24 de Mayo de 2017
Máx. Min.
Actualidad 24 de Enero de 2017

Errores cometidos por inexperiencia de la Corporación Ferroviaria impiden cumplir con exigencias de UPM, dijo Lereté

Director opositor de AFE manifestó que el ente autónomo vive el proceso de negociación con UPM y las inversiones necesarias en el ferrocarril "totalmente por fuera" y que es Presidencia quien lleva adelante las acciones

Actualidad 24 de Enero de 2017

Errores cometidos por inexperiencia de la Corporación Ferroviaria impiden cumplir con exigencias de UPM, dijo Lereté

Director opositor de AFE manifestó que el ente autónomo vive el proceso de negociación con UPM y las inversiones necesarias en el ferrocarril "totalmente por fuera" y que es Presidencia quien lleva adelante las acciones

Montevideo – TodoElCampo- La Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE), volvió a ocupar un lugar central en la actualidad del país debido a la posible llegada de la segunda planta de celulosa de UPM, tercera en ese rubro en el país.

Según trascendió, UPM daría inicio a su importante inversión al tiempo que el gobierno nacional comience a mejorar la infraestructura para el transporte de la madera, instancia en la cual las vías férreas son imprescindibles.

Aunque se espera “con mucha ansiedad y ganas que efectivamente se pueda concretar”, indicó el directivo de AFE perteneciente al Partido Nacional.

 Alfonso Lereté; subrayó que actualmente la vía férrea de la línea Montevideo-Rivera, además de no cumplir con las peticiones de la empresa de celulosa, tiene muchas fallas que la hacen intransitable para cualquier carga.

ESTADO DE SITUACIÓN

La empresa Corporación Ferroviaria del Uruguay (CFU), perteneciente a la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND), ejecutó refacciones en la línea en el marco del Programa de Fortalecimiento de Convergencia Estructural del Mercosur (FOCEM 1), el cual aportó el 75 % del capital, no reembolsable, y redujo el gasto del Estado uruguayo a tan solo el 25 %.

Sin embargo, la CFU “realizó determinados trabajos que fueron observados de manera negativa por parte de quien controla la obra (técnicos de AFE)” y “la acumulación de pequeños errores empezó a generar un efecto de mala calidad en la vía”, argumentó Lereté.

El director de AFE enumeró una serie de problemas como los desagües pluviales mal hechos o sin concretar, la contaminación del balasto en trocha por la ausencia de aplicación de los herbicidas correspondientes, la colocación de durmientes de madera sin control de ingenieros agrónomos que evaluaran su resistencia a la acción del clima, la quita de durmientes de acero que eran de la época de los ingleses y que tienen un alto valor de reciclaje, problemas en el trazado del terraplén donde se encuentra la vía, como los más visibles. “O sea, un cúmulo de errores que se pretendieron corregir  a través de una denuncia pública que hicimos, que se empezaran a corregir”, sostuvo y agregó: “unos se lograron arreglar, otros no”.

No obstante, además de los errores cometidos, los arreglos efectuados no cumplen con las peticiones de UPM. Mientras la vía está preparada para soportar 18 toneladas eje y una velocidad que no superará los 40 kilómetros por hora, la empresa solicitó una estructura que soporte 22.5 toneladas de eje con una velocidad que oscile entre 70 y 80 kilómetros por hora, dijo. Además, la finlandesa, que pretende transportar 2 millones de toneladas por año, quiere eliminar curvas existentes en algunos tramos para darle mayor velocidad al servicio y evitar el descarrilamiento de convoyes.

Esos estándares, similares a las exigencias europeas, son los que se discuten actualmente, para saber si la inversión del país se va a multiplicar posteriormente, comentó el directivo.

La valoración de Lereté, quien se acercó a la línea y comprobó personalmente los errores, basada en los informes de AFE y asesores especialistas ferroviarios, “es que allí no hay experiencia en materia ferroviaria”. 

Indicó que dicho trabajo debieron ejecutarlo funcionarios de AFE, quienes tienen experiencia en infraestructura. Si bien reconoció que CFU tomó funcionarios del ente autónomo para las mejoras, no se trató de las cabezas experimentadas sino de mandos medios. Entonces, éstos ganaron experiencia a base de ensayo y error “con una línea extremadamente importante a la luz de lo que se va a transportar”, enfatizó en referencia a la posible nueva planta de celulosa.

En ese sentido, Lereté manifestó que en la situación de infraestructura logística que se encuentra actualmente Uruguay, “a UPM no le sirve instalarse en el país” y  “por eso pidió al Estado uruguayo que busque la financiación correspondiente y realice la inversión para transformar esa vía en una vía de nivel y estándar europeo”, comentó.

AFE VE EL PARTIDO DESDE AFUERA

En ese marco, el directior opositor de AFE señaló que actualmente el ente autónomo está por fuera de las decisiones en el asunto. Argumentó que en los últimos ocho meses a AFE ingresó solamente un expediente con el pedido de autorización para que UPM realice un cateo en toda la vía desde Montevideo a Paso de los Toros (Tacuarembó), pero “el resto de las decisiones no están pasando por AFE”, aseguró.

Aunque la situación es compleja, Lereté es optimista que las cosas puedan cambiar para bien. Asimismo, para que ello ocurra, además de confiar en las acciones que toma Presidencia en conjunto con los ministerios de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y Economía y Finanzas (MEF); AFE debe solicitar más información y estar al tanto de todo, “para transparentar algunos procesos y aportar desde la visión crítica”, explicó.

ALGUNAS INTERROGANTES

 

 

 

 

 

El directivo de AFE manejó algunas interrogantes sobre asuntos que aún no están claros. Entre ellas, se preguntó quién transportará la producción de UPM, si la propia empresa o Servicios Logísticos Ferroviarios (SLG), que en casi tres años de vida no ha podido avanzar en la gestión. También se cuestionó la maquinaria a utilizar, tanto locomotoras como vagones, su procedencia o elección. Sobre ello, informó que la operadora en su momento solicitó un préstamo por U$S 45 millones pero en el último documento que ingresó al directorio de AFE, hace dos meses, bajó a U$S 25 millones; lo que significa menor capacidad de compra y restricción en el servicio a brindar a los clientes; “llámese cualquier firma que quiera transportar en este caso por la operadora”, dijo.

Manifestó que “esto recién empieza” y las dudas que genera no son con ánimo de crítica, sino para poder buscar soluciones y avanzar en el asunto, ya que se observan muchos asuntos sin concretar y el cierre de las acciones parece dilatarse.

Producción: Radio Forestal

Redacción: Damián Musso Sosa  

Compartir en: