26 de abril de 2017
Máx. Min.
Ovinos 27 de noviembre de 2015

En las últimas cuatro semanas el valor del cordero pesado en Uruguay cayó 50 centavos

La Unión Europea se posiciona como el segundo comprador de ovinos con un aumento de los valores en relación al 2014. Sin embargo, Uruguay no cumplirá la cuota.

Montevideo / TodoElCampo- Brasil sigue siendo el principal mercado en ovinos de Uruguay, tanto en toneladas (71 %) como valores, pero la Unión Europea (UE) crece. Además, se observa una importante retención de hembras por parte de los productores mientras la industria aumenta su stock en cámara, enumeró Carlos Salgado, del Secretariado Uruguay de la Lana (SUL), en contacto con TodoElCampo

Noviembre finaliza con 56 mil cabezas faenadas –informó- lo que significa una caída del 25 % en relación con el mismo mes del año pasado. En lo que va del año, el descenso de la faena se ubica en el entorno del 45 %, dijo Salgado.  

Respecto al valor, el especialista manifestó que en noviembre el promedio es de U$S 5.200. Mientras Brasil compró a U$S 5.500, U$S 200 menos que el año pasado, la UE se colocó nuevamente como la segunda importadora de carne del país, con valores que alcanzaron los U$S 4.760, unos U$S 500 más que en 2014.

Si bien el viejo continente creció, aún no alcanza a Brasil, y es un hecho que Uruguay no podrá cumplir con su cuota, señaló.

AUMENTO DE STOCK

Según Salgado, en los primeros 15 días de noviembre se faenaron 65 mil ovinos y se exportaron 593 toneladas. En un cálculo rápido –apuntó- si se le otorga a cada cabeza una carcasa de 16 kilogramos, un peso lógico, da como resultado mil toneladas. A su entender, ello se explica porque la industria aumenta su stock en cámara. 

MENOR OFERTA

Por otro lado, Salgado informó que la faena de corderos hasta noviembre, según cifras del Instituto Nacional de Carnes (INAC), es de 350 mil cabezas, un número que catalogó como sumamente bajo. De la actividad del frigorífico San Jacinto, industria referente en ovinos y que trabaja principalmente con corderos, indicó que se desprende que cayó a la mitad la faena de hembras en relación al 2014. “Eso es un dato de retención”, sentenció.

Sin embargo, Salgado reconoció que no es la única variable que incide. El año pasado –indicó- no fue buena la producción por las condiciones climáticas, lo que significó una mortalidad muy alta de corderos en la recría de otoño y el retraso general del engorde. Comentó que la pastura tardó en llegar  y ahora su calidad es mala.

También ello se refleja en la faena de borregos, explicó el especialista, que no disminuyó  tanto como la de corderos. Eso –acotó- se notará más el próximo año, cuando los corderos que no llegaron pasen a la categoría de borregos. 

En 2015, para Salgado, seguramente la población ovina del país cierre en 6.800.000, lo que sería una caída del 10 %.  

LO QUE SE VIENE

El integrante del SUL cree que existe un espacio para que el próximo año la dotación vuelva a los 7 millones de cabezas, e incluso que supere esa cifra, pero ello dependerá de la próxima señalada. “Si bien las señaladas fueron buenas, las pariciones en mellizos no”, dijo. 

Agregó que el rubro sigue siendo rentable e interesante, y que la población ovina no crezca es una consecuencia directa del peso de la producción cárnica en el mismo; “porque para completar el negocio hay que vender el cordero.”

PRECIOS INTERNOS 

La faena está basada en los corderos que, en su categoría pesada, “en el último mes cayó más de 50 centavos”, dijo Salgado.

Las dos principales industrias fueron Las Piedras, que faenó 17 mil ovinos (12 corderos), y San Jacinto 15 mil (13 corderos). 

Cordero pesado: U$S 3,30 / 3,40

Cordero liviano: U$S 3,35

Borrego dos dientes: U$S 3,20 / 3,35

Oveja: U$S 2,70 / 2,90

Capón: U$S 3 / 3,16

Audio: DiarioRural

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: