26 de abril de 2017
Máx. Min.
Actualidad 20 de marzo de 2017

Escándalo en Brasil por la venta local y exportaciones de carne en mal estado

Fuentes oficiales informaron que la intención es establecer "estrategias" para minimizar la posible pérdida de mercados externos que puede acarrear el descubrimiento de una mafia que actuaba en el mercado cárnico nacional.

San Pablo, Brasil – TodoElCampo – La Policía Federal de Brasil desbarató una organización que vendía carne adulterada en el mercado local y exterior. El procedimiento policial implicó a más de mil funcionarios de la Policía Federal en siete estados e involucra a empresas de peso y reconocimiento internacional como BRF y JBS.

Varios empresarios cárnicos y controladores sanitarios están involucrados, habiendo importantes sumas de dinero en sobornos por los que las fiscalizaciones no se cumplían como era debido.

La Policía Federal emitió un comunicado señalando que quienes debían cumplir tareas de fiscalización “mediante el pago de sobornos, facilitaban la producción de alimentos adulterados y emitían certificados sanitarios sin cualquier fiscalización efectiva de los alimentos”.

La investigación lleva dos años de trabajo, tiempo en el que se adulteró y vendió carne no apta para consumo.

BRASIL INTENTARÁ MINIMIZAR LOS PERJUICIOS.

Fuentes oficiales informaron que la intención es establecer “estrategias” para minimizar la posible pérdida de mercados externos que puede acarrear el descubrimiento de una mafia que actuaba en el mercado cárnico nacional.

Según las autoridades ya han sido suspendidos 33 fiscales del Ministerio de Agricultura y detenidos en forma preventiva una veintena de directivos de empresas y fiscales del área de vigilancia sanitaria.

Brasil es el mayor exportador mundial de carne de vacuno y pollo, el cuarto en el segmento de cerdos, y las ventas externas de esos tres sectores representaron en 2016 el 7,2 % de ese comercio, con un U$S 11.600.000.

El gobierno admitió que el escándalo puede repercutir en los mercados externos. De hecho la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, dos de los grandes compradores de carnes brasileñas, han demandado explicaciones sobre el caso.

CAÍDA DE LAS ACCIONES.

El valor de mercado de JBS, BRF y Marfrig, tres de los gigantes cárnicos de Brasil, cayó 5.900 millones de reales (1.900 millones de dólares) en un día debido al escándalo de carne adulterada.

Esas severas pérdidas fueron calculadas por analistas de la Bolsa de Sao Paulo. Las acciones de  JBS, BRF y Marfrig cayeron en picado este viernes (17) tras conocerse la desarticulación de la mafia que se dedicaba a alterar productos vencidos.

 En el caso de Marfrig, que no fue citada entre las sospechosas por la Policía, sus acciones cayeron 2,09 %, lo que fue atribuido al malestar causado por el escándalo entre los inversores.

Según los cálculos publicados por la prensa local, esa caída le costó a Marfrig una pérdida de 100 millones de reales (32,3 millones de dólares) y redujo su valor de mercado a 3.500 millones de reales (1.129 millones de dólares).

El Ministerio de Agricultura ha confirmado que la Unión Europea (UE), uno de los principales destinos de la carne brasileña, ha solicitado información sobre el asunto.

“Ese problema afecta y afectará a todos. No sé cuáles serán las consecuencias, pero vamos a tener problemas y vamos a trabajar para minimizar lo máximo”, dijo el Secretario Ejecutivo del Ministerio de Agricultura, Eumar Novacki.

ECONOMÍA DE BRASIL SE CONTRAE POR OCTAVO TRIMESTRE CONSECUTIVO.

Por otra parte se conoció que Brasil cayó en su desempeño económico por octavo trimestre consecutivo.

El ministro de Economía, Henrique Meirelles, dijo que la caída del 3,6% del Producto Interior Bruto (PIB) correspondiente al año pasado es un espejo retrovisor.

El PIB que divulgamos “corresponde al año pasado. Los índices siguientes reflejan lo que está ocurriendo ahora mismo", afirmó el ministro antes de citar algunos indicadores de la actividad económica, como el aumento de circulación de vehículos turismo en las carreteras y la venta de papel cartón.

Otros indicadores favorables de la economía mencionados por Meirelles son los datos de la venta de supermercados, motos, matriculaciones de vehículos y la confianza del consumidor.

"Todo esto muestra que ya estamos en el buen camino para retomar el tirmo normal de la actividad económica y que se reflejarán en resultados futuros", explicó el ministro.

“Brasil hoy es un país que vuelve a su estado normal, un país que aprueba reformas fundamentales. Recibo datos de diversas áreas que muestran que sentimos todavía los efectos de la recesión pero el país ya comienza claramente a crecer", dijo.

Meirelles afirmó que en el último trimestre de 2017 en comparación con el mismo periodo del año pasado el PIB crecerá 2,4%, según la previsión del Ministerio de Economía.

La retracción del PIB brasileño, del 3,6% el pasado año, se destaca no sólo por ser la caída más abrupta entre las mayores economías mundiales, también por haber ocurrido en un periodo en el que se ven señales de recuperación de la crisis económica a nivel global.

De las 45 economías que divulgaron los resultados del PIB de 2016, solo Rusia (caída del 0,2%) y Nigeria (caída del 1,5%) cerraron también el año con un pico menor que el de 2015.

En el caso del país africano, fue la primera retracción en 25 años.

La contracción brasileña, no obstante, fue menor que la sufrida por Venezuela que está inmersa en una grave crisis económica. (Con datos de Reporte Brasil, Folha de S Paulo y prensa local).

Compartir en: