27 de Junio de 2017
Máx. Min.
Economía 26 de Octubre de 2016

Entre la espada y la pared: optar por un TLC con China y cerrar la puerta de la región

El mejor escenario es lograr un Tratado de Libre Comercio con China y continuar en el Mercosur, pero ese escenario parece tan improbable como la concreción del propio acuerdo con el gigante asiático, dijo Munyo

Economía 26 de Octubre de 2016

Entre la espada y la pared: optar por un TLC con China y cerrar la puerta de la región

El mejor escenario es lograr un Tratado de Libre Comercio con China y continuar en el Mercosur, pero ese escenario parece tan improbable como la concreción del propio acuerdo con el gigante asiático, dijo Munyo

Montevideo / TodoElCampo- La posible firma de Tratado de Libre Comercio (TLC) con China “es el desafío más grande que tiene el gobierno hasta el final de su mandato”, reconoció a TodoElCampo el doctor en economía y profesor universitario, Ignacio Munyo.

Aunque reconoce la existencia de otros compromisos, como la educación, señaló que “no se le ven las patas a la sota” y la inserción internacional es la oportunidad para que el país logre un gran avance.  

Sin embargo, para el economista no se trata de un paso fácil de dar para el gobierno, porque un TLC con el gigante asiático implica atenerse a los reparos de Argentina y Brasil, que ya se comienzan a oír. El Mercosur, como área de libre comercio con aranceles comunes hacia el exterior, tiene la potestad de negarse a dicho acuerdo. Entonces, más allá de las complejidades que representan las negociaciones para acordar un TLC, se suma el beneplácito que debería dar el Mercosur, algo difícil de creer, aclaró.

BENEFICIOS

Según Munyo, en el hipotético caso que el Mercosur diera carta libre al acuerdo, el principal beneficio para el país sería ingresar a la segunda potencia mundial con los mismos productos que en la actualidad, pero sin aranceles. “Por ese lado no hay dudas que estamos dando ventajas muy grandes”, dijo el economista, respecto a países competidores como Australia y Nueva Zelanda.

De la misma forma, señaló la posibilidad de importar productos de consumo intermedio, algo que generalmente se olvida a la hora de tratar el tema públicamente.

NO TODOS SE VEN BENEFICIADOS

También existen sectores que se verán perjudicados con un posible TLC, tanto en el país como en la región. Incluso algunos no podrán subsistir al mismo, dijo el economista. En ese sentido, Munyo aclaró que no existe acuerdo comercial que no cause beneficios y perjuicios; por tanto “lo que debe hacer el gobierno es poner en la balanza el total de la economía y ver cómo se avanza con ciertos sectores cuáles van a dejar de ser viables”, acotó.

El especialista insistió en dicho concepto y puso en manos del gobierno la capacidad de permitir que algunos sectores frenen un acuerdo beneficioso para toda la economía. “Yo creo que en estos dos años Uruguay va a tener una discusión muy profunda a nivel local y que no se puede evitar”, dijo.

UNO U OTRO

Mientras tanto, desde Brasil ya se ha insinuado que Uruguay debe elegir entre la región o China. En ese caso, para Munyo, según estudios que se llevan adelante, tanto a nivel local, regional, como mundial, en principio arrojan que a Uruguay le sirve más firmar un TLC con el gigante asiático, que camina a ser la principal economía mundial, que mantenerse en el Mercosur.

SITUACIÓN DEL DÓLAR

Ante un dólar que se desplomaba, el Banco Central (BCU) tuvo que intervenir con la compra de U$S 43,3 millones.

Sobre ello, el economista indicó que se trata de una tendencia mundial que sólo puede ser apaciguada a mediados de diciembre, si el Sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), decide subir la tasa de interés. “Es algo que está en duda y, por supuesto, depende de la elección (presidencial) del 8 de noviembre”, comentó.

Dicha señal, la única señal que puede cambiar la tendencia, tampoco será acentuada, porque se proyecta a largo plazo, aclaró Munyo.

El especialista recordó que en 2015 sucedió lo mismo y la FED generó un gran tumulto. Este año, de suceder lo mismo, el dólar en el país rondará los $ 28,5 o $ 29, valores que terminan por ser similares a los observados durante todo el semestre. Hasta el momento el gobierno se ve beneficiado porque mantiene a la inflación bajo control. Se estima que para fin de año se encuentre en el entorno del 8,5 %.

La competitividad del dólar es algo que escapa al país, ya que se trata de un fenómeno global. Ello puede colaborar con el rubro turístico, ya que Argentina se encuentra más cara que Uruguay. En relación a Brasil, la ecuación continúa desfavorable, con un 25 % más caro que el país norteño.

“Uruguay está caro”, manifestó y, más allá de aspectos puntuales, el gasto público y su aumento complican el nivel de precios internos en Uruguay y determina lo oneroso del país.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: