En ese sentido, Munyo aclaró que la crisis económica tocó piso y en el 2017 aparentemente Brasil se encarecerá al punto que se equipará con Uruguay. “Pero la incertidumbre es tan grande en Brasil que es difícil pronosticar a ciencia cierta”, aclaró.

En cambio, con Argentina se observa un equilibrio de paridad, algo que no sucedía hace muchos años, dijo el economista.

SECTOR AGROPECUARIO

La situación del sector agropecuario “es dramática”, aseguró Munyo. A la falta de competitividad se le agrega la baja de precios de los últimos años, que a pesar de una pequeña remontada se ve afectada por las precipitaciones de abril.

Gran parte de las cosechas se perderán y hará que el crecimiento del país sea nulo para el 2016.

En tanto, el economista dijo que para el 2017 la buena noticia radica en que se comenzaría a revertir esa tendencia.

Respecto a la pérdida que significarán los acontecimientos climáticos de abril, Munyo señaló que a su entender va a ser en el entorno de los U$S 300 millones, una caída de medio punto en el PBI. “Con esta pérdida desaparece todo el crecimiento que iba a haber para el PBI de éste año”, informó.

NO A LA QUITA DE EXONERACIONES FISCALES

Munyo se manifestó convencido en que el nuevos aumentos de impuestos o la posible eliminación tributaria no es adecuado. No considera que la recaudación sea tal, ya que la eliminación de exoneraciones desalienta la inversión que puede dar impulso a la economía. Y por otro lado, recordó que ya se registraron aumentos tributarios excesivos y pocos eficientes a través del IRAE y las tarifas públicas.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa 

Compartir en: