17 de Agosto de 2017
Máx. Min.
Actualidad 16 de Diciembre de 2013

Estamos perdiendo la coherencia

Sergio Abreu: Si el Partido Nacional se parece al FA en su descalificante dualidad ética "vamos a dejar de ser el Partido de la Libertad para ser un conglomerado de dirigentes políticos que fijan posición en función del mercado electoral".

Actualidad 16 de Diciembre de 2013

Estamos perdiendo la coherencia

Sergio Abreu: Si el Partido Nacional se parece al FA en su descalificante dualidad ética "vamos a dejar de ser el Partido de la Libertad para ser un conglomerado de dirigentes políticos que fijan posición en función del mercado electoral".

Sergio Abreu/TodoElCampo – Un legislador del Frente Amplio afirmó en el Senado que este gobierno, es, históricamente, el que liberó más derechos en el país.

Luego agregó: “Liberó a la mujer para que pudiera abortar, liberó a los homosexuales para que pudieran casarse y adoptar hijos, y ahora , a los jóvenes para que pudieran cultivar y consumir marihuana” bajo la protección del Estado, la venta en las farmacias y la creación de clubes de membrecía de decenas de integrantes.

¿Eso es liberar?, ¿permitir disponer de la vida de un ser humano?, ¿disolver la familia tal como lo define el art.40 de la Constitución?, ¿legalizar el comercio de droga de los que se atan a una dependencia que los enferma y los degrada como seres humanos?

Esa libertad mata, disuelve los valores de la sociedad y esclaviza a los jóvenes.

En todos estos temas el Partido Nacional votó dividido y seguramente muchos no saben como lo hizo su candidato o parte de sus legisladores.

Todos tienen derecho a pensar, con respeto por el Derecho, lo que quieran; pero también todos los que tienen opinión formada sobre estos temas no pueden disimular su discrepancia y hacer valer otros aspectos para justificar su respaldo político a los que actuaron de forma diferente.

Si nos parecemos al Frente Amplio en esa descalificante dualidad ética vamos a dejar de ser el viejo Partido de la Libertad para ser un conglomerado de dirigentes políticos que fijan posición en función del mercado electoral; y como resultado, las libertades empezarán a definirse con el criterio de los que las violan invocando su defensa.

La coherencia es el gran antídoto de la demagogia. 

Lamentablemente, creo que la estamos perdiendo cuando aceptamos que en temas éticos fundamentales se tengan dos criterios para captar "votos" de los dos lados.

Si eso es ser conservador, pues lo soy, y no porque me resista a cambios que ayuden a los más desvalidos, sino porque quiero conservar valores que se trasmitan a mis hijos y a mis nietos. 

Pueden no votarme por esto, y no me quejo, pero me resisto a que, los que comparten estas posiciones “le pongan media suela a su conciencia” y terminen apoyando a un candidato que le faltó el valor para ser coherente.

Compartir en: